Fisterra

    Trombosis venosa superficial

    ¿De qué hablamos?


    Las venas en las extremidades se organizan en dos sistemas, el superficial y el profundo, unidos por las venas perforantes o comunicantes. Las paredes de las venas del sistema superficial son finas, están rodeadas por tejidos fácilmente distensibles y se distribuyen en forma de red con una gran variabilidad individual en su localización.

    En la extremidad superior, el sistema venoso superficial incluye las venas cefálica, basílica, cubital media y las cefálicas accesorias. La vena cefálica comienza en la cara radial de la muñeca, sube por la cara lateral del brazo hacia el hombro, perfora la fascia coracobraquial y termina en la vena axilar justo debajo de la clavícula. La vena basílica comienza en la cara cubital de la muñeca, asciende por la superficie medial del antebrazo hasta la fosa antecubital, donde se une con la vena cubital media; cruza la arteria braquial en el codo y continúa por el borde medial del brazo, perforando la fascia profunda, donde se une a la vena braquial.

    En la extremidad inferior, el sistema venoso superficial incluye las venas safenas mayor y menor, y las safenas accesorias. La vena safena mayor es la más larga del cuerpo, se origina en la cara medial del pie y asciende anterior al maléolo medial y luego por la cara medial de la pantorrilla y el muslo, y debajo del ligamento inguinal drena en la vena femoral común. La vena safena mayor también drena hacia el sistema profundo a través de venas perforantes en la pantorrilla y el muslo. La vena safena menor se origina en la cara dorsolateral del pie, asciende posterior al maléolo lateral y por la cara posterolateral de la pantorrilla, y drena en la vena poplítea.

    La trombosis venosa superficial (TVS) es en general un proceso benigno y autolimitado, caracterizado por la aparición de sensibilidad, induración, dolor y eritema a lo largo del trayecto de una vena, principalmente por inflamación de la misma y, en menor medida, por una infección.

    El desarrollo del eco-doppler ha permitido esclarecer una cierta confusión terminológica. Flebitis se refiere a la presencia de dolor e inflamación de una vena en ausencia de trombo, mientras que la trombosis indica la presencia de un coágulo en el interior de la vena.

    La localización más frecuente es en los miembros inferiores, aunque también puede localizarse en brazos, generalmente relacionada con cateterización o punciones venosas repetidas (fármacos endovenosos, drogadicción parenteral). En ocasiones puede complicarse con una trombosis venosa profunda (TVP) e incluso un tromboembolismo pulmonar.

    La incidencia en población general se sitúa entre el 3 y el 11%. es de 4 a 10 veces más frecuente en mujeres y la incidencia aumenta con la edad (Di Minno NM, 2016).

    La TVS es más frecuente en aquellas circunstancias que facilitan un estado de hipercoagulabilidad: estasis venosa (varices, inmovilización, obesidad), embarazo, uso de anticonceptivos orales, neoplasia, trombofilias hereditarias e inyección intravenosa de sustancias irritantes (fármacos, estupefacientes) (Mermel LA, 2009). Hasta el 80% de los pacientes con TVS de los miembros inferiores tienen varices preexistentes con o sin insuficiencia venosa crónica.

    Es frecuente también tras la ablación quirúrgica o endovenosa de las venas incompetentes y en individuos con historia previa de trombosis superficial.

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Trombosis venosa superficial

    Fecha de revisión: 09/04/2024
    • Guía
    Índice de contenidos

    ¿De qué hablamos?


    Las venas en las extremidades se organizan en dos sistemas, el superficial y el profundo, unidos por las venas perforantes o comunicantes. Las paredes de las venas del sistema superficial son finas, están rodeadas por tejidos fácilmente distensibles y se distribuyen en forma de red con una gran variabilidad individual en su localización.

    En la extremidad superior, el sistema venoso superficial incluye las venas cefálica, basílica, cubital media y las cefálicas accesorias. La vena cefálica comienza en la cara radial de la muñeca, sube por la cara lateral del brazo hacia el hombro, perfora la fascia coracobraquial y termina en la vena axilar justo debajo de la clavícula. La vena basílica comienza en la cara cubital de la muñeca, asciende por la superficie medial del antebrazo hasta la fosa antecubital, donde se une con la vena cubital media; cruza la arteria braquial en el codo y continúa por el borde medial del brazo, perforando la fascia profunda, donde se une a la vena braquial.

    En la extremidad inferior, el sistema venoso superficial incluye las venas safenas mayor y menor, y las safenas accesorias. La vena safena mayor es la más larga del cuerpo, se origina en la cara medial del pie y asciende anterior al maléolo medial y luego por la cara medial de la pantorrilla y el muslo, y debajo del ligamento inguinal drena en la vena femoral común. La vena safena mayor también drena hacia el sistema profundo a través de venas perforantes en la pantorrilla y el muslo. La vena safena menor se origina en la cara dorsolateral del pie, asciende posterior al maléolo lateral y por la cara posterolateral de la pantorrilla, y drena en la vena poplítea.

    La trombosis venosa superficial (TVS) es en general un proceso benigno y autolimitado, caracterizado por la aparición de sensibilidad, induración, dolor y eritema a lo largo del trayecto de una vena, principalmente por inflamación de la misma y, en menor medida, por una infección.

