Fisterra

    Colitis ulcerosa

    ¿De qué hablamos?


    La colitis ulcerosa (CU) es una enfermedad crónica que cursa con brotes recurrentes de inflamación difusa de la mucosa del colon. Hasta en el 95% de los casos afecta también al recto y con frecuencia se extiende hacia las zonas proximales del colon. Junto con la enfermedad de Crohn (EC) pertenece al grupo de las enfermedades inflamatorias intestinales (EII) (Da Silva BC, 2014; Kornbluth A, 2010).

    Su prevalencia varía mucho según las áreas geográficas estudiadas y es más frecuente en países desarrollados (Magro F, 2017). En los países occidentales la prevalencia de colitis ulcerosa se estima entre 0,49-50,5 por 100.000 habitantes y en Asia entre 0,49-16,8 por 100.000 habitantes (Liu QF, 2015).

    Afecta sobre todo a la población entre los 30-70 años, con un pico de edad entre los 30 y 40 años, y una proporción similar entre ambos sexos. Entre el 10 u el 30% de los casos puede debutar a partir de los 60 años, generalmente de forma más leve que en pacientes jóvenes, pero con mayor riesgo de mortalidad. Algunos estudios han observado un aumento de casos en la población pediátrica y de forma más llamativa en la adolescencia (Da Silva BC, 2014; Bernstein CN, 2015; Butter M, 2018; Gomollón F, 2015).

    Su etiología es desconocida y se ha relacionado con factores genéticos, inmunológicos y ambientales (Magro F, 2017; Da Silva BC, 2014). Algunos estudios han observado mayor riesgo de EII en subgrupos de pacientes que consumen dietas ricas en grasas, carne roja y alimentos azucarados (Narula N, 2021). Se ha demostrado que existen polimorfismos en los genes STAT4 (Signal Transducer and Activator of Transcription) que producen mayor susceptibilidad de presentar CU en la población caucásica (Liu QF, 2015). Existe mayor riesgo en pacientes con antecedentes familiares de primer y segundo grado, siendo hasta un 12% de los casos de EII casos familiares (Moller FT, 2015).

    La CU se clasifica en tres tipos en función de la extensión de las lesiones, según la clasificación de Montreal (Nakase H, 2021):

    • Proctitis si solo afecta a la mucosa del recto.
    • Colitis izquierda si la afectación alcanza hasta el ángulo esplénico.
    • Colitis extensa o pancolitis si hay afectación más allá del ángulo esplénico.

    La extensión de la inflamación tiene implicaciones en el curso clínico y en el pronóstico de la enfermedad (Da Silva BC, 2014).

    En la endoscopia se puede observar la mucosa afectada de forma continua, eritematosa, edematosa, con hemorragia al roce o espontánea, y con afectación generalmente constante del recto (Sicilia B, 2020). Los resultados anatomopatológicos se caracterizan por úlceras superficiales de la mucosa, abscesos crípticos o depleción de células caliciformes (Nakase H, 2021).

    ¿Cuáles son sus manifestaciones clínicas?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuál es su tratamiento?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuáles son sus complicaciones más frecuentes y su pronóstico?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo debe realizarse el seguimiento?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autoras

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Colitis ulcerosa

    Fecha de revisión: 02/10/2021
    • Guía
    Índice de contenidos

    ¿De qué hablamos?


    La colitis ulcerosa (CU) es una enfermedad crónica que cursa con brotes recurrentes de inflamación difusa de la mucosa del colon. Hasta en el 95% de los casos afecta también al recto y con frecuencia se extiende hacia las zonas proximales del colon. Junto con la enfermedad de Crohn (EC) pertenece al grupo de las enfermedades inflamatorias intestinales (EII) (Da Silva BC, 2014; Kornbluth A, 2010).

    Su prevalencia varía mucho según las áreas geográficas estudiadas y es más frecuente en países desarrollados (Magro F, 2017). En los países occidentales la prevalencia de colitis ulcerosa se estima entre 0,49-50,5 por 100.000 habitantes y en Asia entre 0,49-16,8 por 100.000 habitantes (Liu QF, 2015).

    Afecta sobre todo a la población entre los 30-70 años, con un pico de edad entre los 30 y 40 años, y una proporción similar entre ambos sexos. Entre el 10 u el 30% de los casos puede debutar a partir de los 60 años, generalmente de forma más leve que en pacientes jóvenes, pero con mayor riesgo de mortalidad. Algunos estudios han observado un aumento de casos en la población pediátrica y de forma más llamativa en la adolescencia (Da Silva BC, 2014; Bernstein CN, 2015; Butter M, 2018; Gomollón F, 2015).

