Fisterra

    Prurito

    ¿De qué hablamos?


    El prurito es una sensación desagradable que conlleva la necesidad de rascarse. Es un síntoma subjetivo e inespecífico con el que se manifiestan un gran número de enfermedades, tanto cutáneas como sistémicas, y a menudo es percibido por el paciente como el síntoma más molesto. Una de cada 5 personas en la población general ha experimentado prurito crónico al menos una vez en la vida, riesgo que aumenta con la edad. Es un motivo de consulta frecuente en atención primaria y causa de gran deterioro de la calidad de vida, especialmente cuando es crónico (al menos 6 semanas de duración) (Weisshaar E, 2019).

    El mecanismo fisiopatológico cambia en función del estímulo desencadenante que activará determinadas vías neuronales (Cevikbas F, 2020). En la neurofisiopatología intervienen estímulos térmicos, mecánicos, químicos o eléctricos que activan fibras nerviosas C no mielinizadas, situadas en la unión dermoepidérmica. Los mediadores químicos son numerosos y la histamina no está siempre involucrada. Existe una vía específica por la que se transmite el prurito. En el cerebro existen áreas sensitivas, emocionales y motoras implicadas. El rascado es la respuesta motora al estímulo, anulando funcionalmente las terminaciones libres durante unos minutos (Brenaut E, 2015).

    Existen diferentes clasificaciones atendiendo a la topografía o extensión, las causas, los mecanismos fisiopatológicos y su duración (Brenaut E, 2015).

    Según la topografía (Satoh T, 2021):
    • Prurito generalizado (sin inflamación de la piel):
      • Prurito idiopático.
      • Prurito en los ancianos.
      • Prurito sintomático.
      • Prurito asociado al embarazo.
      • Prurito inducido por fármacos.
      • Prurito psicógeno.
    • Prurito localizado (sin inflamación de la piel):
      • Presencia de picor fijo y localizado en una parte específica del cuerpo.
      • Prurito anogenital.
      • Prurito del cuero cabelludo.
      • Tipos especiales: notalgia parestésica y prurito braquiorradial.
    Según las causas:
    • Dermatológicas.
    • Sistémicas.
    • Neuropáticas.
    • Psicógenas.
    • Mixtas.
    • Idiopáticas.
    Según el mecanismo fisiopatológico:
    • Pruriceptivo, se origina en la piel (inflamación, sequedad).
    • Neuropático, por alteración de la vía aferente de transmisión.
    • Neurogénico, origen central sin evidencias de neuropatía.
    • Psicógeno.
    Según su duración:
    • Agudo, menos de 6 semanas.
    • Crónico, más de 6 semanas.

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Situaciones especiales

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autoras

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Prurito

    Fecha de revisión: 05/05/2023
    • Guía
    Índice de contenidos

    ¿De qué hablamos?


    El prurito es una sensación desagradable que conlleva la necesidad de rascarse. Es un síntoma subjetivo e inespecífico con el que se manifiestan un gran número de enfermedades, tanto cutáneas como sistémicas, y a menudo es percibido por el paciente como el síntoma más molesto. Una de cada 5 personas en la población general ha experimentado prurito crónico al menos una vez en la vida, riesgo que aumenta con la edad. Es un motivo de consulta frecuente en atención primaria y causa de gran deterioro de la calidad de vida, especialmente cuando es crónico (al menos 6 semanas de duración) (Weisshaar E, 2019).

    El mecanismo fisiopatológico cambia en función del estímulo desencadenante que activará determinadas vías neuronales (Cevikbas F, 2020). En la neurofisiopatología intervienen estímulos térmicos, mecánicos, químicos o eléctricos que activan fibras nerviosas C no mielinizadas, situadas en la unión dermoepidérmica. Los mediadores químicos son numerosos y la histamina no está siempre involucrada. Existe una vía específica por la que se transmite el prurito. En el cerebro existen áreas sensitivas, emocionales y motoras implicadas. El rascado es la respuesta motora al estímulo, anulando funcionalmente las terminaciones libres durante unos minutos (Brenaut E, 2015).

    Existen diferentes clasificaciones atendiendo a la topografía o extensión, las causas, los mecanismos fisiopatológicos y su duración (Brenaut E, 2015).

