Fisterra

    Enfermedad por el virus del Ébola

    ¿De qué hablamos?


    La enfermedad por el virus del Ébola (EVE) forma parte de las denominadas fiebres hemorrágicas virales. Estas se caracterizan por fiebre, malestar general, mialgias y coagulopatía que puede progresar a insuficiencia multiorgánica, shock y, con frecuencia, muerte. Están causadas por miembros de 4 familias distintas de virus ARN, siendo los virus Marburg y Ébola los más temidos por su dramática presentación clínica y alta tasa de letalidad.

    El virus del Ébola es un virus RNA del género Ebolavirus perteneciente a la familia de los filovirus (Filoviridae) junto al virus Marburg y el Cueva virus (descubierto solo en murciélagos en España). El género Ebolavirus se compone de cinco especies diferentes identificadas en primates y humanos (Bundibugyo, Zaire, Sudán, Reston y Tai Forest) (Malvy D, 2019; Geisbert TW, 2020; Beeching NJ, 2014).

    La letalidad media de la EVE es de alrededor 50%. Esta ha variado en los diferentes brotes entre el 25% y 90%. Las mayores tasas de letalidad se asocian al retraso diagnóstico y a la no disponibilidad o acceso a cuidados intensivos. Los factores individuales que condicionan mayor letalidad son la edad menor de 5 y mayor de 30 años, y la gestación. La especie más letal es Zaire Ebolavirus (WHO, 2019; Uyeki TM, 2016; MSCBS, 2018).

    El virus del Ébola se identificó por primera vez en 1976 cerca del río Ébola, en lo que hoy es la República Democrática del Congo (RDC). Desde entonces se han presentado esporádicamente en África brotes de la enfermedad en seres humanos, siendo hasta la fecha el brote más extenso conocido el brote que tuvo lugar entre 2013 y 2016. Aunque la mayoría de los casos se produjeron en Guinea Conackry, Liberia y Sierra Leona, también hubo casos en otros siete países. Se registraron en total 28.652 casos con una tasa de letalidad del 39%, aunque se cree que el número total de casos fue mayor (CDC, 2019).

    Actualmente hay un brote en la RDC que se inició en agosto de 2018, siendo el segundo brote más importante conocido. Hasta el 1 de octubre de 2019 se han registrado 3.197 casos con una tasa de letalidad del 67% (WHO, 2019). La prolongada crisis humanitaria de la región, que asocia un importante deterioro de la situación de seguridad, está obstaculizando la respuesta al brote.

    Hasta el momento todos los brotes que se conocen se han producido en países africanos con diferentes grados de extensión a países vecinos. Sin embargo, debido al constante aumento de los viajes internacionales, existe el riesgo de transmisión de la enfermedad a países alejados del brote. En el de 2013-2016 hubo múltiples casos diagnosticados en países fuera de la epidemia (Estados Unidos, Italia, Reino Unido, España, Nigeria, Senegal, Mali), de los cuales dos casos fueron adquiridos en España y Estados Unidos (CDC, 2019; Parra JM, 2014; Liddell AM, 2015). En España el riesgo de aparición de enfermedad por virus del Ébola (EVE) está fundamentalmente asociado a la importación de la enfermedad por viajeros internacionales.

    ¿Cómo se transmite?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se manifiesta?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se previene?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Enfermedad por el virus del Ébola

    Fecha de revisión: 25/05/2020
    • Guía
    Índice de contenidos

    ¿De qué hablamos?


    La enfermedad por el virus del Ébola (EVE) forma parte de las denominadas fiebres hemorrágicas virales. Estas se caracterizan por fiebre, malestar general, mialgias y coagulopatía que puede progresar a insuficiencia multiorgánica, shock y, con frecuencia, muerte. Están causadas por miembros de 4 familias distintas de virus ARN, siendo los virus Marburg y Ébola los más temidos por su dramática presentación clínica y alta tasa de letalidad.

    El virus del Ébola es un virus RNA del género Ebolavirus perteneciente a la familia de los filovirus (Filoviridae) junto al virus Marburg y el Cueva virus (descubierto solo en murciélagos en España). El género Ebolavirus se compone de cinco especies diferentes identificadas en primates y humanos (Bundibugyo, Zaire, Sudán, Reston y Tai Forest) (Malvy D, 2019; Geisbert TW, 2020; Beeching NJ, 2014).

