Fisterra

    Onicomicosis

    ¿De qué hablamos?


    De forma genérica entendemos por onicomicosis las infecciones de la lámina ungueal por hongos incluyendo los dermatofitos y los no dermatofitos.

    Siempre suponen un reto por las dificultades diagnósticas, porque precisan tratamientos largos, por los efectos secundarios de los tratamientos sistémicos y por la alta tasa de recurrencias (Welsh O, 2010).

    La onicomicosis se estima que afecta entre el 3 y el 12% de la población de Europa y América del norte (Scher RK, 2007). Es la enfermedad ungueal más prevalente y se cree que supone el 50% de todas las onicopatías, aunque por este motivo generalmente se sobrediagnostica clínicamente.

    Es una enfermedad común en los adultos y tiene una prevalencia mucho menor en la edad pediátrica.

    El aumento constante de la prevalencia de las onicomicosis se debe a la utilización de calzado muy apretado, un aumento del número de pacientes inmunodeprimidos y la utilización más asidua de vestuarios comunes.

    De forma genérica podemos dividirla en tres grupos según el punto de entrada del hongo en la uña (Westerberg DP, 2013):

    • Subungueal distal o distal lateral a través del hiponiquio que es la forma más común.
    • Blanca superficial con penetración del hongo por la superficie dorsal de la lámina ungueal.
    • Subungueal proximal cuando el hongo invade la uña por el pliegue proximal y suele presentarse en pacientes inmunodeprimidos, aunque también puede ocurrir tras paroniquias importantes del pliegue proximal en pacientes inmunocompetentes.

    Si nos atenemos a la etiología podemos dividir las onicomicosis de forma fundamental en tres grupos:

    • Onicomicosis por dermatofitos.
    • Onicomicosis por levaduras (cándida).
    • Onicomicosis por mohos (hongos oportunistas).

    Actualmente se han revisado las clasificaciones clásicas de onicomicosis y se han añadido algunos grupos nuevos (Hay RJ, 2011) estudiados sobre todo en pacientes inmunodeprimidos. Así actualmente se diferencian los siguientes tipos de onicomicosis:

    • Onicomicosis subungueal distal y lateral: con hiperqueratosis subungueal, discromías incluyendo la melanoniquia, onicólisis que puede ser la única alteración y estriaciones longitudinales en las regiones medial o lateral de la lámina ungueal.
    • Onicomicosis superficial blanca o negra: el Trichophyton rubrum o el Scytalidium dimidiatum pueden producir onicomicosis superficial de color negro. Puede ser parcheada o transversa, normalmente nace debajo del pliegue proximal y en ocasiones puede ocasionar penetración profunda por toda la lámina ungueal.
    • Onicomicosis “endonix”: las hifas invaden la lámina desde la parte distal afectándola en todo su espesor pero sin invadir el lecho ungueal. Tampoco hay manifestaciones en la parte distal ni signos inflamatorios. Se describió con el Trichophyton soudanense y vemos la uña con parches blanquecinos y fragmentación media.
    • Onicomicosis subungueal proximal: generalmente la uña se torna blanquecina en el pliegue proximal y va afectando la lámina en sentido distal. Pueden producirla dermatofitos, Candida sp., Fusarium sp. y Aspergillus sp. Requiere siempre tratamiento oral.
    • Patrón mixto de onicomicosis: onicomicosis subungueal proximal más superficial, onicomicosis superficial más subungueal proximal, onicomicosis subungueal distal lateral más subungueal proximal.
    • Onicomicosis distrófica total: puede ocurrir como primera manifestación sobre todo en los enfermos con VIH o candidosis mucocutánea crónica pero la habitual es que sea el estadio final de cualquier tipo de los descritos con una evolución larga.
    • Onicomicosis secundaria: cuando la infección fúngica sobreinfecta otras patologías como ocurre por ejemplo en la psoriasis. Los signos clínicos fundamentales son los de la psoriasis y el diagnóstico puede ser difícil.

    ¿Cómo se manifiesta?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuál es su pronóstico?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se tratan?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    No disponible.

    Onicomicosis

    Fecha de revisión: 13/11/2017
    • Guía
    Índice de contenidos

    ¿De qué hablamos?


