Fisterra

    Mordeduras de serpientes

    ¿De qué hablamos?


    La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima 2.500.000 accidentes ofídicos anuales, con 125.000 muertes y 100.000 con graves secuelas; África y América Latina son los más afectados (Kasturiratne A, 2008).

    En España las mordeduras de serpiente representan una causa no excepcional de consulta a los servicios de Urgencias (entre 1997 y 2009 se registraron 1.649 casos, según fuentes del Instituto de Salud Carlos III), con una incidencia de 100 a 150 hospitalizaciones anuales (Estefanía Díez M, 2016). A pesar de que el 50% de las mordeduras son asintomáticas, existe un 1% de mortalidad por el ataque de víboras (Saz Parkinson Z, 2012). Las mordeduras se producen entre marzo y octubre (pues hibernan), con su pico máximo en verano.

    En la península ibérica conviven 15 especies autóctonas de ofidios, enmarcados en dos familias: vipéridos y colúbridos. Se consideran peligrosas 6 de ellas. Las restantes son culebras no venenosas.

    Los distintos subtipos de víboras no comparten el mismo hábitat, lo que facilitará distinguirlas (tabla 1).

    La mordedura de serpiente -también llamada emponzoñamiento ofídico- se caracteriza por dolor agudo en la herida. El veneno de las culebras produce adormecimiento e inflamación de la zona -siendo raros los efectos generales- mientras que el veneno de víbora tiene efectos proteolítico, anticoagulante, hemolítico, incluso excepcionalmente neurotóxico (Bergillos Gasión F, 2013).

    En Ceuta y Melilla habita la víbora del Magreb cuyo veneno tiene elevada toxicidad, mientras que en el Archipiélago Canario no hay constancia de que habite ninguna especie de ofidio.

    La víbora áspid produce los cuadros de envenenamiento más grave en nuestro medio, al provocar el llamado síndrome Bothrópico, que pueden provocar la muerte, si ante los síntomas iniciales -que progresan con rapidez a la afectación sistémica- no se administra con urgencia el suero antiofídico.

    Las mordeduras de ofidio también pueden ocurrir por especies exóticas importadas de otro país, pero -por su complejidad- los síndromes que provocan (neurotóxico, hemotóxico, citotóxico o anafilaxia) no serán desarrollados en el presente trabajo.

    Ante un paciente susceptible de haber sufrido algún emponzoñamiento de efectos potencialmente graves, se debe saber cómo actuar in situ, la activación del traslado a un hospital que disponga de suero antiofídico y qué tratamiento específico precisará en el hospital. En esta guía se revisarán los conceptos más cruciales del manejo.

    ¿Cómo identificar los emponzoñamientos en nuestro país?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Qué evaluaciones y maniobras se recomiendan iniciar en el lugar donde se ha sufrido una mordedura de serpiente?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuáles son los hallazgos clínicos y el manejo recomendado al llegar a Urgencias?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuáles son los principales factores asociados a mayor riesgo de desarrollar complicaciones?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuándo es necesario proceder al ingreso hospitalario para el manejo de una mordedura de serpiente?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo prevenir las mordeduras de serpiente?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autora

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Mordeduras de serpientes

    Fecha de revisión: 19/12/2022
    • Guía
    Índice de contenidos

    ¿De qué hablamos?


    La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima 2.500.000 accidentes ofídicos anuales, con 125.000 muertes y 100.000 con graves secuelas; África y América Latina son los más afectados (Kasturiratne A, 2008).

    En España las mordeduras de serpiente representan una causa no excepcional de consulta a los servicios de Urgencias (entre 1997 y 2009 se registraron 1.649 casos, según fuentes del Instituto de Salud Carlos III), con una incidencia de 100 a 150 hospitalizaciones anuales (Estefanía Díez M, 2016). A pesar de que el 50% de las mordeduras son asintomáticas, existe un 1% de mortalidad por el ataque de víboras (Saz Parkinson Z, 2012). Las mordeduras se producen entre marzo y octubre (pues hibernan), con su pico máximo en verano.

    En la península ibérica conviven 15 especies autóctonas de ofidios, enmarcados en dos familias: vipéridos y colúbridos. Se consideran peligrosas 6 de ellas. Las restantes son culebras no venenosas.

    Los distintos subtipos de víboras no comparten el mismo hábitat, lo que facilitará distinguirlas (tabla 1).

    La mordedura de serpiente -también llamada emponzoñamiento ofídico- se caracteriza por dolor agudo en la herida. El veneno de las culebras produce adormecimiento e inflamación de la zona -siendo raros los efectos generales- mientras que el veneno de víbora tiene efectos proteolítico, anticoagulante, hemolítico, incluso excepcionalmente neurotóxico (Bergillos Gasión F, 2013).

    En Ceuta y Melilla habita la víbora del Magreb cuyo veneno tiene elevada toxicidad, mientras que en el Archipiélago Canario no hay constancia de que habite ninguna especie de ofidio.

