Fisterra

    Hemospermia

    ¿De qué hablamos?


    La hemospermia (o hematospermia) se define como la presencia de sangre en el semen y es un signo que produce especial alarma en los pacientes que lo presentan. Algunas veces la sangre es visible de manera macroscópica, pero el término abarca también aquella sangre microscópica que se objetiva de manera incidental en un seminograma (Mathers MJ, 2017; Fuse H, 2011).

    El semen se forma tras la producción de esperma en los túbulos seminíferos de los testículos, sigue un recorrido a través de los conductos deferentes para juntarse con las secreciones de las vesículas seminales y de la próstata, y excretarse por la uretra prostática. Es en cualquier punto de este trayecto donde una infección, inflamación, obstrucción, alteración de la vascularización o tumoración pueden contribuir al sangrado y a la aparición de hemospermia.

    Suele ser autolimitada, de etiología benigna y más frecuente en varones menores de 40 años. Determinar su prevalencia real es difícil, aunque se estima que aparece aproximadamente en 1 de cada 5.000 varones y que constituye el 1% de todos los signos andrológicos y urológicos (Mathers MJ, 2017; Fuse H, 2011).

    Lo más importante a la hora de establecer un diagnóstico es la anamnesis. Para su valoración se establecen dos grupos de edad, uno de pacientes mayores de 40 años y otro de menores, siendo este último el grupo con mayor incidencia y con mejor pronóstico, dado su carácter principalmente benigno y autolimitado (Ahmad I, 2007; Mathers MJ, 2017). En mayores de 40 años son las lesiones de carácter iatrogénico, también benignas, la causa más frecuente, especialmente la biopsia prostática transrectal, que puede producir hemospermia en el 45% de los pacientes sometidos a dicha técnica (Raaijmakers R, 2002).

    ¿Cuáles son sus causas?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Hemospermia

    Fecha de revisión: 15/12/2022
    • Guía
    Índice de contenidos

    ¿De qué hablamos?


    La hemospermia (o hematospermia) se define como la presencia de sangre en el semen y es un signo que produce especial alarma en los pacientes que lo presentan. Algunas veces la sangre es visible de manera macroscópica, pero el término abarca también aquella sangre microscópica que se objetiva de manera incidental en un seminograma (Mathers MJ, 2017; Fuse H, 2011).

    El semen se forma tras la producción de esperma en los túbulos seminíferos de los testículos, sigue un recorrido a través de los conductos deferentes para juntarse con las secreciones de las vesículas seminales y de la próstata, y excretarse por la uretra prostática. Es en cualquier punto de este trayecto donde una infección, inflamación, obstrucción, alteración de la vascularización o tumoración pueden contribuir al sangrado y a la aparición de hemospermia.

    Suele ser autolimitada, de etiología benigna y más frecuente en varones menores de 40 años. Determinar su prevalencia real es difícil, aunque se estima que aparece aproximadamente en 1 de cada 5.000 varones y que constituye el 1% de todos los signos andrológicos y urológicos (Mathers MJ, 2017; Fuse H, 2011).

    Lo más importante a la hora de establecer un diagnóstico es la anamnesis. Para su valoración se establecen dos grupos de edad, uno de pacientes mayores de 40 años y otro de menores, siendo este último el grupo con mayor incidencia y con mejor pronóstico, dado su carácter principalmente benigno y autolimitado (Ahmad I, 2007; Mathers MJ, 2017). En mayores de 40 años son las lesiones de carácter iatrogénico, también benignas, la causa más frecuente, especialmente la biopsia prostática transrectal, que puede producir hemospermia en el 45% de los pacientes sometidos a dicha técnica (Raaijmakers R, 2002).

    ¿Cuáles son sus causas?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Hemospermia

    Fecha de revisión: 15/12/2022

    ¿De qué hablamos?


    La hemospermia (o hematospermia) se define como la presencia de sangre en el semen y es un signo que produce especial alarma en los pacientes que lo presentan. Algunas veces la sangre es visible de manera macroscópica, pero el término abarca también aquella sangre microscópica que se objetiva de manera incidental en un seminograma (Mathers MJ, 2017; Fuse H, 2011).

    El semen se forma tras la producción de esperma en los túbulos seminíferos de los testículos, sigue un recorrido a través de los conductos deferentes para juntarse con las secreciones de las vesículas seminales y de la próstata, y excretarse por la uretra prostática. Es en cualquier punto de este trayecto donde una infección, inflamación, obstrucción, alteración de la vascularización o tumoración pueden contribuir al sangrado y a la aparición de hemospermia.

    Suele ser autolimitada, de etiología benigna y más frecuente en varones menores de 40 años. Determinar su prevalencia real es difícil, aunque se estima que aparece aproximadamente en 1 de cada 5.000 varones y que constituye el 1% de todos los signos andrológicos y urológicos (Mathers MJ, 2017; Fuse H, 2011).

    Lo más importante a la hora de establecer un diagnóstico es la anamnesis. Para su valoración se establecen dos grupos de edad, uno de pacientes mayores de 40 años y otro de menores, siendo este último el grupo con mayor incidencia y con mejor pronóstico, dado su carácter principalmente benigno y autolimitado (Ahmad I, 2007; Mathers MJ, 2017). En mayores de 40 años son las lesiones de carácter iatrogénico, también benignas, la causa más frecuente, especialmente la biopsia prostática transrectal, que puede producir hemospermia en el 45% de los pacientes sometidos a dicha técnica (Raaijmakers R, 2002).

    ¿Cuáles son sus causas?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.
    © Descargado el 18/05/2024 6:07:42 Para uso personal exclusivamente. No se permiten otros usos sin autorización. Copyright © . Elsevier Inc. Todos los derechos reservados.

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Estas son sus opciones

    ¿Necesita ayuda o más información? Llame al 932 415 960

    ¿Ya está registrado?

    Inicie sesión con su cuenta personal