Fisterra

    Herpes genital

    ¿De qué hablamos?


    El herpes genital (HG) es una infección viral crónica causada por el virus herpes simple (VHS), del que existen dos tipos: VHS-1 y VHS-2. Tradicionalmente se identificó al VHS-1 como causante de la mayor parte de las lesiones en labios, boca y córnea, y al VHS-2 de las lesiones herpéticas genitales. Sin embargo, ambos subtipos pueden afectar a cualquiera de las áreas referidas. De hecho, un estudio reciente encontró en Valencia que el VHS-1 era el responsable del 59,3% de los casos de herpes genital femenino (Magdaleno-Tapial J, 2020).

    En un estudio estadounidenses con personas de 14 a 49 años la seroprevalencia del VHS-1 fue del 53,9% con tendencia a la reducción y la de VHS-2 del 15,7% con tendencia estable (Bradley H, 2014). En mujeres embarazadas en Estados Unidos, la seroprevalencia del VHS-1 fue del 59,3%, la del VHS-2 del 21,1% y la seronegatividad del VHS del 30,6%. Las tasas de infección por VHS-2 son más altas en mujeres, afroamericanos, hombres que tienen relaciones sexuales con hombres y personas inmunodeprimidas (incluidas las personas seropositivas por VIH) (Patton ME, 2018; Patel R, 2017; Gnann JW Jr, 2016).

    El HG generalmente se transmite por contacto directo con la piel, mucosas o secreciones de la persona infectada, que puede tener síntomas o no, habitualmente mediante relaciones sexuales. La diseminación asintomática del VHS del tracto genital es la fuente más común de transmisión de la infección (Patel R, 2017; Gnann JW Jr, 2016).

    El periodo de incubación es habitualmente de 4 a 7 días, aunque puede variar entre 2 y 12. La media de duración de relaciones hasta el contagio del compañero sexual es de 3,5 meses y el número de relaciones 40 (Wald A, 2006). El virus permanece en los ganglios de forma indefinida. Puede contagiarse incluso en periodos asintomáticos.

    En la mayoría de las personas contagiadas la primoinfección es asintomática y, cuando existen síntomas, la clínica es muy variable. El HG es la causa más frecuente de úlcera genital (Gnann JW Jr, 2016; Gupta R, 2009).

    Las complicaciones son muy raras en individuos inmunocompetentes, aunque están descritos casos de meningitis aséptica, lesiones extragenitales y retención urinaria. Las personas con VIH u otra inmunodeficiencia pueden sufrir procesos más graves. Parece que los infectados previamente por el VHS-1 tienen una clínica más leve al infectarse por el VHS-2 (Corey L, 1983; Gupta R, 2009).

    El 70-90% de las personas con VHS-2 y el 20-50% con VHS-1 genital tiene un nuevo episodio en el primer año. Las recidivas se suelen espaciar a lo largo del tiempo, siempre más numerosas en los casos de VHS-2 que en los de VHS-1, aunque el 25% de los pacientes sufre un aumento de las recidivas después del cuarto año de infección. Las recidivas pueden ser asintomáticas o presentar una sintomatología similar a la de la primoinfección, pero de menor gravedad, sin síntomas generales (Gnann JW Jr, 2016; Patel R, 2017; Gupta R, 2009).

    El herpes neonatal se asocia a una alta morbilidad en lactantes. La transmisión ocurre con mayor frecuencia en el momento del parto. El riesgo de transmisión es más alto (30-50%) cuando el herpes genital primario se desarrolla en la madre durante la última etapa del embarazo porque no ha habido todavía transferencia de anticuerpos neutralizantes. El riesgo de transmisión es mayor en las primoinfecciones y con el VHS-1 (ACOG, 2020; Gnann JW Jr, 2016).

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autoras

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Herpes genital

    Fecha de revisión: 17/03/2021
    • Guía
    Índice de contenidos

    ¿De qué hablamos?