    El desarrollo del eco-doppler ha permitido esclarecer una cierta confusión terminológica. Flebitis se refiere a la presencia de dolor e inflamación de una vena en ausencia de trombo, mientras que la trombosis indica la presencia de un coágulo en el interior de la vena.

    La localización más frecuente es en los miembros inferiores, aunque también puede localizarse en brazos, generalmente relacionada con cateterización o punciones venosas repetidas (fármacos endovenosos, drogadicción parenteral). En ocasiones puede complicarse con una trombosis venosa profunda (TVP) e incluso un tromboembolismo pulmonar.

    La incidencia en población general se sitúa entre el 3 y el 11%. es de 4 a 10 veces más frecuente en mujeres y la incidencia aumenta con la edad (Di Minno NM, 2016).

    La TVS es más frecuente en aquellas circunstancias que facilitan un estado de hipercoagulabilidad: estasis venosa (varices, inmovilización, obesidad), embarazo, uso de anticonceptivos orales, neoplasia, trombofilias hereditarias e inyección intravenosa de sustancias irritantes (fármacos, estupefacientes) (Mermel LA, 2009). Hasta el 80% de los pacientes con TVS de los miembros inferiores tienen varices preexistentes con o sin insuficiencia venosa crónica.

    Es frecuente también tras la ablación quirúrgica o endovenosa de las venas incompetentes y en individuos con historia previa de trombosis superficial.

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Trombosis venosa superficial

    Fecha de revisión: 09/04/2024

    ¿De qué hablamos?


    Las venas en las extremidades se organizan en dos sistemas, el superficial y el profundo, unidos por las venas perforantes o comunicantes. Las paredes de las venas del sistema superficial son finas, están rodeadas por tejidos fácilmente distensibles y se distribuyen en forma de red con una gran variabilidad individual en su localización.

    En la extremidad superior, el sistema venoso superficial incluye las venas cefálica, basílica, cubital media y las cefálicas accesorias. La vena cefálica comienza en la cara radial de la muñeca, sube por la cara lateral del brazo hacia el hombro, perfora la fascia coracobraquial y termina en la vena axilar justo debajo de la clavícula. La vena basílica comienza en la cara cubital de la muñeca, asciende por la superficie medial del antebrazo hasta la fosa antecubital, donde se une con la vena cubital media; cruza la arteria braquial en el codo y continúa por el borde medial del brazo, perforando la fascia profunda, donde se une a la vena braquial.

    En la extremidad inferior, el sistema venoso superficial incluye las venas safenas mayor y menor, y las safenas accesorias. La vena safena mayor es la más larga del cuerpo, se origina en la cara medial del pie y asciende anterior al maléolo medial y luego por la cara medial de la pantorrilla y el muslo, y debajo del ligamento inguinal drena en la vena femoral común. La vena safena mayor también drena hacia el sistema profundo a través de venas perforantes en la pantorrilla y el muslo. La vena safena menor se origina en la cara dorsolateral del pie, asciende posterior al maléolo lateral y por la cara posterolateral de la pantorrilla, y drena en la vena poplítea.

    La trombosis venosa superficial (TVS) es en general un proceso benigno y autolimitado, caracterizado por la aparición de sensibilidad, induración, dolor y eritema a lo largo del trayecto de una vena, principalmente por inflamación de la misma y, en menor medida, por una infección.

    El desarrollo del eco-doppler ha permitido esclarecer una cierta confusión terminológica. Flebitis se refiere a la presencia de dolor e inflamación de una vena en ausencia de trombo, mientras que la trombosis indica la presencia de un coágulo en el interior de la vena.

    La localización más frecuente es en los miembros inferiores, aunque también puede localizarse en brazos, generalmente relacionada con cateterización o punciones venosas repetidas (fármacos endovenosos, drogadicción parenteral). En ocasiones puede complicarse con una trombosis venosa profunda (TVP) e incluso un tromboembolismo pulmonar.

    La incidencia en población general se sitúa entre el 3 y el 11%. es de 4 a 10 veces más frecuente en mujeres y la incidencia aumenta con la edad (Di Minno NM, 2016).

    La TVS es más frecuente en aquellas circunstancias que facilitan un estado de hipercoagulabilidad: estasis venosa (varices, inmovilización, obesidad), embarazo, uso de anticonceptivos orales, neoplasia, trombofilias hereditarias e inyección intravenosa de sustancias irritantes (fármacos, estupefacientes) (Mermel LA, 2009). Hasta el 80% de los pacientes con TVS de los miembros inferiores tienen varices preexistentes con o sin insuficiencia venosa crónica.

    Es frecuente también tras la ablación quirúrgica o endovenosa de las venas incompetentes y en individuos con historia previa de trombosis superficial.

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.
    © Descargado el 22/05/2024 21:04:18 Para uso personal exclusivamente. No se permiten otros usos sin autorización. Copyright © . Elsevier Inc. Todos los derechos reservados.

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Estas son sus opciones

    ¿Necesita ayuda o más información? Llame al 932 415 960

    ¿Ya está registrado?

    Inicie sesión con su cuenta personal