    Su etiología es desconocida y se ha relacionado con factores genéticos, inmunológicos y ambientales (Magro F, 2017; Da Silva BC, 2014). Algunos estudios han observado mayor riesgo de EII en subgrupos de pacientes que consumen dietas ricas en grasas, carne roja y alimentos azucarados (Narula N, 2021). Se ha demostrado que existen polimorfismos en los genes STAT4 (Signal Transducer and Activator of Transcription) que producen mayor susceptibilidad de presentar CU en la población caucásica (Liu QF, 2015). Existe mayor riesgo en pacientes con antecedentes familiares de primer y segundo grado, siendo hasta un 12% de los casos de EII casos familiares (Moller FT, 2015).

    La CU se clasifica en tres tipos en función de la extensión de las lesiones, según la clasificación de Montreal (Nakase H, 2021):

    • Proctitis si solo afecta a la mucosa del recto.
    • Colitis izquierda si la afectación alcanza hasta el ángulo esplénico.
    • Colitis extensa o pancolitis si hay afectación más allá del ángulo esplénico.

    La extensión de la inflamación tiene implicaciones en el curso clínico y en el pronóstico de la enfermedad (Da Silva BC, 2014).

    En la endoscopia se puede observar la mucosa afectada de forma continua, eritematosa, edematosa, con hemorragia al roce o espontánea, y con afectación generalmente constante del recto (Sicilia B, 2020). Los resultados anatomopatológicos se caracterizan por úlceras superficiales de la mucosa, abscesos crípticos o depleción de células caliciformes (Nakase H, 2021).

    ¿Cuáles son sus manifestaciones clínicas?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuál es su tratamiento?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuáles son sus complicaciones más frecuentes y su pronóstico?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo debe realizarse el seguimiento?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autoras

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Colitis ulcerosa

    Fecha de revisión: 02/10/2021

    ¿De qué hablamos?


    La colitis ulcerosa (CU) es una enfermedad crónica que cursa con brotes recurrentes de inflamación difusa de la mucosa del colon. Hasta en el 95% de los casos afecta también al recto y con frecuencia se extiende hacia las zonas proximales del colon. Junto con la enfermedad de Crohn (EC) pertenece al grupo de las enfermedades inflamatorias intestinales (EII) (Da Silva BC, 2014; Kornbluth A, 2010).

    Su prevalencia varía mucho según las áreas geográficas estudiadas y es más frecuente en países desarrollados (Magro F, 2017). En los países occidentales la prevalencia de colitis ulcerosa se estima entre 0,49-50,5 por 100.000 habitantes y en Asia entre 0,49-16,8 por 100.000 habitantes (Liu QF, 2015).

    Afecta sobre todo a la población entre los 30-70 años, con un pico de edad entre los 30 y 40 años, y una proporción similar entre ambos sexos. Entre el 10 u el 30% de los casos puede debutar a partir de los 60 años, generalmente de forma más leve que en pacientes jóvenes, pero con mayor riesgo de mortalidad. Algunos estudios han observado un aumento de casos en la población pediátrica y de forma más llamativa en la adolescencia (Da Silva BC, 2014; Bernstein CN, 2015; Butter M, 2018; Gomollón F, 2015).

    Su etiología es desconocida y se ha relacionado con factores genéticos, inmunológicos y ambientales (Magro F, 2017; Da Silva BC, 2014). Algunos estudios han observado mayor riesgo de EII en subgrupos de pacientes que consumen dietas ricas en grasas, carne roja y alimentos azucarados (Narula N, 2021). Se ha demostrado que existen polimorfismos en los genes STAT4 (Signal Transducer and Activator of Transcription) que producen mayor susceptibilidad de presentar CU en la población caucásica (Liu QF, 2015). Existe mayor riesgo en pacientes con antecedentes familiares de primer y segundo grado, siendo hasta un 12% de los casos de EII casos familiares (Moller FT, 2015).

    La CU se clasifica en tres tipos en función de la extensión de las lesiones, según la clasificación de Montreal (Nakase H, 2021):

    • Proctitis si solo afecta a la mucosa del recto.
    • Colitis izquierda si la afectación alcanza hasta el ángulo esplénico.
    • Colitis extensa o pancolitis si hay afectación más allá del ángulo esplénico.

    La extensión de la inflamación tiene implicaciones en el curso clínico y en el pronóstico de la enfermedad (Da Silva BC, 2014).

    En la endoscopia se puede observar la mucosa afectada de forma continua, eritematosa, edematosa, con hemorragia al roce o espontánea, y con afectación generalmente constante del recto (Sicilia B, 2020). Los resultados anatomopatológicos se caracterizan por úlceras superficiales de la mucosa, abscesos crípticos o depleción de células caliciformes (Nakase H, 2021).

    ¿Cuáles son sus manifestaciones clínicas?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuál es su tratamiento?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuáles son sus complicaciones más frecuentes y su pronóstico?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo debe realizarse el seguimiento?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autoras

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.
    © Descargado el 10/08/2022 5:16:37 Para uso personal exclusivamente. No se permiten otros usos sin autorización. Copyright © . Elsevier Inc. Todos los derechos reservados.

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Estas son sus opciones

    ¿Necesita ayuda o más información? Llame al 932 415 960

    ¿Ya está registrado?

    Inicie sesión con su cuenta personal