Fisterra

    Fascitis plantar

    ¿De qué hablamos?


    La fascitis plantar (FP) es un proceso degenerativo y crónico, más que inflamatorio, que afecta a la fascia plantar o aponeurosis plantar que es un tejido fibroso organizado en bandas que se extiende desde la tuberosidad anterior del calcáneo hasta los dedos. Por esta razón, un término más adecuado sería el de faciosis o fasciopatia plantar, aunque se utiliza el término fascitis para los periodos con más inflamación (Trojian T, 2019; Motley T, 2021).

    Su prevalencia se estima entre el 3,6 al 7% en población general, llegando al 8% en corredores. Es más frecuente entre los 40-60 años, aunque en atletas puede manifestarse antes y en un tercio de los casos es bilateral (Trojian T, 2019; Motley T, 2021).

    Su etiología es desconocida y podría relacionarse con un desequilibrio biomecánico y con microtraumas repetidos. Los factores de riesgo para su desarrollo se exponen en la tabla 1 (Beeson P, 2014; Monteagudo M, 2018; Trojian T, 2019; Motley T, 2021; Hamstra-Wright KL, 2021):

    Tabla 1. Factores de riesgo para el desarrollo de fascitis plantar.
    Factores intrínsecos
    • Edad.
    • Obesidad.
    • Enfermedades sistémicas (artritis reumatoide, espondilitis anquilopoyética o diabetes).
    • Infecciones (retroviral y raramente infección gonocócica o tuberculosis).
    • Fármacos (fluoroquinolonas y quimioterapia).
    • Pies planos o cavos, ángulo de dorsiflexión del pie limitado, musculatura intrínseca del pie y flexora plantar débil, acortamiento del tendón de Aquiles, hiperpronación del tobillo.
    Factores extrínsecos
    • Carga de pesos prolongada.
    • Microtraumas.
    • Realización de deporte con mal entrenamiento y uso de zapatos inadecuados para ello.
    • Posturas durante el sueño que favorezcan la contractura de los músculos de las piernas.

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autoras

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Fascitis plantar

    Fecha de revisión: 23/12/2021
    • Guía
    Índice de contenidos

    ¿De qué hablamos?


    La fascitis plantar (FP) es un proceso degenerativo y crónico, más que inflamatorio, que afecta a la fascia plantar o aponeurosis plantar que es un tejido fibroso organizado en bandas que se extiende desde la tuberosidad anterior del calcáneo hasta los dedos. Por esta razón, un término más adecuado sería el de faciosis o fasciopatia plantar, aunque se utiliza el término fascitis para los periodos con más inflamación (Trojian T, 2019; Motley T, 2021).

    Su prevalencia se estima entre el 3,6 al 7% en población general, llegando al 8% en corredores. Es más frecuente entre los 40-60 años, aunque en atletas puede manifestarse antes y en un tercio de los casos es bilateral (Trojian T, 2019; Motley T, 2021).

    Su etiología es desconocida y podría relacionarse con un desequilibrio biomecánico y con microtraumas repetidos. Los factores de riesgo para su desarrollo se exponen en la tabla 1 (Beeson P, 2014; Monteagudo M, 2018; Trojian T, 2019; Motley T, 2021; Hamstra-Wright KL, 2021):

    Tabla 1. Factores de riesgo para el desarrollo de fascitis plantar.
    Factores intrínsecos
    • Edad.
    • Obesidad.
    • Enfermedades sistémicas (artritis reumatoide, espondilitis anquilopoyética o diabetes).
    • Infecciones (retroviral y raramente infección gonocócica o tuberculosis).
    • Fármacos (fluoroquinolonas y quimioterapia).
    • Pies planos o cavos, ángulo de dorsiflexión del pie limitado, musculatura intrínseca del pie y flexora plantar débil, acortamiento del tendón de Aquiles, hiperpronación del tobillo.
    Factores extrínsecos
    • Carga de pesos prolongada.
    • Microtraumas.
    • Realización de deporte con mal entrenamiento y uso de zapatos inadecuados para ello.
    • Posturas durante el sueño que favorezcan la contractura de los músculos de las piernas.

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autoras

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Fascitis plantar

    Fecha de revisión: 23/12/2021

    ¿De qué hablamos?


    La fascitis plantar (FP) es un proceso degenerativo y crónico, más que inflamatorio, que afecta a la fascia plantar o aponeurosis plantar que es un tejido fibroso organizado en bandas que se extiende desde la tuberosidad anterior del calcáneo hasta los dedos. Por esta razón, un término más adecuado sería el de faciosis o fasciopatia plantar, aunque se utiliza el término fascitis para los periodos con más inflamación (Trojian T, 2019; Motley T, 2021).

    Su prevalencia se estima entre el 3,6 al 7% en población general, llegando al 8% en corredores. Es más frecuente entre los 40-60 años, aunque en atletas puede manifestarse antes y en un tercio de los casos es bilateral (Trojian T, 2019; Motley T, 2021).

    Su etiología es desconocida y podría relacionarse con un desequilibrio biomecánico y con microtraumas repetidos. Los factores de riesgo para su desarrollo se exponen en la tabla 1 (Beeson P, 2014; Monteagudo M, 2018; Trojian T, 2019; Motley T, 2021; Hamstra-Wright KL, 2021):

    Tabla 1. Factores de riesgo para el desarrollo de fascitis plantar.
    Factores intrínsecos
    • Edad.
    • Obesidad.
    • Enfermedades sistémicas (artritis reumatoide, espondilitis anquilopoyética o diabetes).
    • Infecciones (retroviral y raramente infección gonocócica o tuberculosis).
    • Fármacos (fluoroquinolonas y quimioterapia).
    • Pies planos o cavos, ángulo de dorsiflexión del pie limitado, musculatura intrínseca del pie y flexora plantar débil, acortamiento del tendón de Aquiles, hiperpronación del tobillo.
    Factores extrínsecos
    • Carga de pesos prolongada.
    • Microtraumas.
    • Realización de deporte con mal entrenamiento y uso de zapatos inadecuados para ello.
    • Posturas durante el sueño que favorezcan la contractura de los músculos de las piernas.

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autoras

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.
    © Descargado el 02/12/2022 1:57:59 Para uso personal exclusivamente. No se permiten otros usos sin autorización. Copyright © . Elsevier Inc. Todos los derechos reservados.

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Estas son sus opciones

    ¿Necesita ayuda o más información? Llame al 932 415 960

    ¿Ya está registrado?

    Inicie sesión con su cuenta personal