Fisterra

    Maldescenso testicular

    ¿De qué hablamos?


    Llamamos maldescenso testicular o criptorquidia al fallo en el descenso del testículo a su posición escrotal (Sijstermans K, 2008). Es una de las malformaciones congénitas más frecuentes en recién nacidos varones (Sijstermans K, 2008).

    Su incidencia es del 1-3% en recién nacidos a término y de hasta un 15-30% en niños prematuros (Sijstermans K, 2008). En un 70-80% de los casos es unilateral. En aquellos recién nacidos con maldescenso testicular bilateral, o algún signo de trastorno de diferenciación sexual (DSD) como hipospadias, es necesario realizar un estudio endocrinológico y genético (Kollin C, 2014).

    El descenso espontáneo suele suceder, en la mayoría de los casos, en los 6 primeros meses de vida y prácticamente en todos antes de los 12 meses. Un testículo que no haya descendido a esa edad tiene una probabilidad escasa de hacerlo espontáneamente (Chan E, 2014).

    Por ello la exploración testicular deber estar incluida dentro del examen físico del pediatra de atención primaria, y en caso de no palparse en la bolsa escrotal deber ser referido al especialista para su tratamiento quirúrgico.

    En cuanto a la fertilidad de los pacientes se ha observado que la fertilidad está disminuida en todos los pacientes estudiados con maldescenso testicular, y que aquellos con afectación bilateral presentan además menores tasas de paternidad (Gracia J, 2000; Lee PA, 2002).

    Asimismo, estos pacientes presentan un riesgo de malignización testicular de 5-10 veces mayor que la población normal. Aunque ciertos estudios observacionales recientes exponen que la orquidopexia realizada antes de la pubertad disminuye el riesgo de padecer cáncer testicular en la edad adulta, no parecen existir suficientes pruebas que apoyen esta afirmación (Petterson A, 2007).

    La localización fuera de la bolsa escrotal también puede facilitar una torsión testicular. En estos casos la clínica puede no ser tan clara como en los casos en los que se encuentra intraescrotal.

    La torsión testicular precisa un tratamiento quirúrgico urgente. También se ha observado mayor prevalencia de conducto peritoneo-vaginal persistente en el lado contralateral que en pacientes sanos (Aggarwal H, 2012; Onal B, 2008).

    ¿Cómo se clasifica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autoras

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Maldescenso testicular

    Fecha de revisión: 12/03/2020
    • Guía
    Índice de contenidos

    ¿De qué hablamos?


    Llamamos maldescenso testicular o criptorquidia al fallo en el descenso del testículo a su posición escrotal (Sijstermans K, 2008). Es una de las malformaciones congénitas más frecuentes en recién nacidos varones (Sijstermans K, 2008).

    Su incidencia es del 1-3% en recién nacidos a término y de hasta un 15-30% en niños prematuros (Sijstermans K, 2008). En un 70-80% de los casos es unilateral. En aquellos recién nacidos con maldescenso testicular bilateral, o algún signo de trastorno de diferenciación sexual (DSD) como hipospadias, es necesario realizar un estudio endocrinológico y genético (Kollin C, 2014).

    El descenso espontáneo suele suceder, en la mayoría de los casos, en los 6 primeros meses de vida y prácticamente en todos antes de los 12 meses. Un testículo que no haya descendido a esa edad tiene una probabilidad escasa de hacerlo espontáneamente (Chan E, 2014).

    Por ello la exploración testicular deber estar incluida dentro del examen físico del pediatra de atención primaria, y en caso de no palparse en la bolsa escrotal deber ser referido al especialista para su tratamiento quirúrgico.

    En cuanto a la fertilidad de los pacientes se ha observado que la fertilidad está disminuida en todos los pacientes estudiados con maldescenso testicular, y que aquellos con afectación bilateral presentan además menores tasas de paternidad (Gracia J, 2000; Lee PA, 2002).

    Asimismo, estos pacientes presentan un riesgo de malignización testicular de 5-10 veces mayor que la población normal. Aunque ciertos estudios observacionales recientes exponen que la orquidopexia realizada antes de la pubertad disminuye el riesgo de padecer cáncer testicular en la edad adulta, no parecen existir suficientes pruebas que apoyen esta afirmación (Petterson A, 2007).

    La localización fuera de la bolsa escrotal también puede facilitar una torsión testicular. En estos casos la clínica puede no ser tan clara como en los casos en los que se encuentra intraescrotal.

    La torsión testicular precisa un tratamiento quirúrgico urgente. También se ha observado mayor prevalencia de conducto peritoneo-vaginal persistente en el lado contralateral que en pacientes sanos (Aggarwal H, 2012; Onal B, 2008).

    ¿Cómo se clasifica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autoras

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Maldescenso testicular

    Fecha de revisión: 12/03/2020

    ¿De qué hablamos?


    Llamamos maldescenso testicular o criptorquidia al fallo en el descenso del testículo a su posición escrotal (Sijstermans K, 2008). Es una de las malformaciones congénitas más frecuentes en recién nacidos varones (Sijstermans K, 2008).

    Su incidencia es del 1-3% en recién nacidos a término y de hasta un 15-30% en niños prematuros (Sijstermans K, 2008). En un 70-80% de los casos es unilateral. En aquellos recién nacidos con maldescenso testicular bilateral, o algún signo de trastorno de diferenciación sexual (DSD) como hipospadias, es necesario realizar un estudio endocrinológico y genético (Kollin C, 2014).

    El descenso espontáneo suele suceder, en la mayoría de los casos, en los 6 primeros meses de vida y prácticamente en todos antes de los 12 meses. Un testículo que no haya descendido a esa edad tiene una probabilidad escasa de hacerlo espontáneamente (Chan E, 2014).

    Por ello la exploración testicular deber estar incluida dentro del examen físico del pediatra de atención primaria, y en caso de no palparse en la bolsa escrotal deber ser referido al especialista para su tratamiento quirúrgico.

    En cuanto a la fertilidad de los pacientes se ha observado que la fertilidad está disminuida en todos los pacientes estudiados con maldescenso testicular, y que aquellos con afectación bilateral presentan además menores tasas de paternidad (Gracia J, 2000; Lee PA, 2002).

    Asimismo, estos pacientes presentan un riesgo de malignización testicular de 5-10 veces mayor que la población normal. Aunque ciertos estudios observacionales recientes exponen que la orquidopexia realizada antes de la pubertad disminuye el riesgo de padecer cáncer testicular en la edad adulta, no parecen existir suficientes pruebas que apoyen esta afirmación (Petterson A, 2007).

    La localización fuera de la bolsa escrotal también puede facilitar una torsión testicular. En estos casos la clínica puede no ser tan clara como en los casos en los que se encuentra intraescrotal.

    La torsión testicular precisa un tratamiento quirúrgico urgente. También se ha observado mayor prevalencia de conducto peritoneo-vaginal persistente en el lado contralateral que en pacientes sanos (Aggarwal H, 2012; Onal B, 2008).

    ¿Cómo se clasifica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autoras

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.
    © Descargado el 02/10/2022 7:11:33 Para uso personal exclusivamente. No se permiten otros usos sin autorización. Copyright © . Elsevier Inc. Todos los derechos reservados.

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Estas son sus opciones

    ¿Necesita ayuda o más información? Llame al 932 415 960

    ¿Ya está registrado?

    Inicie sesión con su cuenta personal