Fisterra

    Esguinces y distensiones musculares

    ¿De qué hablamos?


    Las distensiones musculares son estiramientos o rotura de músculos y tendones. Esguinces son estiramientos o rotura de ligamentos que rodean y estabilizan una articulación.

    Las lesiones musculares ocurren casi siempre en la unión músculotendinosa (Noonan TJ, 1992), habitualmente se presentan en músculos que realizan contracciones excéntricas poderosas (contracción mientras el músculo se alarga), se originan e insertan en dos articulaciones y aquellos que tienen predominantemente fibras tipo II (de activación rápida, explosiva). El grupo muscular afectado con más frecuencia es el de los isquiotibiales (semitendinoso, semimembranoso y bíceps femoral), sobre todo el bíceps femoral, con una tasa de incidencia de 3,05 por 10.000 exposiciones (Dalton SL, 2015) proporción del 12-26% de todas las lesiones músculo-esqueléticas deportivas, dependiendo del tipo de deporte, y tasa de recurrencia del 16-32%, seguido de recto femoral, columna cervical y lumbar y pantorrilla (más frecuente el gastrocnemio medio).

    Tanto las distensiones como los esguinces son más frecuentes en deportistas pero pueden afectar a cualquier persona.

    Las distensiones musculares de los isquiotibiales se producen fundamentalmente en movimientos o deportes de aceleración, correr a gran velocidad o esprintar y dar patadas a un balón (fútbol, rugby, etc.). La distensión muscular del gastrocnemio medio (también llamada pierna de tenista) se produce con movimientos balísticos, de salto y de inicio repentino de un sprint (pasando el tobillo de una posición de flexión plantar a una de dorsiflexión estando la rodilla extendida, como en tenis, fútbol, baloncesto o tracking). La distensión muscular cervical y lumbar son diagnósticos inespecíficos relacionados con posturas forzadas cervicales o lumbares por espasmo, alteración postural, o carga excesiva (levantar un objeto pesado o levantar un objeto mientras se gira el cuerpo).

    El esguince de tobillo (Doherty C, 2014), sobre todo el lateral, es la lesión más común en poblaciones físicamente activas (3-5% de todas las visitas a los servicios de urgencias en Gran Bretaña, incidencia de 11,55 por mil exposiciones o actividades deportivas en las que pudo sufrir un esguince). También se producen con frecuencia en la articulación del tobillo, rodilla y muñeca.

    Las lesiones musculares y de ligamentos se clasifican en tres grados:

    • Grado I (leve) o distensión: puede haber un grado menor de rotura microscópica muscular o de ligamento sin ningún defecto macroscópico.
    • Grado II (moderada) o rotura parcial: representa una disrupción incompleta de fibras musculares o de ligamentos.
    • Grado III (severa) o rotura completa: rotura completa del músculo o de ligamentos con pérdida total o casi total de la función.

    Esta clasificación es la tradicional en función del grado de lesión histológica en distensiones musculares aunque resulta poco útil para diferenciar entre la amplia variedad de lesiones y el posible reinicio de la actividad deportiva, sobre todo en el deporte profesional, proponiéndose otras clasificaciones (que también engloba esta), que combinan diagnóstico clínico e imagen (Mueller-Wohlfahrt HW, 2013) e introducen términos como desorden muscular inducido por fatiga, de comienzo retardado, neuromuscular relacionado con la columna o con el propio músculo.

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Esguinces y distensiones musculares

    Fecha de revisión: 28/12/2017
    • Guía
    Índice de contenidos

    ¿De qué hablamos?


    Las distensiones musculares son estiramientos o rotura de músculos y tendones. Esguinces son estiramientos o rotura de ligamentos que rodean y estabilizan una articulación.

    Las lesiones musculares ocurren casi siempre en la unión músculotendinosa (Noonan TJ, 1992), habitualmente se presentan en músculos que realizan contracciones excéntricas poderosas (contracción mientras el músculo se alarga), se originan e insertan en dos articulaciones y aquellos que tienen predominantemente fibras tipo II (de activación rápida, explosiva). El grupo muscular afectado con más frecuencia es el de los isquiotibiales (semitendinoso, semimembranoso y bíceps femoral), sobre todo el bíceps femoral, con una tasa de incidencia de 3,05 por 10.000 exposiciones (Dalton SL, 2015) proporción del 12-26% de todas las lesiones músculo-esqueléticas deportivas, dependiendo del tipo de deporte, y tasa de recurrencia del 16-32%, seguido de recto femoral, columna cervical y lumbar y pantorrilla (más frecuente el gastrocnemio medio).

    Tanto las distensiones como los esguinces son más frecuentes en deportistas pero pueden afectar a cualquier persona.

    Las distensiones musculares de los isquiotibiales se producen fundamentalmente en movimientos o deportes de aceleración, correr a gran velocidad o esprintar y dar patadas a un balón (fútbol, rugby, etc.). La distensión muscular del gastrocnemio medio (también llamada pierna de tenista) se produce con movimientos balísticos, de salto y de inicio repentino de un sprint (pasando el tobillo de una posición de flexión plantar a una de dorsiflexión estando la rodilla extendida, como en tenis, fútbol, baloncesto o tracking). La distensión muscular cervical y lumbar son diagnósticos inespecíficos relacionados con posturas forzadas cervicales o lumbares por espasmo, alteración postural, o carga excesiva (levantar un objeto pesado o levantar un objeto mientras se gira el cuerpo).

