Fisterra

    Enfermedad tromboembólica en el paciente con cáncer

    ¿De qué hablamos?


    Se denomina enfermedad tromboembólica venosa a la entidad clínica constituida por la trombosis venosa profunda y por la embolia pulmonar (Khorana AA, 2009). Se caracteriza por la formación de un trombo que puede suceder a cualquier nivel del sistema venoso, aunque lo más frecuente es que ocurra a nivel del sistema venoso profundo de las extremidades inferiores o a nivel del sistema venoso pulmonar.

    El cáncer es un factor de alto riesgo para el desarrollo de tromboembolismo venoso, principalmente en los primeros meses tras el diagnóstico o cuando el paciente presenta enfermedad metastásica diseminada. En muchas ocasiones, la trombosis venosa profunda antecede en meses o años al diagnóstico del cáncer. La enfermedad tromboembólica es una de las causas principales de mortalidad en pacientes con cáncer.

    La incidencia de la enfermedad tromboembólica en pacientes con neoplasias oscila entre el 1-8% pudiendo alcanzar hasta el 20% en tumores de alto riesgo (Timp JF, 2013). El tratamiento quimioterápico incrementa el riesgo en 6,5 veces (Lyman GH, 2013) la posibilidad de presentar un episodio tromboembólico, elevándose dicha posibilidad con el aumento del número de factores de riesgo (Kröger K, 2006).

    El riesgo de embolismo pulmonar mortal en pacientes con cáncer sometidos a cirugía es tres veces superior al de pacientes sin cáncer sometidos al mismo tipo de intervención. La prevención, así como el diagnóstico y tratamiento precoz de esta enfermedad, es de vital importancia, tanto por su morbilidad como, sobre todo, por la mortalidad que genera, constituyendo la segunda causa de muerte en este grupo de pacientes (Khorana AA, 2007).

    Existen diversos factores que justifican el mayor riesgo de tromboembolismo en pacientes con cáncer:

    • Estado de hipercoagulabilidad por secreción de sustancias procoagulantes.
    • Compresión y/o invasión tumoral de estructuras vasculares.
    • Utilización de catéteres venosos centrales.
    • Terapia hormonal (tamoxifeno) o fármacos quimioterápicos (talidomida, bevacizumab) (Khorana AA, 2009).

    El tromboembolismo es más frecuente en los pacientes con cáncer de origen gastrointestinal, pulmonar, cerebral, renal, ovárico, hematológico o en los que presentan enfermedad metastásica diseminada (Lyman GH, 2013). Son tumores de alto riesgo el cáncer de estómago y el de páncreas (Mandalá M, 2011).

    Los pacientes con cáncer que han presentado un episodio de enfermedad tromboembólica y que están en tratamiento anticoagulante presentan de dos a cuatro veces más riesgo de recurrencia de la misma o de complicaciones hemorrágicas mayores que los pacientes sin cáncer (Prandoni P, 2005).

    ¿Cómo se previene?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se diagnostica y se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autor

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Enfermedad tromboembólica en el paciente con cáncer

    Fecha de revisión: 15/09/2017
    Fecha de actualización: 04/03/2019
    • Guía
    Índice de contenidos

    ¿De qué hablamos?


    Se denomina enfermedad tromboembólica venosa a la entidad clínica constituida por la trombosis venosa profunda y por la embolia pulmonar (Khorana AA, 2009). Se caracteriza por la formación de un trombo que puede suceder a cualquier nivel del sistema venoso, aunque lo más frecuente es que ocurra a nivel del sistema venoso profundo de las extremidades inferiores o a nivel del sistema venoso pulmonar.

    El cáncer es un factor de alto riesgo para el desarrollo de tromboembolismo venoso, principalmente en los primeros meses tras el diagnóstico o cuando el paciente presenta enfermedad metastásica diseminada. En muchas ocasiones, la trombosis venosa profunda antecede en meses o años al diagnóstico del cáncer. La enfermedad tromboembólica es una de las causas principales de mortalidad en pacientes con cáncer.

    La incidencia de la enfermedad tromboembólica en pacientes con neoplasias oscila entre el 1-8% pudiendo alcanzar hasta el 20% en tumores de alto riesgo (Timp JF, 2013). El tratamiento quimioterápico incrementa el riesgo en 6,5 veces (Lyman GH, 2013) la posibilidad de presentar un episodio tromboembólico, elevándose dicha posibilidad con el aumento del número de factores de riesgo (Kröger K, 2006).

    El riesgo de embolismo pulmonar mortal en pacientes con cáncer sometidos a cirugía es tres veces superior al de pacientes sin cáncer sometidos al mismo tipo de intervención. La prevención, así como el diagnóstico y tratamiento precoz de esta enfermedad, es de vital importancia, tanto por su morbilidad como, sobre todo, por la mortalidad que genera, constituyendo la segunda causa de muerte en este grupo de pacientes (Khorana AA, 2007).

