Fisterra

    Manejo del dolor testicular agudo en pediatría

    ¿De qué hablamos?


    El dolor testicular agudo, también conocido como escroto agudo, es un cuadro clínico caracterizado por un dolor escrotal repentino (de intensidad variable) que en ocasiones puede tener asociados signos inflamatorios, como rubor, calor y tumefacción (Radmayr C, 2023).

    En la edad pediátrica la aparición brusca de dolor escrotal junto con tumefacción es una de las urgencias genitourinarias más frecuentes. Las tres causas más frecuentes de dolor testicular agudo en la infancia suponen el 97% de los casos:
    • Torsión testicular (16%).
    • Torsión del hidátide de Morgagni (46%).
    • Orquiepididimitis (35%).
    • El 3% restante se deberá a traumatismos testiculares, hernias inguinales incarceradas, apendicitis retrocecal, pinzamiento lumbosacro o hemorragias agudas por púrpura de Schönlein-Henoch (Modi S, 2016). Se debe tener presente que el cáncer testicular o la infiltración leucémica o linfoblástica no se comportan como un escroto agudo, pues el volumen escrotal crece de forma subaguda y no coexiste inflamación.
    Un escroto agudo en la infancia es una urgencia quirúrgica "tiempo-dependiente". La importancia de su adecuado manejo radica en comprender que se debe llegar a un diagnóstico con extrema urgencia para descartar lo antes posible una torsión testicular como causa del dolor, ya que, a pesar de su baja incidencia, las probabilidades de conservar la viabilidad del teste en una torsión disminuirán progresivamente a partir de las 4 a 6 primeras horas de su evolución (Radmayr C, 2023).

    La torsión testicular está provocada por la rotación del teste sobre el cordón espermático, lo que impide que el flujo sanguíneo consiga irrigar la zona testicular. Presenta dos picos de incidencia: es más frecuente en la adolescencia (1/4.000 varones menores de 25 años, ocurriendo hasta el 65% de los casos entre los 12 y 18 años) y tiene otro segundo pico durante el periodo neonatal (Williamson RC, 1976). En el primer pico el cuadro se origina por una torsión intravaginal y de causa mecánica; el segundo ocurre por una torsión extravaginal debida a la ausencia de fijaciónde la túnica vaginal con la pared escrotal. Una torsión es la causa potencialmente más grave de dolor testicular agudo, al tener como posible desenlace la pérdida del teste.

    La torsión de hidátide se produce en la hidátide de Morgagni, un remanente embrionario del conducto de Müller situado en el polo superior del testículo. Su pedículo vascular se estrangula por una rotación de causa mecánica. Tiene su pico de máxima incidencia -a diferencia de la torsión testicular- en la época prepuberal (entre los 7 y 12 años), aunque puede producirse a todas las edades y es más prevalente en pacientes con sobrepeso (Sessions AE, 2003).

    Por último, la orquitis es la inflamación o infección del epidídimo y el testículo, generalmente secundaria a una infección vírica (parotiditis, rubéola, Coxsackie, ECHO, coriomeningitis linfocitaria, parvovirus) o a brucelosis (Davis NF, 2010). La orquiepididimitis es la segunda causa más frecuente de escroto agudo y presenta dos picos de mayor incidencia: niños menores de 5 años y mayores de 10 años, si bien puede ocurrir en todas las edades. Se debe a ejercicio físico intenso, traumatismos directos o autoinmunidad. En pacientes sexualmente activos puede estar causada por una infección bacteriana de transmisión sexual, siendo Chlamydia el germen más frecuente (Workowski KA, 2021). Hasta un 30% de los casos son bilaterales y el 15% se asocian a anomalías del tracto urinario, situación que se acompaña de clínica miccional y fiebre.

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Qué pruebas diagnósticas son necesarias?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuáles son los criterios para el diagnóstico diferencial?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Manejo del dolor testicular agudo en pediatría

    Fecha de revisión: 03/11/2023
    • Guía
    Índice de contenidos

    ¿De qué hablamos?