    El esguince de tobillo (Doherty C, 2014), sobre todo el lateral, es la lesión más común en poblaciones físicamente activas (3-5% de todas las visitas a los servicios de urgencias en Gran Bretaña, incidencia de 11,55 por mil exposiciones o actividades deportivas en las que pudo sufrir un esguince). También se producen con frecuencia en la articulación del tobillo, rodilla y muñeca.

    Las lesiones musculares y de ligamentos se clasifican en tres grados:

    • Grado I (leve) o distensión: puede haber un grado menor de rotura microscópica muscular o de ligamento sin ningún defecto macroscópico.
    • Grado II (moderada) o rotura parcial: representa una disrupción incompleta de fibras musculares o de ligamentos.
    • Grado III (severa) o rotura completa: rotura completa del músculo o de ligamentos con pérdida total o casi total de la función.

    Esta clasificación es la tradicional en función del grado de lesión histológica en distensiones musculares aunque resulta poco útil para diferenciar entre la amplia variedad de lesiones y el posible reinicio de la actividad deportiva, sobre todo en el deporte profesional, proponiéndose otras clasificaciones (que también engloba esta), que combinan diagnóstico clínico e imagen (Mueller-Wohlfahrt HW, 2013) e introducen términos como desorden muscular inducido por fatiga, de comienzo retardado, neuromuscular relacionado con la columna o con el propio músculo.

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Cursos relacionados

    Esguinces y distensiones musculares

    Fecha de revisión: 28/12/2017

    ¿De qué hablamos?


    Las distensiones musculares son estiramientos o rotura de músculos y tendones. Esguinces son estiramientos o rotura de ligamentos que rodean y estabilizan una articulación.

    Las lesiones musculares ocurren casi siempre en la unión músculotendinosa (Noonan TJ, 1992), habitualmente se presentan en músculos que realizan contracciones excéntricas poderosas (contracción mientras el músculo se alarga), se originan e insertan en dos articulaciones y aquellos que tienen predominantemente fibras tipo II (de activación rápida, explosiva). El grupo muscular afectado con más frecuencia es el de los isquiotibiales (semitendinoso, semimembranoso y bíceps femoral), sobre todo el bíceps femoral, con una tasa de incidencia de 3,05 por 10.000 exposiciones (Dalton SL, 2015) proporción del 12-26% de todas las lesiones músculo-esqueléticas deportivas, dependiendo del tipo de deporte, y tasa de recurrencia del 16-32%, seguido de recto femoral, columna cervical y lumbar y pantorrilla (más frecuente el gastrocnemio medio).

    Tanto las distensiones como los esguinces son más frecuentes en deportistas pero pueden afectar a cualquier persona.

    Las distensiones musculares de los isquiotibiales se producen fundamentalmente en movimientos o deportes de aceleración, correr a gran velocidad o esprintar y dar patadas a un balón (fútbol, rugby, etc.). La distensión muscular del gastrocnemio medio (también llamada pierna de tenista) se produce con movimientos balísticos, de salto y de inicio repentino de un sprint (pasando el tobillo de una posición de flexión plantar a una de dorsiflexión estando la rodilla extendida, como en tenis, fútbol, baloncesto o tracking). La distensión muscular cervical y lumbar son diagnósticos inespecíficos relacionados con posturas forzadas cervicales o lumbares por espasmo, alteración postural, o carga excesiva (levantar un objeto pesado o levantar un objeto mientras se gira el cuerpo).

    El esguince de tobillo (Doherty C, 2014), sobre todo el lateral, es la lesión más común en poblaciones físicamente activas (3-5% de todas las visitas a los servicios de urgencias en Gran Bretaña, incidencia de 11,55 por mil exposiciones o actividades deportivas en las que pudo sufrir un esguince). También se producen con frecuencia en la articulación del tobillo, rodilla y muñeca.

    Las lesiones musculares y de ligamentos se clasifican en tres grados:

    • Grado I (leve) o distensión: puede haber un grado menor de rotura microscópica muscular o de ligamento sin ningún defecto macroscópico.
    • Grado II (moderada) o rotura parcial: representa una disrupción incompleta de fibras musculares o de ligamentos.
    • Grado III (severa) o rotura completa: rotura completa del músculo o de ligamentos con pérdida total o casi total de la función.

    Esta clasificación es la tradicional en función del grado de lesión histológica en distensiones musculares aunque resulta poco útil para diferenciar entre la amplia variedad de lesiones y el posible reinicio de la actividad deportiva, sobre todo en el deporte profesional, proponiéndose otras clasificaciones (que también engloba esta), que combinan diagnóstico clínico e imagen (Mueller-Wohlfahrt HW, 2013) e introducen términos como desorden muscular inducido por fatiga, de comienzo retardado, neuromuscular relacionado con la columna o con el propio músculo.

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.
    © Descargado el 01/12/2022 11:24:53 Para uso personal exclusivamente. No se permiten otros usos sin autorización. Copyright © . Elsevier Inc. Todos los derechos reservados.

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Estas son sus opciones

    ¿Necesita ayuda o más información? Llame al 932 415 960

    ¿Ya está registrado?

    Inicie sesión con su cuenta personal