Fisterra

    Mareo

    ¿De qué hablamos?


    El mareo, incluyendo el vértigo, afectan anualmente al 15-20% de los adultos y es motivo de consulta muy frecuente en Atención Primaria, constituyendo del 2-5% de todas las consultas y hasta un 7% en los mayores de 60 años (Neuhauser HK, 2016; Salazar MJ, 2006).

    El término se refiere a una sensación subjetiva, inespecífica y tiene múltiples definiciones, que en muchas ocasiones dificultan su abordaje. Abarca un conjunto de situaciones que tienen en común una alteración del equilibrio o de la conciencia, y que resultan especialmente desagradables para la persona que lo padece (Hernández Núñez J, 2003).

    El mareo puede clasificarse en cuatro grupos (Drachman DA, 1972):

    1. Vértigo: sensación ilusoria de movimiento que algunos interpretan como la automoción y otros como el movimiento del medio ambiente. La percepción más común es la sensación de giro y su presencia indica una alteración a nivel del sistema vestibular. Se puede clasificar en central y periférico.
    2. Síncope-presíncope: pérdida transitoria del nivel de conciencia que se caracteriza por ser de inicio rápido, duración corta y recuperación espontánea completa. El presíncope es la sensación inminente de pérdida de conciencia, un síntoma prodrómico de desmayo (Shen WK, 2017).
    3. Desequilibrio: alteración en el mantenimiento de la posición con inestabilidad en la marcha. Se suele producir al caminar y desaparece al sentarse o en decúbito. Se debe a la pérdida de la capacidad para mantener la proyección del centro de gravedad dentro de la base de sustentación por afectación de los sistemas visual, vestibular, propioceptivo, cerebral y del aparato locomotor (FMC, 2011).
    4. Mareo inespecífico: sensación mal definida que no puede incluirse en las otras tres categorías. Los trastornos psiquiátricos están entre las causas más frecuentes (Dieterich M, 2017).

    ¿Qué cuadros clínicos cursan con mareo?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo llegar a un diagnóstico?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autor

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Mareo

    Fecha de revisión: 11/06/2019
    • Guía
    Índice de contenidos

    ¿De qué hablamos?


    El mareo, incluyendo el vértigo, afectan anualmente al 15-20% de los adultos y es motivo de consulta muy frecuente en Atención Primaria, constituyendo del 2-5% de todas las consultas y hasta un 7% en los mayores de 60 años (Neuhauser HK, 2016; Salazar MJ, 2006).

    El término se refiere a una sensación subjetiva, inespecífica y tiene múltiples definiciones, que en muchas ocasiones dificultan su abordaje. Abarca un conjunto de situaciones que tienen en común una alteración del equilibrio o de la conciencia, y que resultan especialmente desagradables para la persona que lo padece (Hernández Núñez J, 2003).

    El mareo puede clasificarse en cuatro grupos (Drachman DA, 1972):

    1. Vértigo: sensación ilusoria de movimiento que algunos interpretan como la automoción y otros como el movimiento del medio ambiente. La percepción más común es la sensación de giro y su presencia indica una alteración a nivel del sistema vestibular. Se puede clasificar en central y periférico.
    2. Síncope-presíncope: pérdida transitoria del nivel de conciencia que se caracteriza por ser de inicio rápido, duración corta y recuperación espontánea completa. El presíncope es la sensación inminente de pérdida de conciencia, un síntoma prodrómico de desmayo (Shen WK, 2017).
    3. Desequilibrio: alteración en el mantenimiento de la posición con inestabilidad en la marcha. Se suele producir al caminar y desaparece al sentarse o en decúbito. Se debe a la pérdida de la capacidad para mantener la proyección del centro de gravedad dentro de la base de sustentación por afectación de los sistemas visual, vestibular, propioceptivo, cerebral y del aparato locomotor (FMC, 2011).
    4. Mareo inespecífico: sensación mal definida que no puede incluirse en las otras tres categorías. Los trastornos psiquiátricos están entre las causas más frecuentes (Dieterich M, 2017).

    ¿Qué cuadros clínicos cursan con mareo?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo llegar a un diagnóstico?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autor

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Mareo

    Fecha de revisión: 11/06/2019

    ¿De qué hablamos?


    El mareo, incluyendo el vértigo, afectan anualmente al 15-20% de los adultos y es motivo de consulta muy frecuente en Atención Primaria, constituyendo del 2-5% de todas las consultas y hasta un 7% en los mayores de 60 años (Neuhauser HK, 2016; Salazar MJ, 2006).

    El término se refiere a una sensación subjetiva, inespecífica y tiene múltiples definiciones, que en muchas ocasiones dificultan su abordaje. Abarca un conjunto de situaciones que tienen en común una alteración del equilibrio o de la conciencia, y que resultan especialmente desagradables para la persona que lo padece (Hernández Núñez J, 2003).

    El mareo puede clasificarse en cuatro grupos (Drachman DA, 1972):

    1. Vértigo: sensación ilusoria de movimiento que algunos interpretan como la automoción y otros como el movimiento del medio ambiente. La percepción más común es la sensación de giro y su presencia indica una alteración a nivel del sistema vestibular. Se puede clasificar en central y periférico.
    2. Síncope-presíncope: pérdida transitoria del nivel de conciencia que se caracteriza por ser de inicio rápido, duración corta y recuperación espontánea completa. El presíncope es la sensación inminente de pérdida de conciencia, un síntoma prodrómico de desmayo (Shen WK, 2017).
    3. Desequilibrio: alteración en el mantenimiento de la posición con inestabilidad en la marcha. Se suele producir al caminar y desaparece al sentarse o en decúbito. Se debe a la pérdida de la capacidad para mantener la proyección del centro de gravedad dentro de la base de sustentación por afectación de los sistemas visual, vestibular, propioceptivo, cerebral y del aparato locomotor (FMC, 2011).
    4. Mareo inespecífico: sensación mal definida que no puede incluirse en las otras tres categorías. Los trastornos psiquiátricos están entre las causas más frecuentes (Dieterich M, 2017).

    ¿Qué cuadros clínicos cursan con mareo?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo llegar a un diagnóstico?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autor

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.
    © Descargado el 02/10/2022 7:18:37 Para uso personal exclusivamente. No se permiten otros usos sin autorización. Copyright © . Elsevier Inc. Todos los derechos reservados.

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Estas son sus opciones

    ¿Necesita ayuda o más información? Llame al 932 415 960

    ¿Ya está registrado?

    Inicie sesión con su cuenta personal