Fisterra

    Hemorragia digestiva baja

    ¿De qué hablamos?


    La hemorragia digestiva baja (HDB) históricamente se ha definido como el sangrado digestivo procedente de una fuente distal al ligamento de Treitz. Sin embargo, con la llegada de la enteroscopia la definición se ha modificado al sangrado digestivo distal a la válvula ileocecal. La hemorragia que procede del intestino delgado se denomina hemorragia digestiva media (ASGE, 2014).

    La hemorragia digestiva baja representa aproximadamente el 20% de todos los casos de sangrado gastrointestinal (Strate LL, 2016). Tiene una incidencia estimada del 33-87/100.000 habitantes y representa el 3% de las emergencias quirúrgicas (Oakland K, 2019).

    Estudios recientes indican que la incidencia de hospitalizaciones por HDB es similar a la del sangrado gastrointestinal superior, en gran parte debido a una disminución en los eventos gastrointestinales superiores. En la última década, la incidencia de hospitalización por hemorragia digestiva baja ha ido disminuyendo progresivamente hasta el 20-50/100.000 habitantes y, además, supone menos del 15% de las complicaciones intrahospitalarias (Lanas A, 2009).

    La presentación típica es la hematoquecia, aunque en casos aislados y en sangrados de colon derecho y ciego, podría presentarse como melenas.

    Según el tiempo de evolución, se clasifica en: aguda (menos de 3 días de duración, que puede cursar con inestabilidad hemodinámica, anemia y/o necesidad de transfusión sanguínea) o crónica (sangrado de forma continua o intermitente de varios días o semanas). Y puede ser leve, moderada o grave, según la cuantía de la hemorragia (Strate L, 2018).

    ¿Cuál es su causa?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo actuar?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Hemorragia digestiva baja

    Fecha de revisión: 12/09/2019
    • Guía
    Índice de contenidos

    ¿De qué hablamos?


    La hemorragia digestiva baja (HDB) históricamente se ha definido como el sangrado digestivo procedente de una fuente distal al ligamento de Treitz. Sin embargo, con la llegada de la enteroscopia la definición se ha modificado al sangrado digestivo distal a la válvula ileocecal. La hemorragia que procede del intestino delgado se denomina hemorragia digestiva media (ASGE, 2014).

    La hemorragia digestiva baja representa aproximadamente el 20% de todos los casos de sangrado gastrointestinal (Strate LL, 2016). Tiene una incidencia estimada del 33-87/100.000 habitantes y representa el 3% de las emergencias quirúrgicas (Oakland K, 2019).

    Estudios recientes indican que la incidencia de hospitalizaciones por HDB es similar a la del sangrado gastrointestinal superior, en gran parte debido a una disminución en los eventos gastrointestinales superiores. En la última década, la incidencia de hospitalización por hemorragia digestiva baja ha ido disminuyendo progresivamente hasta el 20-50/100.000 habitantes y, además, supone menos del 15% de las complicaciones intrahospitalarias (Lanas A, 2009).

    La presentación típica es la hematoquecia, aunque en casos aislados y en sangrados de colon derecho y ciego, podría presentarse como melenas.

    Según el tiempo de evolución, se clasifica en: aguda (menos de 3 días de duración, que puede cursar con inestabilidad hemodinámica, anemia y/o necesidad de transfusión sanguínea) o crónica (sangrado de forma continua o intermitente de varios días o semanas). Y puede ser leve, moderada o grave, según la cuantía de la hemorragia (Strate L, 2018).

    ¿Cuál es su causa?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo actuar?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Hemorragia digestiva baja

    Fecha de revisión: 12/09/2019

    ¿De qué hablamos?


    La hemorragia digestiva baja (HDB) históricamente se ha definido como el sangrado digestivo procedente de una fuente distal al ligamento de Treitz. Sin embargo, con la llegada de la enteroscopia la definición se ha modificado al sangrado digestivo distal a la válvula ileocecal. La hemorragia que procede del intestino delgado se denomina hemorragia digestiva media (ASGE, 2014).

    La hemorragia digestiva baja representa aproximadamente el 20% de todos los casos de sangrado gastrointestinal (Strate LL, 2016). Tiene una incidencia estimada del 33-87/100.000 habitantes y representa el 3% de las emergencias quirúrgicas (Oakland K, 2019).

    Estudios recientes indican que la incidencia de hospitalizaciones por HDB es similar a la del sangrado gastrointestinal superior, en gran parte debido a una disminución en los eventos gastrointestinales superiores. En la última década, la incidencia de hospitalización por hemorragia digestiva baja ha ido disminuyendo progresivamente hasta el 20-50/100.000 habitantes y, además, supone menos del 15% de las complicaciones intrahospitalarias (Lanas A, 2009).

    La presentación típica es la hematoquecia, aunque en casos aislados y en sangrados de colon derecho y ciego, podría presentarse como melenas.

    Según el tiempo de evolución, se clasifica en: aguda (menos de 3 días de duración, que puede cursar con inestabilidad hemodinámica, anemia y/o necesidad de transfusión sanguínea) o crónica (sangrado de forma continua o intermitente de varios días o semanas). Y puede ser leve, moderada o grave, según la cuantía de la hemorragia (Strate L, 2018).

    ¿Cuál es su causa?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo actuar?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.
    © Descargado el 05/10/2022 15:32:27 Para uso personal exclusivamente. No se permiten otros usos sin autorización. Copyright © . Elsevier Inc. Todos los derechos reservados.

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Estas son sus opciones

    ¿Necesita ayuda o más información? Llame al 932 415 960

    ¿Ya está registrado?

    Inicie sesión con su cuenta personal