    El dolor testicular agudo, también conocido como escroto agudo, es un cuadro clínico caracterizado por un dolor escrotal repentino (de intensidad variable) que en ocasiones puede tener asociados signos inflamatorios, como rubor, calor y tumefacción (Radmayr C, 2023).

    En la edad pediátrica la aparición brusca de dolor escrotal junto con tumefacción es una de las urgencias genitourinarias más frecuentes. Las tres causas más frecuentes de dolor testicular agudo en la infancia suponen el 97% de los casos:
    • Torsión testicular (16%).
    • Torsión del hidátide de Morgagni (46%).
    • Orquiepididimitis (35%).
    • El 3% restante se deberá a traumatismos testiculares, hernias inguinales incarceradas, apendicitis retrocecal, pinzamiento lumbosacro o hemorragias agudas por púrpura de Schönlein-Henoch (Modi S, 2016). Se debe tener presente que el cáncer testicular o la infiltración leucémica o linfoblástica no se comportan como un escroto agudo, pues el volumen escrotal crece de forma subaguda y no coexiste inflamación.
    Un escroto agudo en la infancia es una urgencia quirúrgica "tiempo-dependiente". La importancia de su adecuado manejo radica en comprender que se debe llegar a un diagnóstico con extrema urgencia para descartar lo antes posible una torsión testicular como causa del dolor, ya que, a pesar de su baja incidencia, las probabilidades de conservar la viabilidad del teste en una torsión disminuirán progresivamente a partir de las 4 a 6 primeras horas de su evolución (Radmayr C, 2023).

    La torsión testicular está provocada por la rotación del teste sobre el cordón espermático, lo que impide que el flujo sanguíneo consiga irrigar la zona testicular. Presenta dos picos de incidencia: es más frecuente en la adolescencia (1/4.000 varones menores de 25 años, ocurriendo hasta el 65% de los casos entre los 12 y 18 años) y tiene otro segundo pico durante el periodo neonatal (Williamson RC, 1976). En el primer pico el cuadro se origina por una torsión intravaginal y de causa mecánica; el segundo ocurre por una torsión extravaginal debida a la ausencia de fijaciónde la túnica vaginal con la pared escrotal. Una torsión es la causa potencialmente más grave de dolor testicular agudo, al tener como posible desenlace la pérdida del teste.

    La torsión de hidátide se produce en la hidátide de Morgagni, un remanente embrionario del conducto de Müller situado en el polo superior del testículo. Su pedículo vascular se estrangula por una rotación de causa mecánica. Tiene su pico de máxima incidencia -a diferencia de la torsión testicular- en la época prepuberal (entre los 7 y 12 años), aunque puede producirse a todas las edades y es más prevalente en pacientes con sobrepeso (Sessions AE, 2003).

    Por último, la orquitis es la inflamación o infección del epidídimo y el testículo, generalmente secundaria a una infección vírica (parotiditis, rubéola, Coxsackie, ECHO, coriomeningitis linfocitaria, parvovirus) o a brucelosis (Davis NF, 2010). La orquiepididimitis es la segunda causa más frecuente de escroto agudo y presenta dos picos de mayor incidencia: niños menores de 5 años y mayores de 10 años, si bien puede ocurrir en todas las edades. Se debe a ejercicio físico intenso, traumatismos directos o autoinmunidad. En pacientes sexualmente activos puede estar causada por una infección bacteriana de transmisión sexual, siendo Chlamydia el germen más frecuente (Workowski KA, 2021). Hasta un 30% de los casos son bilaterales y el 15% se asocian a anomalías del tracto urinario, situación que se acompaña de clínica miccional y fiebre.

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Qué pruebas diagnósticas son necesarias?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuáles son los criterios para el diagnóstico diferencial?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Manejo del dolor testicular agudo en pediatría

    Fecha de revisión: 03/11/2023

    ¿De qué hablamos?