    Existen diversos factores que justifican el mayor riesgo de tromboembolismo en pacientes con cáncer:

    • Estado de hipercoagulabilidad por secreción de sustancias procoagulantes.
    • Compresión y/o invasión tumoral de estructuras vasculares.
    • Utilización de catéteres venosos centrales.
    • Terapia hormonal (tamoxifeno) o fármacos quimioterápicos (talidomida, bevacizumab) (Khorana AA, 2009).

    El tromboembolismo es más frecuente en los pacientes con cáncer de origen gastrointestinal, pulmonar, cerebral, renal, ovárico, hematológico o en los que presentan enfermedad metastásica diseminada (Lyman GH, 2013). Son tumores de alto riesgo el cáncer de estómago y el de páncreas (Mandalá M, 2011).

    Los pacientes con cáncer que han presentado un episodio de enfermedad tromboembólica y que están en tratamiento anticoagulante presentan de dos a cuatro veces más riesgo de recurrencia de la misma o de complicaciones hemorrágicas mayores que los pacientes sin cáncer (Prandoni P, 2005).

    ¿Cómo se previene?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se diagnostica y se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autor

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Enfermedad tromboembólica en el paciente con cáncer

    Fecha de revisión: 15/09/2017
    Fecha de actualización: 04/03/2019

    ¿De qué hablamos?


    Se denomina enfermedad tromboembólica venosa a la entidad clínica constituida por la trombosis venosa profunda y por la embolia pulmonar (Khorana AA, 2009). Se caracteriza por la formación de un trombo que puede suceder a cualquier nivel del sistema venoso, aunque lo más frecuente es que ocurra a nivel del sistema venoso profundo de las extremidades inferiores o a nivel del sistema venoso pulmonar.

    El cáncer es un factor de alto riesgo para el desarrollo de tromboembolismo venoso, principalmente en los primeros meses tras el diagnóstico o cuando el paciente presenta enfermedad metastásica diseminada. En muchas ocasiones, la trombosis venosa profunda antecede en meses o años al diagnóstico del cáncer. La enfermedad tromboembólica es una de las causas principales de mortalidad en pacientes con cáncer.

    La incidencia de la enfermedad tromboembólica en pacientes con neoplasias oscila entre el 1-8% pudiendo alcanzar hasta el 20% en tumores de alto riesgo (Timp JF, 2013). El tratamiento quimioterápico incrementa el riesgo en 6,5 veces (Lyman GH, 2013) la posibilidad de presentar un episodio tromboembólico, elevándose dicha posibilidad con el aumento del número de factores de riesgo (Kröger K, 2006).

    El riesgo de embolismo pulmonar mortal en pacientes con cáncer sometidos a cirugía es tres veces superior al de pacientes sin cáncer sometidos al mismo tipo de intervención. La prevención, así como el diagnóstico y tratamiento precoz de esta enfermedad, es de vital importancia, tanto por su morbilidad como, sobre todo, por la mortalidad que genera, constituyendo la segunda causa de muerte en este grupo de pacientes (Khorana AA, 2007).

    Existen diversos factores que justifican el mayor riesgo de tromboembolismo en pacientes con cáncer:

    • Estado de hipercoagulabilidad por secreción de sustancias procoagulantes.
    • Compresión y/o invasión tumoral de estructuras vasculares.
    • Utilización de catéteres venosos centrales.
    • Terapia hormonal (tamoxifeno) o fármacos quimioterápicos (talidomida, bevacizumab) (Khorana AA, 2009).

    El tromboembolismo es más frecuente en los pacientes con cáncer de origen gastrointestinal, pulmonar, cerebral, renal, ovárico, hematológico o en los que presentan enfermedad metastásica diseminada (Lyman GH, 2013). Son tumores de alto riesgo el cáncer de estómago y el de páncreas (Mandalá M, 2011).

    Los pacientes con cáncer que han presentado un episodio de enfermedad tromboembólica y que están en tratamiento anticoagulante presentan de dos a cuatro veces más riesgo de recurrencia de la misma o de complicaciones hemorrágicas mayores que los pacientes sin cáncer (Prandoni P, 2005).

    ¿Cómo se previene?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se diagnostica y se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autor

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.
    © Descargado el 02/10/2022 6:36:02 Para uso personal exclusivamente. No se permiten otros usos sin autorización. Copyright © . Elsevier Inc. Todos los derechos reservados.

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Estas son sus opciones

    ¿Necesita ayuda o más información? Llame al 932 415 960

    ¿Ya está registrado?

    Inicie sesión con su cuenta personal