    El herpes genital (HG) es una infección viral crónica causada por el virus herpes simple (VHS), del que existen dos tipos: VHS-1 y VHS-2. Tradicionalmente se identificó al VHS-1 como causante de la mayor parte de las lesiones en labios, boca y córnea, y al VHS-2 de las lesiones herpéticas genitales. Sin embargo, ambos subtipos pueden afectar a cualquiera de las áreas referidas. De hecho, un estudio reciente encontró en Valencia que el VHS-1 era el responsable del 59,3% de los casos de herpes genital femenino (Magdaleno-Tapial J, 2020).

    En un estudio estadounidenses con personas de 14 a 49 años la seroprevalencia del VHS-1 fue del 53,9% con tendencia a la reducción y la de VHS-2 del 15,7% con tendencia estable (Bradley H, 2014). En mujeres embarazadas en Estados Unidos, la seroprevalencia del VHS-1 fue del 59,3%, la del VHS-2 del 21,1% y la seronegatividad del VHS del 30,6%. Las tasas de infección por VHS-2 son más altas en mujeres, afroamericanos, hombres que tienen relaciones sexuales con hombres y personas inmunodeprimidas (incluidas las personas seropositivas por VIH) (Patton ME, 2018; Patel R, 2017; Gnann JW Jr, 2016).

    El HG generalmente se transmite por contacto directo con la piel, mucosas o secreciones de la persona infectada, que puede tener síntomas o no, habitualmente mediante relaciones sexuales. La diseminación asintomática del VHS del tracto genital es la fuente más común de transmisión de la infección (Patel R, 2017; Gnann JW Jr, 2016).

    El periodo de incubación es habitualmente de 4 a 7 días, aunque puede variar entre 2 y 12. La media de duración de relaciones hasta el contagio del compañero sexual es de 3,5 meses y el número de relaciones 40 (Wald A, 2006). El virus permanece en los ganglios de forma indefinida. Puede contagiarse incluso en periodos asintomáticos.

    En la mayoría de las personas contagiadas la primoinfección es asintomática y, cuando existen síntomas, la clínica es muy variable. El HG es la causa más frecuente de úlcera genital (Gnann JW Jr, 2016; Gupta R, 2009).

    Las complicaciones son muy raras en individuos inmunocompetentes, aunque están descritos casos de meningitis aséptica, lesiones extragenitales y retención urinaria. Las personas con VIH u otra inmunodeficiencia pueden sufrir procesos más graves. Parece que los infectados previamente por el VHS-1 tienen una clínica más leve al infectarse por el VHS-2 (Corey L, 1983; Gupta R, 2009).

    El 70-90% de las personas con VHS-2 y el 20-50% con VHS-1 genital tiene un nuevo episodio en el primer año. Las recidivas se suelen espaciar a lo largo del tiempo, siempre más numerosas en los casos de VHS-2 que en los de VHS-1, aunque el 25% de los pacientes sufre un aumento de las recidivas después del cuarto año de infección. Las recidivas pueden ser asintomáticas o presentar una sintomatología similar a la de la primoinfección, pero de menor gravedad, sin síntomas generales (Gnann JW Jr, 2016; Patel R, 2017; Gupta R, 2009).

    El herpes neonatal se asocia a una alta morbilidad en lactantes. La transmisión ocurre con mayor frecuencia en el momento del parto. El riesgo de transmisión es más alto (30-50%) cuando el herpes genital primario se desarrolla en la madre durante la última etapa del embarazo porque no ha habido todavía transferencia de anticuerpos neutralizantes. El riesgo de transmisión es mayor en las primoinfecciones y con el VHS-1 (ACOG, 2020; Gnann JW Jr, 2016).

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autoras

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Herpes genital

    Fecha de revisión: 17/03/2021

    ¿De qué hablamos?