    El dolor testicular agudo, también conocido como escroto agudo, es un cuadro clínico caracterizado por un dolor escrotal repentino (de intensidad variable) que en ocasiones puede tener asociados signos inflamatorios, como rubor, calor y tumefacción (Radmayr C, 2023).

    En la edad pediátrica la aparición brusca de dolor escrotal junto con tumefacción es una de las urgencias genitourinarias más frecuentes. Las tres causas más frecuentes de dolor testicular agudo en la infancia suponen el 97% de los casos:
    • Torsión testicular (16%).
    • Torsión del hidátide de Morgagni (46%).
    • Orquiepididimitis (35%).
    • El 3% restante se deberá a traumatismos testiculares, hernias inguinales incarceradas, apendicitis retrocecal, pinzamiento lumbosacro o hemorragias agudas por púrpura de Schönlein-Henoch (Modi S, 2016). Se debe tener presente que el cáncer testicular o la infiltración leucémica o linfoblástica no se comportan como un escroto agudo, pues el volumen escrotal crece de forma subaguda y no coexiste inflamación.
    Un escroto agudo en la infancia es una urgencia quirúrgica "tiempo-dependiente". La importancia de su adecuado manejo radica en comprender que se debe llegar a un diagnóstico con extrema urgencia para descartar lo antes posible una torsión testicular como causa del dolor, ya que, a pesar de su baja incidencia, las probabilidades de conservar la viabilidad del teste en una torsión disminuirán progresivamente a partir de las 4 a 6 primeras horas de su evolución (Radmayr C, 2023).

    La torsión testicular está provocada por la rotación del teste sobre el cordón espermático, lo que impide que el flujo sanguíneo consiga irrigar la zona testicular. Presenta dos picos de incidencia: es más frecuente en la adolescencia (1/4.000 varones menores de 25 años, ocurriendo hasta el 65% de los casos entre los 12 y 18 años) y tiene otro segundo pico durante el periodo neonatal (Williamson RC, 1976). En el primer pico el cuadro se origina por una torsión intravaginal y de causa mecánica; el segundo ocurre por una torsión extravaginal debida a la ausencia de fijaciónde la túnica vaginal con la pared escrotal. Una torsión es la causa potencialmente más grave de dolor testicular agudo, al tener como posible desenlace la pérdida del teste.

    La torsión de hidátide se produce en la hidátide de Morgagni, un remanente embrionario del conducto de Müller situado en el polo superior del testículo. Su pedículo vascular se estrangula por una rotación de causa mecánica. Tiene su pico de máxima incidencia -a diferencia de la torsión testicular- en la época prepuberal (entre los 7 y 12 años), aunque puede producirse a todas las edades y es más prevalente en pacientes con sobrepeso (Sessions AE, 2003).

    Por último, la orquitis es la inflamación o infección del epidídimo y el testículo, generalmente secundaria a una infección vírica (parotiditis, rubéola, Coxsackie, ECHO, coriomeningitis linfocitaria, parvovirus) o a brucelosis (Davis NF, 2010). La orquiepididimitis es la segunda causa más frecuente de escroto agudo y presenta dos picos de mayor incidencia: niños menores de 5 años y mayores de 10 años, si bien puede ocurrir en todas las edades. Se debe a ejercicio físico intenso, traumatismos directos o autoinmunidad. En pacientes sexualmente activos puede estar causada por una infección bacteriana de transmisión sexual, siendo Chlamydia el germen más frecuente (Workowski KA, 2021). Hasta un 30% de los casos son bilaterales y el 15% se asocian a anomalías del tracto urinario, situación que se acompaña de clínica miccional y fiebre.

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Qué pruebas diagnósticas son necesarias?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuáles son los criterios para el diagnóstico diferencial?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.
    © Descargado el 17/06/2024 12:40:01 Para uso personal exclusivamente. No se permiten otros usos sin autorización. Copyright © . Elsevier Inc. Todos los derechos reservados.

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Estas son sus opciones

    ¿Necesita ayuda o más información? Llame al 932 415 960

    ¿Ya está registrado?

    Inicie sesión con su cuenta personal