    De forma genérica entendemos por onicomicosis las infecciones de la lámina ungueal por hongos incluyendo los dermatofitos y los no dermatofitos.

    Siempre suponen un reto por las dificultades diagnósticas, porque precisan tratamientos largos, por los efectos secundarios de los tratamientos sistémicos y por la alta tasa de recurrencias (Welsh O, 2010).

    La onicomicosis se estima que afecta entre el 3 y el 12% de la población de Europa y América del norte (Scher RK, 2007). Es la enfermedad ungueal más prevalente y se cree que supone el 50% de todas las onicopatías, aunque por este motivo generalmente se sobrediagnostica clínicamente.

    Es una enfermedad común en los adultos y tiene una prevalencia mucho menor en la edad pediátrica.

    El aumento constante de la prevalencia de las onicomicosis se debe a la utilización de calzado muy apretado, un aumento del número de pacientes inmunodeprimidos y la utilización más asidua de vestuarios comunes.

    De forma genérica podemos dividirla en tres grupos según el punto de entrada del hongo en la uña (Westerberg DP, 2013):

    • Subungueal distal o distal lateral a través del hiponiquio que es la forma más común.
    • Blanca superficial con penetración del hongo por la superficie dorsal de la lámina ungueal.
    • Subungueal proximal cuando el hongo invade la uña por el pliegue proximal y suele presentarse en pacientes inmunodeprimidos, aunque también puede ocurrir tras paroniquias importantes del pliegue proximal en pacientes inmunocompetentes.

    Si nos atenemos a la etiología podemos dividir las onicomicosis de forma fundamental en tres grupos:

    • Onicomicosis por dermatofitos.
    • Onicomicosis por levaduras (cándida).
    • Onicomicosis por mohos (hongos oportunistas).

    Actualmente se han revisado las clasificaciones clásicas de onicomicosis y se han añadido algunos grupos nuevos (Hay RJ, 2011) estudiados sobre todo en pacientes inmunodeprimidos. Así actualmente se diferencian los siguientes tipos de onicomicosis:

    • Onicomicosis subungueal distal y lateral: con hiperqueratosis subungueal, discromías incluyendo la melanoniquia, onicólisis que puede ser la única alteración y estriaciones longitudinales en las regiones medial o lateral de la lámina ungueal.
    • Onicomicosis superficial blanca o negra: el Trichophyton rubrum o el Scytalidium dimidiatum pueden producir onicomicosis superficial de color negro. Puede ser parcheada o transversa, normalmente nace debajo del pliegue proximal y en ocasiones puede ocasionar penetración profunda por toda la lámina ungueal.
    • Onicomicosis “endonix”: las hifas invaden la lámina desde la parte distal afectándola en todo su espesor pero sin invadir el lecho ungueal. Tampoco hay manifestaciones en la parte distal ni signos inflamatorios. Se describió con el Trichophyton soudanense y vemos la uña con parches blanquecinos y fragmentación media.
    • Onicomicosis subungueal proximal: generalmente la uña se torna blanquecina en el pliegue proximal y va afectando la lámina en sentido distal. Pueden producirla dermatofitos, Candida sp., Fusarium sp. y Aspergillus sp. Requiere siempre tratamiento oral.
    • Patrón mixto de onicomicosis: onicomicosis subungueal proximal más superficial, onicomicosis superficial más subungueal proximal, onicomicosis subungueal distal lateral más subungueal proximal.
    • Onicomicosis distrófica total: puede ocurrir como primera manifestación sobre todo en los enfermos con VIH o candidosis mucocutánea crónica pero la habitual es que sea el estadio final de cualquier tipo de los descritos con una evolución larga.
    • Onicomicosis secundaria: cuando la infección fúngica sobreinfecta otras patologías como ocurre por ejemplo en la psoriasis. Los signos clínicos fundamentales son los de la psoriasis y el diagnóstico puede ser difícil.

    ¿Cómo se manifiesta?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuál es su pronóstico?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se tratan?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    No disponible.

    Onicomicosis

    Fecha de revisión: 13/11/2017

    ¿De qué hablamos?


    De forma genérica entendemos por onicomicosis las infecciones de la lámina ungueal por hongos incluyendo los dermatofitos y los no dermatofitos.

