Fisterra

    Foliculitis bacteriana

    ¿Qué es la foliculitis?


    La foliculitis bacteriana es una infección que afecta al folículo piloso y que generalmente se limita a la epidermis. Suele cursar con pequeñas pápulas o pústulas perifoliculares sobre una base eritematosa. Cuando es más profunda se manifiesta como placas y nódulos, es dolorosa y cura con cicatrices. Existen formas más complicadas como los forúnculos y el ántrax (Laureano AC, 2014; Ramakrishnan K, 2015; Breen JO, 2010).

    El forúnculo es una forma necrotizante de foliculitis que afecta al tejido subcutáneo. Se suele iniciar con un nódulo doloroso que presenta una pústula central, con más frecuencia en áreas de roce y sudoración (nalgas, muslos, ingle). El ántrax es una lesión más extensa por la confluencia de folículos necrosados con varios orificios y pústulas (imagen en espumadera) (Aragüés M, 2007; Breen JO, 2010).

    La causa más frecuente de la foliculitis bacteriana es la infección por el Staphylococcus aureus. Otros gérmenes que también pueden causarla son: Pseudomona aeruginosa, estreptococos, Proteus y otros bacilos gram negativos (Breen JO, 2010).

    La inmunodeficiencia de cualquier origen es un factor de riesgo para desarrollar foliculitis. Otras enfermedades y circunstancias que pueden favorecerla son: diabetes, enfermedades cutáneas pruriginosas, afeitado o depilación con cera, exposición laboral a productos químicos (aceites, DDT), personal sanitario y militar, administración tópica excesiva de antibióticos o corticoides, exposición a aguas contaminadas en piscinas o baños calientes, hiperhidratación, oclusión de una zona de piel y portadores nasales de Staphylococcus aureus (Ramakrishnan K, 2015; Luelmo-Aguilar J, 2004).

    Además de la foliculitis bacteriana, que es la más frecuente, existen otras formas de foliculitis infecciosa: vírica (herpes virus, molusco contagioso), fúngica (cándida, Malassezia) y parasitaria (sarna). Otras foliculitis no infecciosas: medicamentosa (corticoides, inmunosupresores, litio, tuberculostáticos), química, eosinofílica, etc. (Sardana K, 2014; Durdu M, 2013).

    Foliculitis recidivante
    Lesiones parcheadas con pústulas foliculares que forman costras salpicadas por el cuero cabelludo

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autoras

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Foliculitis bacteriana

    Fecha de revisión: 16/09/2022
    • Guía
    Índice de contenidos

    ¿Qué es la foliculitis?


    La foliculitis bacteriana es una infección que afecta al folículo piloso y que generalmente se limita a la epidermis. Suele cursar con pequeñas pápulas o pústulas perifoliculares sobre una base eritematosa. Cuando es más profunda se manifiesta como placas y nódulos, es dolorosa y cura con cicatrices. Existen formas más complicadas como los forúnculos y el ántrax (Laureano AC, 2014; Ramakrishnan K, 2015; Breen JO, 2010).

    El forúnculo es una forma necrotizante de foliculitis que afecta al tejido subcutáneo. Se suele iniciar con un nódulo doloroso que presenta una pústula central, con más frecuencia en áreas de roce y sudoración (nalgas, muslos, ingle). El ántrax es una lesión más extensa por la confluencia de folículos necrosados con varios orificios y pústulas (imagen en espumadera) (Aragüés M, 2007; Breen JO, 2010).

    La causa más frecuente de la foliculitis bacteriana es la infección por el Staphylococcus aureus. Otros gérmenes que también pueden causarla son: Pseudomona aeruginosa, estreptococos, Proteus y otros bacilos gram negativos (Breen JO, 2010).

    La inmunodeficiencia de cualquier origen es un factor de riesgo para desarrollar foliculitis. Otras enfermedades y circunstancias que pueden favorecerla son: diabetes, enfermedades cutáneas pruriginosas, afeitado o depilación con cera, exposición laboral a productos químicos (aceites, DDT), personal sanitario y militar, administración tópica excesiva de antibióticos o corticoides, exposición a aguas contaminadas en piscinas o baños calientes, hiperhidratación, oclusión de una zona de piel y portadores nasales de Staphylococcus aureus (Ramakrishnan K, 2015; Luelmo-Aguilar J, 2004).

    Además de la foliculitis bacteriana, que es la más frecuente, existen otras formas de foliculitis infecciosa: vírica (herpes virus, molusco contagioso), fúngica (cándida, Malassezia) y parasitaria (sarna). Otras foliculitis no infecciosas: medicamentosa (corticoides, inmunosupresores, litio, tuberculostáticos), química, eosinofílica, etc. (Sardana K, 2014; Durdu M, 2013).

    Foliculitis recidivante
    Lesiones parcheadas con pústulas foliculares que forman costras salpicadas por el cuero cabelludo

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autoras

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Foliculitis bacteriana

    Fecha de revisión: 16/09/2022

    ¿Qué es la foliculitis?


    La foliculitis bacteriana es una infección que afecta al folículo piloso y que generalmente se limita a la epidermis. Suele cursar con pequeñas pápulas o pústulas perifoliculares sobre una base eritematosa. Cuando es más profunda se manifiesta como placas y nódulos, es dolorosa y cura con cicatrices. Existen formas más complicadas como los forúnculos y el ántrax (Laureano AC, 2014; Ramakrishnan K, 2015; Breen JO, 2010).

    El forúnculo es una forma necrotizante de foliculitis que afecta al tejido subcutáneo. Se suele iniciar con un nódulo doloroso que presenta una pústula central, con más frecuencia en áreas de roce y sudoración (nalgas, muslos, ingle). El ántrax es una lesión más extensa por la confluencia de folículos necrosados con varios orificios y pústulas (imagen en espumadera) (Aragüés M, 2007; Breen JO, 2010).

    La causa más frecuente de la foliculitis bacteriana es la infección por el Staphylococcus aureus. Otros gérmenes que también pueden causarla son: Pseudomona aeruginosa, estreptococos, Proteus y otros bacilos gram negativos (Breen JO, 2010).

    La inmunodeficiencia de cualquier origen es un factor de riesgo para desarrollar foliculitis. Otras enfermedades y circunstancias que pueden favorecerla son: diabetes, enfermedades cutáneas pruriginosas, afeitado o depilación con cera, exposición laboral a productos químicos (aceites, DDT), personal sanitario y militar, administración tópica excesiva de antibióticos o corticoides, exposición a aguas contaminadas en piscinas o baños calientes, hiperhidratación, oclusión de una zona de piel y portadores nasales de Staphylococcus aureus (Ramakrishnan K, 2015; Luelmo-Aguilar J, 2004).

    Además de la foliculitis bacteriana, que es la más frecuente, existen otras formas de foliculitis infecciosa: vírica (herpes virus, molusco contagioso), fúngica (cándida, Malassezia) y parasitaria (sarna). Otras foliculitis no infecciosas: medicamentosa (corticoides, inmunosupresores, litio, tuberculostáticos), química, eosinofílica, etc. (Sardana K, 2014; Durdu M, 2013).

    Foliculitis recidivante
    Lesiones parcheadas con pústulas foliculares que forman costras salpicadas por el cuero cabelludo

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autoras

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.
    © Descargado el 02/10/2022 6:08:35 Para uso personal exclusivamente. No se permiten otros usos sin autorización. Copyright © . Elsevier Inc. Todos los derechos reservados.

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Estas son sus opciones

    ¿Necesita ayuda o más información? Llame al 932 415 960

    ¿Ya está registrado?

    Inicie sesión con su cuenta personal