    Según la topografía (Satoh T, 2021):
    • Prurito generalizado (sin inflamación de la piel):
      • Prurito idiopático.
      • Prurito en los ancianos.
      • Prurito sintomático.
      • Prurito asociado al embarazo.
      • Prurito inducido por fármacos.
      • Prurito psicógeno.
    • Prurito localizado (sin inflamación de la piel):
      • Presencia de picor fijo y localizado en una parte específica del cuerpo.
      • Prurito anogenital.
      • Prurito del cuero cabelludo.
      • Tipos especiales: notalgia parestésica y prurito braquiorradial.
    Según las causas:
    • Dermatológicas.
    • Sistémicas.
    • Neuropáticas.
    • Psicógenas.
    • Mixtas.
    • Idiopáticas.
    Según el mecanismo fisiopatológico:
    • Pruriceptivo, se origina en la piel (inflamación, sequedad).
    • Neuropático, por alteración de la vía aferente de transmisión.
    • Neurogénico, origen central sin evidencias de neuropatía.
    • Psicógeno.
    Según su duración:
    • Agudo, menos de 6 semanas.
    • Crónico, más de 6 semanas.

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Situaciones especiales

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autoras

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Prurito

    Fecha de revisión: 05/05/2023

    ¿De qué hablamos?


    El prurito es una sensación desagradable que conlleva la necesidad de rascarse. Es un síntoma subjetivo e inespecífico con el que se manifiestan un gran número de enfermedades, tanto cutáneas como sistémicas, y a menudo es percibido por el paciente como el síntoma más molesto. Una de cada 5 personas en la población general ha experimentado prurito crónico al menos una vez en la vida, riesgo que aumenta con la edad. Es un motivo de consulta frecuente en atención primaria y causa de gran deterioro de la calidad de vida, especialmente cuando es crónico (al menos 6 semanas de duración) (Weisshaar E, 2019).

    El mecanismo fisiopatológico cambia en función del estímulo desencadenante que activará determinadas vías neuronales (Cevikbas F, 2020). En la neurofisiopatología intervienen estímulos térmicos, mecánicos, químicos o eléctricos que activan fibras nerviosas C no mielinizadas, situadas en la unión dermoepidérmica. Los mediadores químicos son numerosos y la histamina no está siempre involucrada. Existe una vía específica por la que se transmite el prurito. En el cerebro existen áreas sensitivas, emocionales y motoras implicadas. El rascado es la respuesta motora al estímulo, anulando funcionalmente las terminaciones libres durante unos minutos (Brenaut E, 2015).

    Existen diferentes clasificaciones atendiendo a la topografía o extensión, las causas, los mecanismos fisiopatológicos y su duración (Brenaut E, 2015).

    Según la topografía (Satoh T, 2021):
    • Prurito generalizado (sin inflamación de la piel):
      • Prurito idiopático.
      • Prurito en los ancianos.
      • Prurito sintomático.
      • Prurito asociado al embarazo.
      • Prurito inducido por fármacos.
      • Prurito psicógeno.
    • Prurito localizado (sin inflamación de la piel):
      • Presencia de picor fijo y localizado en una parte específica del cuerpo.
      • Prurito anogenital.
      • Prurito del cuero cabelludo.
      • Tipos especiales: notalgia parestésica y prurito braquiorradial.
    Según las causas:
    • Dermatológicas.
    • Sistémicas.
    • Neuropáticas.
    • Psicógenas.
    • Mixtas.
    • Idiopáticas.
    Según el mecanismo fisiopatológico:
    • Pruriceptivo, se origina en la piel (inflamación, sequedad).
    • Neuropático, por alteración de la vía aferente de transmisión.
    • Neurogénico, origen central sin evidencias de neuropatía.
    • Psicógeno.
    Según su duración:
    • Agudo, menos de 6 semanas.
    • Crónico, más de 6 semanas.

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Situaciones especiales

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autoras

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.
    © Descargado el 23/05/2024 13:22:01 Para uso personal exclusivamente. No se permiten otros usos sin autorización. Copyright © . Elsevier Inc. Todos los derechos reservados.

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Estas son sus opciones

    ¿Necesita ayuda o más información? Llame al 932 415 960

    ¿Ya está registrado?

    Inicie sesión con su cuenta personal