    Siempre suponen un reto por las dificultades diagnósticas, porque precisan tratamientos largos, por los efectos secundarios de los tratamientos sistémicos y por la alta tasa de recurrencias (Welsh O, 2010).

    La onicomicosis se estima que afecta entre el 3 y el 12% de la población de Europa y América del norte (Scher RK, 2007). Es la enfermedad ungueal más prevalente y se cree que supone el 50% de todas las onicopatías, aunque por este motivo generalmente se sobrediagnostica clínicamente.

    Es una enfermedad común en los adultos y tiene una prevalencia mucho menor en la edad pediátrica.

    El aumento constante de la prevalencia de las onicomicosis se debe a la utilización de calzado muy apretado, un aumento del número de pacientes inmunodeprimidos y la utilización más asidua de vestuarios comunes.

    De forma genérica podemos dividirla en tres grupos según el punto de entrada del hongo en la uña (Westerberg DP, 2013):

    • Subungueal distal o distal lateral a través del hiponiquio que es la forma más común.
    • Blanca superficial con penetración del hongo por la superficie dorsal de la lámina ungueal.
    • Subungueal proximal cuando el hongo invade la uña por el pliegue proximal y suele presentarse en pacientes inmunodeprimidos, aunque también puede ocurrir tras paroniquias importantes del pliegue proximal en pacientes inmunocompetentes.

    Si nos atenemos a la etiología podemos dividir las onicomicosis de forma fundamental en tres grupos:

    • Onicomicosis por dermatofitos.
    • Onicomicosis por levaduras (cándida).
    • Onicomicosis por mohos (hongos oportunistas).

    Actualmente se han revisado las clasificaciones clásicas de onicomicosis y se han añadido algunos grupos nuevos (Hay RJ, 2011) estudiados sobre todo en pacientes inmunodeprimidos. Así actualmente se diferencian los siguientes tipos de onicomicosis:

    • Onicomicosis subungueal distal y lateral: con hiperqueratosis subungueal, discromías incluyendo la melanoniquia, onicólisis que puede ser la única alteración y estriaciones longitudinales en las regiones medial o lateral de la lámina ungueal.
    • Onicomicosis superficial blanca o negra: el Trichophyton rubrum o el Scytalidium dimidiatum pueden producir onicomicosis superficial de color negro. Puede ser parcheada o transversa, normalmente nace debajo del pliegue proximal y en ocasiones puede ocasionar penetración profunda por toda la lámina ungueal.
    • Onicomicosis “endonix”: las hifas invaden la lámina desde la parte distal afectándola en todo su espesor pero sin invadir el lecho ungueal. Tampoco hay manifestaciones en la parte distal ni signos inflamatorios. Se describió con el Trichophyton soudanense y vemos la uña con parches blanquecinos y fragmentación media.
    • Onicomicosis subungueal proximal: generalmente la uña se torna blanquecina en el pliegue proximal y va afectando la lámina en sentido distal. Pueden producirla dermatofitos, Candida sp., Fusarium sp. y Aspergillus sp. Requiere siempre tratamiento oral.
    • Patrón mixto de onicomicosis: onicomicosis subungueal proximal más superficial, onicomicosis superficial más subungueal proximal, onicomicosis subungueal distal lateral más subungueal proximal.
    • Onicomicosis distrófica total: puede ocurrir como primera manifestación sobre todo en los enfermos con VIH o candidosis mucocutánea crónica pero la habitual es que sea el estadio final de cualquier tipo de los descritos con una evolución larga.
    • Onicomicosis secundaria: cuando la infección fúngica sobreinfecta otras patologías como ocurre por ejemplo en la psoriasis. Los signos clínicos fundamentales son los de la psoriasis y el diagnóstico puede ser difícil.

    ¿Cómo se manifiesta?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuál es su pronóstico?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se tratan?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    No disponible.
    © Descargado el 09/08/2022 19:42:01 Para uso personal exclusivamente. No se permiten otros usos sin autorización. Copyright © . Elsevier Inc. Todos los derechos reservados.

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Estas son sus opciones

    ¿Necesita ayuda o más información? Llame al 932 415 960

    ¿Ya está registrado?

    Inicie sesión con su cuenta personal