Fisterra

    Ictericia en adultos

    ¿De qué hablamos?


    La ictericia es la coloración amarillenta de la conjuntiva ocular, piel y mucosas debida al depósito de bilirrubina (Br). Comienza a ser clínicamente aparente cuando los niveles séricos son superiores a 2-3 mg/dl. La cifra normal de bilirrubina es 0,3-1 mg/dl (Br directa o conjugada 0,1-0,3 mg/dl y Br indirecta o no conjugada 0,2-0,8 mg/dl).

    La ictericia es un signo de enfermedad hepatobiliar o menos frecuentemente de hemólisis. Existen otras causas de coloración cutánea amarillenta, como la ingesta abundante de carotenos (frecuente en trastornos alimentarios con consumo elevado de vegetales y frutas). Mientras que en la ictericia el color amarillo se reparte de forma homogénea por todo el cuerpo, en la carotenodermia el pigmento se concentra en las palmas, plantas, frente y pliegues nasolabiales, y no se produce la coloración amarillenta de la esclerótica ocular. También se ha descrito con el uso de inhibidores de la tirosina cinasa, como sorafenib y sunitinib. El consumo de quinacrina, fármaco que tiñe la piel de amarillo, puede producir la coloración de las escleróticas (Savio J, 2022; Vidal D, 2013).

    La Br es el último producto de la degradación del grupo hem, procede de la destrucción de los hematíes maduros (85%), de la eritropoyesis ineficaz y el catabolismo de otras proteínas que contienen hem, como las hemoproteínas, mioglobina y citocromos (15%). Esta Br formada en las células retículo-endoteliales principalmente en el bazo (bilirrubina indirecta o no conjugada [BrI]) es prácticamente insoluble en agua, por lo que precisa unirse a la albúmina para ser transportada por la sangre hasta el hígado. Los hepatocitos la captan en el hígado y es conjugada por la glucuronosiltransferasa (UDPGT), convirtiéndose en hidrosoluble (bilirrubina directa o conjugada [BrD]) y posteriormente se excreta por la vía biliar, llegando al intestino, donde entra a formar parte de la circulación enterohepática. En el intestino se hidroliza a Br no conjugada, que a su vez es reducida por las bacterias del intestino a urobilinógeno. El 80-90% es eliminado por las heces (en su forma oxidada estercobilinógeno que tiñe de marrón las heces) y el 10-20% es absorbida pasivamente a la circulación y vuelta a eliminar por el hígado. Una pequeña fracción es filtrada por el glomérulo renal y se elimina por la orina. La orina normalmente contiene solo urobilinógeno (Agrawal S, 2016; Gazzin S, 2017; Pavlovik A, 2022).

    La BrD es hidrosoluble y se elimina por vía renal. Toda la que se detecta en orina es Br conjugada. Cuando aumenta se produce una coloración oscura de la orina (coluria). También se produce hiperpigmentación fecal (pleiocromía), salvo que exista dificultad para la llegada de la bilis al duodeno, bien por alteración del proceso de síntesis (colestasis intrahepática) o por obstrucción biliar al flujo (colestasis extrahepática), en la que la ausencia de pigmentos biliares en la luz intestinal provoca ausencia de pigmentación de las heces completa (acolia) o parcial (hipocolia), y existe prurito con mayor frecuencia por acumulación de ácidos biliares (Wong Becerra LW, 2022). La presencia de bilirrubinuria en una tira de orina se debe al aumento de la fracción sérica de la Br D-C e indica hepatopatía.

    ¿Cuáles son sus causas?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Algoritmo de manejo

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autoras

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Ictericia en adultos

    Fecha de revisión: 23/06/2023
    • Guía
    Índice de contenidos

    ¿De qué hablamos?


    La ictericia es la coloración amarillenta de la conjuntiva ocular, piel y mucosas debida al depósito de bilirrubina (Br). Comienza a ser clínicamente aparente cuando los niveles séricos son superiores a 2-3 mg/dl. La cifra normal de bilirrubina es 0,3-1 mg/dl (Br directa o conjugada 0,1-0,3 mg/dl y Br indirecta o no conjugada 0,2-0,8 mg/dl).

    La ictericia es un signo de enfermedad hepatobiliar o menos frecuentemente de hemólisis. Existen otras causas de coloración cutánea amarillenta, como la ingesta abundante de carotenos (frecuente en trastornos alimentarios con consumo elevado de vegetales y frutas). Mientras que en la ictericia el color amarillo se reparte de forma homogénea por todo el cuerpo, en la carotenodermia el pigmento se concentra en las palmas, plantas, frente y pliegues nasolabiales, y no se produce la coloración amarillenta de la esclerótica ocular. También se ha descrito con el uso de inhibidores de la tirosina cinasa, como sorafenib y sunitinib. El consumo de quinacrina, fármaco que tiñe la piel de amarillo, puede producir la coloración de las escleróticas (Savio J, 2022; Vidal D, 2013).