    El herpes genital (HG) es una infección viral crónica causada por el virus herpes simple (VHS), del que existen dos tipos: VHS-1 y VHS-2. Tradicionalmente se identificó al VHS-1 como causante de la mayor parte de las lesiones en labios, boca y córnea, y al VHS-2 de las lesiones herpéticas genitales. Sin embargo, ambos subtipos pueden afectar a cualquiera de las áreas referidas. De hecho, un estudio reciente encontró en Valencia que el VHS-1 era el responsable del 59,3% de los casos de herpes genital femenino (Magdaleno-Tapial J, 2020).

    En un estudio estadounidenses con personas de 14 a 49 años la seroprevalencia del VHS-1 fue del 53,9% con tendencia a la reducción y la de VHS-2 del 15,7% con tendencia estable (Bradley H, 2014). En mujeres embarazadas en Estados Unidos, la seroprevalencia del VHS-1 fue del 59,3%, la del VHS-2 del 21,1% y la seronegatividad del VHS del 30,6%. Las tasas de infección por VHS-2 son más altas en mujeres, afroamericanos, hombres que tienen relaciones sexuales con hombres y personas inmunodeprimidas (incluidas las personas seropositivas por VIH) (Patton ME, 2018; Patel R, 2017; Gnann JW Jr, 2016).

    El HG generalmente se transmite por contacto directo con la piel, mucosas o secreciones de la persona infectada, que puede tener síntomas o no, habitualmente mediante relaciones sexuales. La diseminación asintomática del VHS del tracto genital es la fuente más común de transmisión de la infección (Patel R, 2017; Gnann JW Jr, 2016).

    El periodo de incubación es habitualmente de 4 a 7 días, aunque puede variar entre 2 y 12. La media de duración de relaciones hasta el contagio del compañero sexual es de 3,5 meses y el número de relaciones 40 (Wald A, 2006). El virus permanece en los ganglios de forma indefinida. Puede contagiarse incluso en periodos asintomáticos.

    En la mayoría de las personas contagiadas la primoinfección es asintomática y, cuando existen síntomas, la clínica es muy variable. El HG es la causa más frecuente de úlcera genital (Gnann JW Jr, 2016; Gupta R, 2009).

    Las complicaciones son muy raras en individuos inmunocompetentes, aunque están descritos casos de meningitis aséptica, lesiones extragenitales y retención urinaria. Las personas con VIH u otra inmunodeficiencia pueden sufrir procesos más graves. Parece que los infectados previamente por el VHS-1 tienen una clínica más leve al infectarse por el VHS-2 (Corey L, 1983; Gupta R, 2009).

    El 70-90% de las personas con VHS-2 y el 20-50% con VHS-1 genital tiene un nuevo episodio en el primer año. Las recidivas se suelen espaciar a lo largo del tiempo, siempre más numerosas en los casos de VHS-2 que en los de VHS-1, aunque el 25% de los pacientes sufre un aumento de las recidivas después del cuarto año de infección. Las recidivas pueden ser asintomáticas o presentar una sintomatología similar a la de la primoinfección, pero de menor gravedad, sin síntomas generales (Gnann JW Jr, 2016; Patel R, 2017; Gupta R, 2009).

    El herpes neonatal se asocia a una alta morbilidad en lactantes. La transmisión ocurre con mayor frecuencia en el momento del parto. El riesgo de transmisión es más alto (30-50%) cuando el herpes genital primario se desarrolla en la madre durante la última etapa del embarazo porque no ha habido todavía transferencia de anticuerpos neutralizantes. El riesgo de transmisión es mayor en las primoinfecciones y con el VHS-1 (ACOG, 2020; Gnann JW Jr, 2016).

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autoras

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.
    © Descargado el 03/10/2022 15:01:02 Para uso personal exclusivamente. No se permiten otros usos sin autorización. Copyright © . Elsevier Inc. Todos los derechos reservados.

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Estas son sus opciones

    ¿Necesita ayuda o más información? Llame al 932 415 960

    ¿Ya está registrado?

    Inicie sesión con su cuenta personal