Fisterra

    Otitis media crónica en adultos

    ¿De qué hablamos?


    La otitis media es la inflamación del revestimiento mucoperióstico del oído medio y la mastoides, cualquiera que sea su causa.

    Existe controversia en la definición de la otitis media crónica (OMC). Algunos autores la consideran cuando la otorrea persiste entre las 2 o 6 semanas (Verhoeff M, 2006; Smith AW, 2001) y los 3 meses (WHO, 2004), con perforación timpánica e inflamación de la mucosa de oído medio (OM) y mastoides, pudiendo alternar episodios supurativos con períodos de inactividad. Por la presencia de perforación y otorrea recibe el nombre de otitis media crónica supurada (OMCS) (Harkness P, 1998; Wright D, 2009).

    Una parte de las OMCS pueden ser debidas al desarrollo de un colesteatoma, denominándose entonces otitis media crónica colesteatomatosa (OMCC) (Harkness P, 1998). El síntoma más característico de la OMC es la supuración, persistente o recidivante, que puede asociarse a otros síntomas otógenos, como hipoacusia, vértigo y acúfenos.

    Se excluye, por lo tanto, de esta presentación la otitis media crónica con derrame, también llamada otitis media serosa (OMS), caracterizada por la presencia de líquido en el interior de la cavidad del OM, con tímpano íntegro, frecuente en la edad pediátrica y relacionada con alteraciones de la trompa de Eustaquio.

    Es difícil conocer los gérmenes más habituales de las OMCS debido a que la mayor parte de los cultivos están contaminados por los gérmenes habituales del conducto auditivo externo (CAE). Hasta un 40% de las infecciones son polimicrobianas (Ricciardiello F, 2009). También es difícil establecer prevalencias claras debido a la variabilidad en los procedimientos de muestras. Se calcula que los microorganismos pueden variar entre oídos hasta en un 22% de los casos (Ahn JH, 2012).

    Los agentes etiológicos responsables pueden tener dos orígenes: las vías respiratorias superiores o el CAE. En el primer caso, los agentes microbiológicos son similares a los que producen la OMA, y en el segundo, a los que produce la otitis externa. Tradicionalmente son Pseudomona aeruginosas y Staphylococcus aureus los dos agentes más aislados en diferentes series de OMC (Ekran M, 1994; Brook I, 2008; Mittal R, 2015). Otros agentes menos frecuentes son Klebsiella pneumoniae, Proteus mirabilis o Escherichia coli. La presencia de flora anaerobia se relaciona más asiduamente con OMCC.

    Las infecciones fúngicas por Candida albicans y grupo Aspergillus son muy infrecuentes y pueden ser debidas al uso de antibióticos tópicos que al suprimir la flora habitual permiten el crecimiento de la flora fúngica (figura 1) (Schrader N, 2003). La figura 2 muestra los microorganismos más frecuentes como responsables de la OMC.
    Figura 1
    Otorrea infectada por Aspergillus niger.

    Figura 2
    Microorganismos más frecuentes responsables de la OMC.

    ¿Cuáles son sus causas?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se clasifica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se manifiesta?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuáles son sus complicaciones?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Qué hay que recomendar a los pacientes?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Otitis media crónica en adultos

    Fecha de revisión: 02/06/2023
    • Guía
    Índice de contenidos

    ¿De qué hablamos?


    La otitis media es la inflamación del revestimiento mucoperióstico del oído medio y la mastoides, cualquiera que sea su causa.

    Existe controversia en la definición de la otitis media crónica (OMC). Algunos autores la consideran cuando la otorrea persiste entre las 2 o 6 semanas (Verhoeff M, 2006; Smith AW, 2001) y los 3 meses (WHO, 2004), con perforación timpánica e inflamación de la mucosa de oído medio (OM) y mastoides, pudiendo alternar episodios supurativos con períodos de inactividad. Por la presencia de perforación y otorrea recibe el nombre de otitis media crónica supurada (OMCS) (Harkness P, 1998; Wright D, 2009).

    Una parte de las OMCS pueden ser debidas al desarrollo de un colesteatoma, denominándose entonces otitis media crónica colesteatomatosa (OMCC) (Harkness P, 1998). El síntoma más característico de la OMC es la supuración, persistente o recidivante, que puede asociarse a otros síntomas otógenos, como hipoacusia, vértigo y acúfenos.

    Se excluye, por lo tanto, de esta presentación la otitis media crónica con derrame, también llamada otitis media serosa (OMS), caracterizada por la presencia de líquido en el interior de la cavidad del OM, con tímpano íntegro, frecuente en la edad pediátrica y relacionada con alteraciones de la trompa de Eustaquio.

    Es difícil conocer los gérmenes más habituales de las OMCS debido a que la mayor parte de los cultivos están contaminados por los gérmenes habituales del conducto auditivo externo (CAE). Hasta un 40% de las infecciones son polimicrobianas (Ricciardiello F, 2009). También es difícil establecer prevalencias claras debido a la variabilidad en los procedimientos de muestras. Se calcula que los microorganismos pueden variar entre oídos hasta en un 22% de los casos (Ahn JH, 2012).

