Fisterra

    Somatizaciones en pediatría

    ¿Qué es un trastorno psicosomático?


    Los niños y adolescentes con un trastorno somatomorfo presentan síntomas físicos que sugieren una enfermedad médica, pero no se encuentran hallazgos orgánicos o mecanismos fisiológicos que la demuestren. Los síntomas no están bajo el control voluntario.

    Engloba las siguientes entidades:

    • Trastorno de conversión: la mayoría de las veces, uno o más síntomas que sugieren un déficit neurológico.
    • Trastorno por dolor: presenta dolor en una o más localizaciones sin hallazgos físicos que lo justifiquen.
    • Trastorno dismórfico corporal: existe una excesiva preocupación por uno o más defectos imaginarios del aspecto físico: orejas, nariz, etc.
    • Hipocondría: se manifiesta como temor o creencia de padecer una enfermedad grave a partir de la interpretación subjetiva de signos y síntomas físicos.
    • Trastorno somatomorfo indiferenciado: se incluye el resto de síndromes que se adaptan a la definición de somatomorfos y que no cumplen los criterios de ninguno de los subgrupos anteriores. Es un trastorno polisintomático.

    El trastorno psicosomático produce malestar, deterioro social, escolar, familiar o de otras áreas importantes en la actividad del niño. Provoca angustia al paciente y sus familiares y hace que acudan de médico en médico, a los servicios de urgencia y que se realicen gran número de pruebas complementarias sin encontrar solución.

    La prevalencia de los síntomas somáticos en la infancia es del 20% y representan uno de los problemas de origen psicológico más frecuentes. El sistema sanitario actual, con visitas limitadas y gran carga asistencial, dificulta la detección precoz de estos pacientes y facilita su peregrinaje. Produce frustración en el médico e iatrogenia en el paciente.

    ¿En qué se diferencian los trastornos psicosomáticos del niño y del adulto?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autoras

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    No disponible.

    Somatizaciones en pediatría

    Fecha de revisión: 26/06/2017
    • Guía
    Índice de contenidos

    ¿Qué es un trastorno psicosomático?


    Los niños y adolescentes con un trastorno somatomorfo presentan síntomas físicos que sugieren una enfermedad médica, pero no se encuentran hallazgos orgánicos o mecanismos fisiológicos que la demuestren. Los síntomas no están bajo el control voluntario.

    Engloba las siguientes entidades:

    • Trastorno de conversión: la mayoría de las veces, uno o más síntomas que sugieren un déficit neurológico.
    • Trastorno por dolor: presenta dolor en una o más localizaciones sin hallazgos físicos que lo justifiquen.
    • Trastorno dismórfico corporal: existe una excesiva preocupación por uno o más defectos imaginarios del aspecto físico: orejas, nariz, etc.
    • Hipocondría: se manifiesta como temor o creencia de padecer una enfermedad grave a partir de la interpretación subjetiva de signos y síntomas físicos.
    • Trastorno somatomorfo indiferenciado: se incluye el resto de síndromes que se adaptan a la definición de somatomorfos y que no cumplen los criterios de ninguno de los subgrupos anteriores. Es un trastorno polisintomático.

    El trastorno psicosomático produce malestar, deterioro social, escolar, familiar o de otras áreas importantes en la actividad del niño. Provoca angustia al paciente y sus familiares y hace que acudan de médico en médico, a los servicios de urgencia y que se realicen gran número de pruebas complementarias sin encontrar solución.

    La prevalencia de los síntomas somáticos en la infancia es del 20% y representan uno de los problemas de origen psicológico más frecuentes. El sistema sanitario actual, con visitas limitadas y gran carga asistencial, dificulta la detección precoz de estos pacientes y facilita su peregrinaje. Produce frustración en el médico e iatrogenia en el paciente.

    ¿En qué se diferencian los trastornos psicosomáticos del niño y del adulto?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autoras

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    No disponible.

    Somatizaciones en pediatría

    Fecha de revisión: 26/06/2017

    ¿Qué es un trastorno psicosomático?


    Los niños y adolescentes con un trastorno somatomorfo presentan síntomas físicos que sugieren una enfermedad médica, pero no se encuentran hallazgos orgánicos o mecanismos fisiológicos que la demuestren. Los síntomas no están bajo el control voluntario.

    Engloba las siguientes entidades:

    • Trastorno de conversión: la mayoría de las veces, uno o más síntomas que sugieren un déficit neurológico.
    • Trastorno por dolor: presenta dolor en una o más localizaciones sin hallazgos físicos que lo justifiquen.
    • Trastorno dismórfico corporal: existe una excesiva preocupación por uno o más defectos imaginarios del aspecto físico: orejas, nariz, etc.
    • Hipocondría: se manifiesta como temor o creencia de padecer una enfermedad grave a partir de la interpretación subjetiva de signos y síntomas físicos.
    • Trastorno somatomorfo indiferenciado: se incluye el resto de síndromes que se adaptan a la definición de somatomorfos y que no cumplen los criterios de ninguno de los subgrupos anteriores. Es un trastorno polisintomático.

    El trastorno psicosomático produce malestar, deterioro social, escolar, familiar o de otras áreas importantes en la actividad del niño. Provoca angustia al paciente y sus familiares y hace que acudan de médico en médico, a los servicios de urgencia y que se realicen gran número de pruebas complementarias sin encontrar solución.

    La prevalencia de los síntomas somáticos en la infancia es del 20% y representan uno de los problemas de origen psicológico más frecuentes. El sistema sanitario actual, con visitas limitadas y gran carga asistencial, dificulta la detección precoz de estos pacientes y facilita su peregrinaje. Produce frustración en el médico e iatrogenia en el paciente.

    ¿En qué se diferencian los trastornos psicosomáticos del niño y del adulto?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autoras

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    No disponible.
    © Descargado el 04/10/2022 23:27:21 Para uso personal exclusivamente. No se permiten otros usos sin autorización. Copyright © . Elsevier Inc. Todos los derechos reservados.

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Estas son sus opciones

    ¿Necesita ayuda o más información? Llame al 932 415 960

    ¿Ya está registrado?

    Inicie sesión con su cuenta personal