    La Br es el último producto de la degradación del grupo hem, procede de la destrucción de los hematíes maduros (85%), de la eritropoyesis ineficaz y el catabolismo de otras proteínas que contienen hem, como las hemoproteínas, mioglobina y citocromos (15%). Esta Br formada en las células retículo-endoteliales principalmente en el bazo (bilirrubina indirecta o no conjugada [BrI]) es prácticamente insoluble en agua, por lo que precisa unirse a la albúmina para ser transportada por la sangre hasta el hígado. Los hepatocitos la captan en el hígado y es conjugada por la glucuronosiltransferasa (UDPGT), convirtiéndose en hidrosoluble (bilirrubina directa o conjugada [BrD]) y posteriormente se excreta por la vía biliar, llegando al intestino, donde entra a formar parte de la circulación enterohepática. En el intestino se hidroliza a Br no conjugada, que a su vez es reducida por las bacterias del intestino a urobilinógeno. El 80-90% es eliminado por las heces (en su forma oxidada estercobilinógeno que tiñe de marrón las heces) y el 10-20% es absorbida pasivamente a la circulación y vuelta a eliminar por el hígado. Una pequeña fracción es filtrada por el glomérulo renal y se elimina por la orina. La orina normalmente contiene solo urobilinógeno (Agrawal S, 2016; Gazzin S, 2017; Pavlovik A, 2022).

    La BrD es hidrosoluble y se elimina por vía renal. Toda la que se detecta en orina es Br conjugada. Cuando aumenta se produce una coloración oscura de la orina (coluria). También se produce hiperpigmentación fecal (pleiocromía), salvo que exista dificultad para la llegada de la bilis al duodeno, bien por alteración del proceso de síntesis (colestasis intrahepática) o por obstrucción biliar al flujo (colestasis extrahepática), en la que la ausencia de pigmentos biliares en la luz intestinal provoca ausencia de pigmentación de las heces completa (acolia) o parcial (hipocolia), y existe prurito con mayor frecuencia por acumulación de ácidos biliares (Wong Becerra LW, 2022). La presencia de bilirrubinuria en una tira de orina se debe al aumento de la fracción sérica de la Br D-C e indica hepatopatía.

    ¿Cuáles son sus causas?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Algoritmo de manejo

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autoras

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Ictericia en adultos

    Fecha de revisión: 23/06/2023

    ¿De qué hablamos?


    La ictericia es la coloración amarillenta de la conjuntiva ocular, piel y mucosas debida al depósito de bilirrubina (Br). Comienza a ser clínicamente aparente cuando los niveles séricos son superiores a 2-3 mg/dl. La cifra normal de bilirrubina es 0,3-1 mg/dl (Br directa o conjugada 0,1-0,3 mg/dl y Br indirecta o no conjugada 0,2-0,8 mg/dl).

    La ictericia es un signo de enfermedad hepatobiliar o menos frecuentemente de hemólisis. Existen otras causas de coloración cutánea amarillenta, como la ingesta abundante de carotenos (frecuente en trastornos alimentarios con consumo elevado de vegetales y frutas). Mientras que en la ictericia el color amarillo se reparte de forma homogénea por todo el cuerpo, en la carotenodermia el pigmento se concentra en las palmas, plantas, frente y pliegues nasolabiales, y no se produce la coloración amarillenta de la esclerótica ocular. También se ha descrito con el uso de inhibidores de la tirosina cinasa, como sorafenib y sunitinib. El consumo de quinacrina, fármaco que tiñe la piel de amarillo, puede producir la coloración de las escleróticas (Savio J, 2022; Vidal D, 2013).

    La Br es el último producto de la degradación del grupo hem, procede de la destrucción de los hematíes maduros (85%), de la eritropoyesis ineficaz y el catabolismo de otras proteínas que contienen hem, como las hemoproteínas, mioglobina y citocromos (15%). Esta Br formada en las células retículo-endoteliales principalmente en el bazo (bilirrubina indirecta o no conjugada [BrI]) es prácticamente insoluble en agua, por lo que precisa unirse a la albúmina para ser transportada por la sangre hasta el hígado. Los hepatocitos la captan en el hígado y es conjugada por la glucuronosiltransferasa (UDPGT), convirtiéndose en hidrosoluble (bilirrubina directa o conjugada [BrD]) y posteriormente se excreta por la vía biliar, llegando al intestino, donde entra a formar parte de la circulación enterohepática. En el intestino se hidroliza a Br no conjugada, que a su vez es reducida por las bacterias del intestino a urobilinógeno. El 80-90% es eliminado por las heces (en su forma oxidada estercobilinógeno que tiñe de marrón las heces) y el 10-20% es absorbida pasivamente a la circulación y vuelta a eliminar por el hígado. Una pequeña fracción es filtrada por el glomérulo renal y se elimina por la orina. La orina normalmente contiene solo urobilinógeno (Agrawal S, 2016; Gazzin S, 2017; Pavlovik A, 2022).

    La BrD es hidrosoluble y se elimina por vía renal. Toda la que se detecta en orina es Br conjugada. Cuando aumenta se produce una coloración oscura de la orina (coluria). También se produce hiperpigmentación fecal (pleiocromía), salvo que exista dificultad para la llegada de la bilis al duodeno, bien por alteración del proceso de síntesis (colestasis intrahepática) o por obstrucción biliar al flujo (colestasis extrahepática), en la que la ausencia de pigmentos biliares en la luz intestinal provoca ausencia de pigmentación de las heces completa (acolia) o parcial (hipocolia), y existe prurito con mayor frecuencia por acumulación de ácidos biliares (Wong Becerra LW, 2022). La presencia de bilirrubinuria en una tira de orina se debe al aumento de la fracción sérica de la Br D-C e indica hepatopatía.

    ¿Cuáles son sus causas?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Algoritmo de manejo

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autoras

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.
    © Descargado el 03/03/2024 19:00:51 Para uso personal exclusivamente. No se permiten otros usos sin autorización. Copyright © . Elsevier Inc. Todos los derechos reservados.

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Estas son sus opciones

    ¿Necesita ayuda o más información? Llame al 932 415 960

    ¿Ya está registrado?

    Inicie sesión con su cuenta personal