Fisterra

    Obstrucción intestinal maligna

    ¿De qué hablamos?


    La obstrucción intestinal se define como la detención del tránsito digestivo para materias y gases, secundaria a una causa mecánica (íleo mecánico) o bien a la ausencia de peristaltismo (íleo adinámico).

    La obstrucción intestinal maligna es una complicación frecuente en pacientes que presentan enfermedad oncológica avanzada, especialmente en aquellos con tumores abdómino-pélvicos. Las neoplasias de origen primario abdominal más frecuentemente relacionadas son ovario, colorrectal y estómago; y en menor medida, los tumores extraabdominales con infiltración peritoneal como mama, pulmón o melanoma (Mercadante S, 2019).

    En el contexto de enfermedad oncológica, un grupo internacional de consenso definió los siguientes criterios diagnósticos (Anthony T, 2007):

    • Evidencia clínica de obstrucción intestinal: historia clínica, exploración física, estudio radiológico.
    • Obstrucción distal al ligamento de Treitz.
    • Presencia de cáncer de origen primario intraabdominal o cáncer primario extraabdominal con afectación peritoneal.

    Su clasificación se realiza en función de diversos factores (Soriano A, 2011):

    • Localización: proximal o distal.
    • Grado de obstrucción: parcial o completa.
    • Alteración de la motilidad: mecánica o funcional.
    • Relación con el tratamiento: radioterapia, quimioterapia, fármacos o cirugía.

    La prevalencia de la obstrucción intestinal maligna es desconocida, aunque se estima que oscila entre el 3-15% (Cárdenas J, 2013). Su diagnóstico implica mal pronóstico, asociando un rápido deterioro del estado clínico y una supervivencia media de un mes en pacientes no subsidiarios de intervención quirúrgica (Tuca A, 2010).

    El crecimiento abdominal tumoral puede provocar una obstrucción intestinal maligna por compresión extrínseca intestinal, obstrucción endoluminal, infiltración intramural o infiltración extensa mesentérica.

    La retención de líquidos y gases intestinales proximalmente al nivel oclusivo provoca un rápido aumento de la presión intestinal endoluminal y del peristaltismo con el fin de superar el obstáculo. Secundariamente, existe un aumento de secreciones y péptidos inflamatorios que van a perpetuar la obstrucción intestinal.

    ¿Cuál es su causa?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se manifiesta?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autora

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Obstrucción intestinal maligna

    Fecha de revisión: 30/08/2019
    • Guía
    Índice de contenidos

    ¿De qué hablamos?


    La obstrucción intestinal se define como la detención del tránsito digestivo para materias y gases, secundaria a una causa mecánica (íleo mecánico) o bien a la ausencia de peristaltismo (íleo adinámico).

    La obstrucción intestinal maligna es una complicación frecuente en pacientes que presentan enfermedad oncológica avanzada, especialmente en aquellos con tumores abdómino-pélvicos. Las neoplasias de origen primario abdominal más frecuentemente relacionadas son ovario, colorrectal y estómago; y en menor medida, los tumores extraabdominales con infiltración peritoneal como mama, pulmón o melanoma (Mercadante S, 2019).

    En el contexto de enfermedad oncológica, un grupo internacional de consenso definió los siguientes criterios diagnósticos (Anthony T, 2007):

    • Evidencia clínica de obstrucción intestinal: historia clínica, exploración física, estudio radiológico.
    • Obstrucción distal al ligamento de Treitz.
    • Presencia de cáncer de origen primario intraabdominal o cáncer primario extraabdominal con afectación peritoneal.

    Su clasificación se realiza en función de diversos factores (Soriano A, 2011):

    • Localización: proximal o distal.
    • Grado de obstrucción: parcial o completa.
    • Alteración de la motilidad: mecánica o funcional.
    • Relación con el tratamiento: radioterapia, quimioterapia, fármacos o cirugía.

    La prevalencia de la obstrucción intestinal maligna es desconocida, aunque se estima que oscila entre el 3-15% (Cárdenas J, 2013). Su diagnóstico implica mal pronóstico, asociando un rápido deterioro del estado clínico y una supervivencia media de un mes en pacientes no subsidiarios de intervención quirúrgica (Tuca A, 2010).

    El crecimiento abdominal tumoral puede provocar una obstrucción intestinal maligna por compresión extrínseca intestinal, obstrucción endoluminal, infiltración intramural o infiltración extensa mesentérica.

    La retención de líquidos y gases intestinales proximalmente al nivel oclusivo provoca un rápido aumento de la presión intestinal endoluminal y del peristaltismo con el fin de superar el obstáculo. Secundariamente, existe un aumento de secreciones y péptidos inflamatorios que van a perpetuar la obstrucción intestinal.

    ¿Cuál es su causa?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se manifiesta?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autora

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Obstrucción intestinal maligna

    Fecha de revisión: 30/08/2019

    ¿De qué hablamos?


    La obstrucción intestinal se define como la detención del tránsito digestivo para materias y gases, secundaria a una causa mecánica (íleo mecánico) o bien a la ausencia de peristaltismo (íleo adinámico).

    La obstrucción intestinal maligna es una complicación frecuente en pacientes que presentan enfermedad oncológica avanzada, especialmente en aquellos con tumores abdómino-pélvicos. Las neoplasias de origen primario abdominal más frecuentemente relacionadas son ovario, colorrectal y estómago; y en menor medida, los tumores extraabdominales con infiltración peritoneal como mama, pulmón o melanoma (Mercadante S, 2019).

    En el contexto de enfermedad oncológica, un grupo internacional de consenso definió los siguientes criterios diagnósticos (Anthony T, 2007):

    • Evidencia clínica de obstrucción intestinal: historia clínica, exploración física, estudio radiológico.
    • Obstrucción distal al ligamento de Treitz.
    • Presencia de cáncer de origen primario intraabdominal o cáncer primario extraabdominal con afectación peritoneal.

    Su clasificación se realiza en función de diversos factores (Soriano A, 2011):

    • Localización: proximal o distal.
    • Grado de obstrucción: parcial o completa.
    • Alteración de la motilidad: mecánica o funcional.
    • Relación con el tratamiento: radioterapia, quimioterapia, fármacos o cirugía.

    La prevalencia de la obstrucción intestinal maligna es desconocida, aunque se estima que oscila entre el 3-15% (Cárdenas J, 2013). Su diagnóstico implica mal pronóstico, asociando un rápido deterioro del estado clínico y una supervivencia media de un mes en pacientes no subsidiarios de intervención quirúrgica (Tuca A, 2010).

    El crecimiento abdominal tumoral puede provocar una obstrucción intestinal maligna por compresión extrínseca intestinal, obstrucción endoluminal, infiltración intramural o infiltración extensa mesentérica.

    La retención de líquidos y gases intestinales proximalmente al nivel oclusivo provoca un rápido aumento de la presión intestinal endoluminal y del peristaltismo con el fin de superar el obstáculo. Secundariamente, existe un aumento de secreciones y péptidos inflamatorios que van a perpetuar la obstrucción intestinal.

    ¿Cuál es su causa?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se manifiesta?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autora

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.
    © Descargado el 02/10/2022 7:32:22 Para uso personal exclusivamente. No se permiten otros usos sin autorización. Copyright © . Elsevier Inc. Todos los derechos reservados.

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Estas son sus opciones

    ¿Necesita ayuda o más información? Llame al 932 415 960

    ¿Ya está registrado?

    Inicie sesión con su cuenta personal