    Los agentes etiológicos responsables pueden tener dos orígenes: las vías respiratorias superiores o el CAE. En el primer caso, los agentes microbiológicos son similares a los que producen la OMA, y en el segundo, a los que produce la otitis externa. Tradicionalmente son Pseudomona aeruginosas y Staphylococcus aureus los dos agentes más aislados en diferentes series de OMC (Ekran M, 1994; Brook I, 2008; Mittal R, 2015). Otros agentes menos frecuentes son Klebsiella pneumoniae, Proteus mirabilis o Escherichia coli. La presencia de flora anaerobia se relaciona más asiduamente con OMCC.

    Las infecciones fúngicas por Candida albicans y grupo Aspergillus son muy infrecuentes y pueden ser debidas al uso de antibióticos tópicos que al suprimir la flora habitual permiten el crecimiento de la flora fúngica (figura 1) (Schrader N, 2003). La figura 2 muestra los microorganismos más frecuentes como responsables de la OMC.
    Figura 1
    Otorrea infectada por Aspergillus niger.

    Figura 2
    Microorganismos más frecuentes responsables de la OMC.

    ¿Cuáles son sus causas?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se clasifica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se manifiesta?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuáles son sus complicaciones?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Qué hay que recomendar a los pacientes?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Otitis media crónica en adultos

    Fecha de revisión: 02/06/2023

    ¿De qué hablamos?


    La otitis media es la inflamación del revestimiento mucoperióstico del oído medio y la mastoides, cualquiera que sea su causa.

    Existe controversia en la definición de la otitis media crónica (OMC). Algunos autores la consideran cuando la otorrea persiste entre las 2 o 6 semanas (Verhoeff M, 2006; Smith AW, 2001) y los 3 meses (WHO, 2004), con perforación timpánica e inflamación de la mucosa de oído medio (OM) y mastoides, pudiendo alternar episodios supurativos con períodos de inactividad. Por la presencia de perforación y otorrea recibe el nombre de otitis media crónica supurada (OMCS) (Harkness P, 1998; Wright D, 2009).

    Una parte de las OMCS pueden ser debidas al desarrollo de un colesteatoma, denominándose entonces otitis media crónica colesteatomatosa (OMCC) (Harkness P, 1998). El síntoma más característico de la OMC es la supuración, persistente o recidivante, que puede asociarse a otros síntomas otógenos, como hipoacusia, vértigo y acúfenos.

    Se excluye, por lo tanto, de esta presentación la otitis media crónica con derrame, también llamada otitis media serosa (OMS), caracterizada por la presencia de líquido en el interior de la cavidad del OM, con tímpano íntegro, frecuente en la edad pediátrica y relacionada con alteraciones de la trompa de Eustaquio.

    Es difícil conocer los gérmenes más habituales de las OMCS debido a que la mayor parte de los cultivos están contaminados por los gérmenes habituales del conducto auditivo externo (CAE). Hasta un 40% de las infecciones son polimicrobianas (Ricciardiello F, 2009). También es difícil establecer prevalencias claras debido a la variabilidad en los procedimientos de muestras. Se calcula que los microorganismos pueden variar entre oídos hasta en un 22% de los casos (Ahn JH, 2012).

    Los agentes etiológicos responsables pueden tener dos orígenes: las vías respiratorias superiores o el CAE. En el primer caso, los agentes microbiológicos son similares a los que producen la OMA, y en el segundo, a los que produce la otitis externa. Tradicionalmente son Pseudomona aeruginosas y Staphylococcus aureus los dos agentes más aislados en diferentes series de OMC (Ekran M, 1994; Brook I, 2008; Mittal R, 2015). Otros agentes menos frecuentes son Klebsiella pneumoniae, Proteus mirabilis o Escherichia coli. La presencia de flora anaerobia se relaciona más asiduamente con OMCC.

    Las infecciones fúngicas por Candida albicans y grupo Aspergillus son muy infrecuentes y pueden ser debidas al uso de antibióticos tópicos que al suprimir la flora habitual permiten el crecimiento de la flora fúngica (figura 1) (Schrader N, 2003). La figura 2 muestra los microorganismos más frecuentes como responsables de la OMC.
    Figura 1
    Otorrea infectada por Aspergillus niger.

    Figura 2
    Microorganismos más frecuentes responsables de la OMC.

    ¿Cuáles son sus causas?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se clasifica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se manifiesta?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuáles son sus complicaciones?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Qué hay que recomendar a los pacientes?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.
    © Descargado el 18/04/2024 14:59:41 Para uso personal exclusivamente. No se permiten otros usos sin autorización. Copyright © . Elsevier Inc. Todos los derechos reservados.

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Estas son sus opciones

    ¿Necesita ayuda o más información? Llame al 932 415 960

    ¿Ya está registrado?

    Inicie sesión con su cuenta personal