    La víbora áspid produce los cuadros de envenenamiento más grave en nuestro medio, al provocar el llamado síndrome Bothrópico, que pueden provocar la muerte, si ante los síntomas iniciales -que progresan con rapidez a la afectación sistémica- no se administra con urgencia el suero antiofídico.

    Las mordeduras de ofidio también pueden ocurrir por especies exóticas importadas de otro país, pero -por su complejidad- los síndromes que provocan (neurotóxico, hemotóxico, citotóxico o anafilaxia) no serán desarrollados en el presente trabajo.

    Ante un paciente susceptible de haber sufrido algún emponzoñamiento de efectos potencialmente graves, se debe saber cómo actuar in situ, la activación del traslado a un hospital que disponga de suero antiofídico y qué tratamiento específico precisará en el hospital. En esta guía se revisarán los conceptos más cruciales del manejo.

    ¿Cómo identificar los emponzoñamientos en nuestro país?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Qué evaluaciones y maniobras se recomiendan iniciar en el lugar donde se ha sufrido una mordedura de serpiente?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuáles son los hallazgos clínicos y el manejo recomendado al llegar a Urgencias?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuáles son los principales factores asociados a mayor riesgo de desarrollar complicaciones?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuándo es necesario proceder al ingreso hospitalario para el manejo de una mordedura de serpiente?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo prevenir las mordeduras de serpiente?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autora

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Mordeduras de serpientes

    Fecha de revisión: 19/12/2022

    ¿De qué hablamos?


    La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima 2.500.000 accidentes ofídicos anuales, con 125.000 muertes y 100.000 con graves secuelas; África y América Latina son los más afectados (Kasturiratne A, 2008).

    En España las mordeduras de serpiente representan una causa no excepcional de consulta a los servicios de Urgencias (entre 1997 y 2009 se registraron 1.649 casos, según fuentes del Instituto de Salud Carlos III), con una incidencia de 100 a 150 hospitalizaciones anuales (Estefanía Díez M, 2016). A pesar de que el 50% de las mordeduras son asintomáticas, existe un 1% de mortalidad por el ataque de víboras (Saz Parkinson Z, 2012). Las mordeduras se producen entre marzo y octubre (pues hibernan), con su pico máximo en verano.

    En la península ibérica conviven 15 especies autóctonas de ofidios, enmarcados en dos familias: vipéridos y colúbridos. Se consideran peligrosas 6 de ellas. Las restantes son culebras no venenosas.

    Los distintos subtipos de víboras no comparten el mismo hábitat, lo que facilitará distinguirlas (tabla 1).

    La mordedura de serpiente -también llamada emponzoñamiento ofídico- se caracteriza por dolor agudo en la herida. El veneno de las culebras produce adormecimiento e inflamación de la zona -siendo raros los efectos generales- mientras que el veneno de víbora tiene efectos proteolítico, anticoagulante, hemolítico, incluso excepcionalmente neurotóxico (Bergillos Gasión F, 2013).

    En Ceuta y Melilla habita la víbora del Magreb cuyo veneno tiene elevada toxicidad, mientras que en el Archipiélago Canario no hay constancia de que habite ninguna especie de ofidio.

    La víbora áspid produce los cuadros de envenenamiento más grave en nuestro medio, al provocar el llamado síndrome Bothrópico, que pueden provocar la muerte, si ante los síntomas iniciales -que progresan con rapidez a la afectación sistémica- no se administra con urgencia el suero antiofídico.

    Las mordeduras de ofidio también pueden ocurrir por especies exóticas importadas de otro país, pero -por su complejidad- los síndromes que provocan (neurotóxico, hemotóxico, citotóxico o anafilaxia) no serán desarrollados en el presente trabajo.

    Ante un paciente susceptible de haber sufrido algún emponzoñamiento de efectos potencialmente graves, se debe saber cómo actuar in situ, la activación del traslado a un hospital que disponga de suero antiofídico y qué tratamiento específico precisará en el hospital. En esta guía se revisarán los conceptos más cruciales del manejo.

    ¿Cómo identificar los emponzoñamientos en nuestro país?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Qué evaluaciones y maniobras se recomiendan iniciar en el lugar donde se ha sufrido una mordedura de serpiente?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuáles son los hallazgos clínicos y el manejo recomendado al llegar a Urgencias?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuáles son los principales factores asociados a mayor riesgo de desarrollar complicaciones?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuándo es necesario proceder al ingreso hospitalario para el manejo de una mordedura de serpiente?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo prevenir las mordeduras de serpiente?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autora

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.
    © Descargado el 16/07/2024 10:16:00 Para uso personal exclusivamente. No se permiten otros usos sin autorización. Copyright © . Elsevier Inc. Todos los derechos reservados.

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Estas son sus opciones

    ¿Necesita ayuda o más información? Llame al 932 415 960

    ¿Ya está registrado?

    Inicie sesión con su cuenta personal