Fisterra

    Síncope

    ¿De qué hablamos?


    El síncope se define como la pérdida transitoria del conocimiento debida a una hipoperfusión cerebral global transitoria caracterizada por ser de inicio rápido, duración corta y recuperación espontánea completa (ESC, 2009).

    En la mayoría de las formas de síncope suele darse un período de pródromos en el que varios síntomas (sudoración, debilidad, alteraciones visuales, náuseas o visión de auras) avisan de que el síncope se va a producir. En pocas ocasiones se producen sin previo aviso, y esto nos debe alertar ante una posible causa de origen cardiaco.

    El síncope típico es breve y no suele durar más de 20 segundos, aunque excepcionalmente puede llegar a durar minutos. La recuperación tras la perdida de consciencia es inmediata presentando una orientación y comportamiento adecuados, la amnesia de lo sucedido puede ser más frecuente de lo que se creía, sobre todo en ancianos. El período de recuperación puede estar determinado por la fatiga.

    El término "presíncope" o "casi síncope" se usa para describir un estado que se parece al estado de pródromos del síncope, pero que no se sigue de pérdida de consciencia. El adjetivo presincopal debe de utilizarse para indicar síntomas y signos que tienen lugar antes de la pérdida de la consciencia (Brignole M, 2004).

    La importancia de esta entidad radica en su alta prevalencia, hasta un 35% de la población sufre un episodio a lo largo de su vida, y en su transitoriedad, lo que nos permite establecer en ocasiones un diagnóstico de certeza. Es importante saber que el 85% de los pacientes que solicitan valoración tras un episodio sincopal no volverán a tener recurrencia del mismo.

    Diversos estudios demuestran que hay dos picos de edad en la aparición del primer episodio sincopal. El primero está entre los 15 y los 20 años de edad, con predominio en mujeres y el segundo a partir de los 60 años, edad en la que la causa cardiogénica toma protagonismo, así como la hipotensión ortostática (Moya-I-Mitjans A, 2012).

    ¿Cuál es su causa?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Evaluación del paciente con síncope

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Exploración del paciente con síncope

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Criterios de ingreso hospitalario

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Algoritmo de actuación ante un síncope

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autor

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Síncope

    Fecha de revisión: 03/10/2016
    • Guía
    Índice de contenidos

    ¿De qué hablamos?


    El síncope se define como la pérdida transitoria del conocimiento debida a una hipoperfusión cerebral global transitoria caracterizada por ser de inicio rápido, duración corta y recuperación espontánea completa (ESC, 2009).

    En la mayoría de las formas de síncope suele darse un período de pródromos en el que varios síntomas (sudoración, debilidad, alteraciones visuales, náuseas o visión de auras) avisan de que el síncope se va a producir. En pocas ocasiones se producen sin previo aviso, y esto nos debe alertar ante una posible causa de origen cardiaco.

    El síncope típico es breve y no suele durar más de 20 segundos, aunque excepcionalmente puede llegar a durar minutos. La recuperación tras la perdida de consciencia es inmediata presentando una orientación y comportamiento adecuados, la amnesia de lo sucedido puede ser más frecuente de lo que se creía, sobre todo en ancianos. El período de recuperación puede estar determinado por la fatiga.

    El término "presíncope" o "casi síncope" se usa para describir un estado que se parece al estado de pródromos del síncope, pero que no se sigue de pérdida de consciencia. El adjetivo presincopal debe de utilizarse para indicar síntomas y signos que tienen lugar antes de la pérdida de la consciencia (Brignole M, 2004).

    La importancia de esta entidad radica en su alta prevalencia, hasta un 35% de la población sufre un episodio a lo largo de su vida, y en su transitoriedad, lo que nos permite establecer en ocasiones un diagnóstico de certeza. Es importante saber que el 85% de los pacientes que solicitan valoración tras un episodio sincopal no volverán a tener recurrencia del mismo.

    Diversos estudios demuestran que hay dos picos de edad en la aparición del primer episodio sincopal. El primero está entre los 15 y los 20 años de edad, con predominio en mujeres y el segundo a partir de los 60 años, edad en la que la causa cardiogénica toma protagonismo, así como la hipotensión ortostática (Moya-I-Mitjans A, 2012).

    ¿Cuál es su causa?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Evaluación del paciente con síncope

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Exploración del paciente con síncope

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Criterios de ingreso hospitalario

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Algoritmo de actuación ante un síncope

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autor

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Cursos relacionados

    Síncope

    Fecha de revisión: 03/10/2016

    ¿De qué hablamos?


    El síncope se define como la pérdida transitoria del conocimiento debida a una hipoperfusión cerebral global transitoria caracterizada por ser de inicio rápido, duración corta y recuperación espontánea completa (ESC, 2009).

    En la mayoría de las formas de síncope suele darse un período de pródromos en el que varios síntomas (sudoración, debilidad, alteraciones visuales, náuseas o visión de auras) avisan de que el síncope se va a producir. En pocas ocasiones se producen sin previo aviso, y esto nos debe alertar ante una posible causa de origen cardiaco.

    El síncope típico es breve y no suele durar más de 20 segundos, aunque excepcionalmente puede llegar a durar minutos. La recuperación tras la perdida de consciencia es inmediata presentando una orientación y comportamiento adecuados, la amnesia de lo sucedido puede ser más frecuente de lo que se creía, sobre todo en ancianos. El período de recuperación puede estar determinado por la fatiga.

    El término "presíncope" o "casi síncope" se usa para describir un estado que se parece al estado de pródromos del síncope, pero que no se sigue de pérdida de consciencia. El adjetivo presincopal debe de utilizarse para indicar síntomas y signos que tienen lugar antes de la pérdida de la consciencia (Brignole M, 2004).

    La importancia de esta entidad radica en su alta prevalencia, hasta un 35% de la población sufre un episodio a lo largo de su vida, y en su transitoriedad, lo que nos permite establecer en ocasiones un diagnóstico de certeza. Es importante saber que el 85% de los pacientes que solicitan valoración tras un episodio sincopal no volverán a tener recurrencia del mismo.

    Diversos estudios demuestran que hay dos picos de edad en la aparición del primer episodio sincopal. El primero está entre los 15 y los 20 años de edad, con predominio en mujeres y el segundo a partir de los 60 años, edad en la que la causa cardiogénica toma protagonismo, así como la hipotensión ortostática (Moya-I-Mitjans A, 2012).

    ¿Cuál es su causa?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Evaluación del paciente con síncope

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Exploración del paciente con síncope

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Criterios de ingreso hospitalario

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Algoritmo de actuación ante un síncope

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autor

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.
    © Descargado el 05/10/2022 16:04:15 Para uso personal exclusivamente. No se permiten otros usos sin autorización. Copyright © . Elsevier Inc. Todos los derechos reservados.

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Estas son sus opciones

    ¿Necesita ayuda o más información? Llame al 932 415 960

    ¿Ya está registrado?

    Inicie sesión con su cuenta personal