    La letalidad media de la EVE es de alrededor 50%. Esta ha variado en los diferentes brotes entre el 25% y 90%. Las mayores tasas de letalidad se asocian al retraso diagnóstico y a la no disponibilidad o acceso a cuidados intensivos. Los factores individuales que condicionan mayor letalidad son la edad menor de 5 y mayor de 30 años, y la gestación. La especie más letal es Zaire Ebolavirus (WHO, 2019; Uyeki TM, 2016; MSCBS, 2018).

    El virus del Ébola se identificó por primera vez en 1976 cerca del río Ébola, en lo que hoy es la República Democrática del Congo (RDC). Desde entonces se han presentado esporádicamente en África brotes de la enfermedad en seres humanos, siendo hasta la fecha el brote más extenso conocido el brote que tuvo lugar entre 2013 y 2016. Aunque la mayoría de los casos se produjeron en Guinea Conackry, Liberia y Sierra Leona, también hubo casos en otros siete países. Se registraron en total 28.652 casos con una tasa de letalidad del 39%, aunque se cree que el número total de casos fue mayor (CDC, 2019).

    Actualmente hay un brote en la RDC que se inició en agosto de 2018, siendo el segundo brote más importante conocido. Hasta el 1 de octubre de 2019 se han registrado 3.197 casos con una tasa de letalidad del 67% (WHO, 2019). La prolongada crisis humanitaria de la región, que asocia un importante deterioro de la situación de seguridad, está obstaculizando la respuesta al brote.

    Hasta el momento todos los brotes que se conocen se han producido en países africanos con diferentes grados de extensión a países vecinos. Sin embargo, debido al constante aumento de los viajes internacionales, existe el riesgo de transmisión de la enfermedad a países alejados del brote. En el de 2013-2016 hubo múltiples casos diagnosticados en países fuera de la epidemia (Estados Unidos, Italia, Reino Unido, España, Nigeria, Senegal, Mali), de los cuales dos casos fueron adquiridos en España y Estados Unidos (CDC, 2019; Parra JM, 2014; Liddell AM, 2015). En España el riesgo de aparición de enfermedad por virus del Ébola (EVE) está fundamentalmente asociado a la importación de la enfermedad por viajeros internacionales.

    ¿Cómo se transmite?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se manifiesta?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se previene?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Enfermedad por el virus del Ébola

    Fecha de revisión: 25/05/2020

    ¿De qué hablamos?


    La enfermedad por el virus del Ébola (EVE) forma parte de las denominadas fiebres hemorrágicas virales. Estas se caracterizan por fiebre, malestar general, mialgias y coagulopatía que puede progresar a insuficiencia multiorgánica, shock y, con frecuencia, muerte. Están causadas por miembros de 4 familias distintas de virus ARN, siendo los virus Marburg y Ébola los más temidos por su dramática presentación clínica y alta tasa de letalidad.

    El virus del Ébola es un virus RNA del género Ebolavirus perteneciente a la familia de los filovirus (Filoviridae) junto al virus Marburg y el Cueva virus (descubierto solo en murciélagos en España). El género Ebolavirus se compone de cinco especies diferentes identificadas en primates y humanos (Bundibugyo, Zaire, Sudán, Reston y Tai Forest) (Malvy D, 2019; Geisbert TW, 2020; Beeching NJ, 2014).

    La letalidad media de la EVE es de alrededor 50%. Esta ha variado en los diferentes brotes entre el 25% y 90%. Las mayores tasas de letalidad se asocian al retraso diagnóstico y a la no disponibilidad o acceso a cuidados intensivos. Los factores individuales que condicionan mayor letalidad son la edad menor de 5 y mayor de 30 años, y la gestación. La especie más letal es Zaire Ebolavirus (WHO, 2019; Uyeki TM, 2016; MSCBS, 2018).

    El virus del Ébola se identificó por primera vez en 1976 cerca del río Ébola, en lo que hoy es la República Democrática del Congo (RDC). Desde entonces se han presentado esporádicamente en África brotes de la enfermedad en seres humanos, siendo hasta la fecha el brote más extenso conocido el brote que tuvo lugar entre 2013 y 2016. Aunque la mayoría de los casos se produjeron en Guinea Conackry, Liberia y Sierra Leona, también hubo casos en otros siete países. Se registraron en total 28.652 casos con una tasa de letalidad del 39%, aunque se cree que el número total de casos fue mayor (CDC, 2019).

    Actualmente hay un brote en la RDC que se inició en agosto de 2018, siendo el segundo brote más importante conocido. Hasta el 1 de octubre de 2019 se han registrado 3.197 casos con una tasa de letalidad del 67% (WHO, 2019). La prolongada crisis humanitaria de la región, que asocia un importante deterioro de la situación de seguridad, está obstaculizando la respuesta al brote.

    Hasta el momento todos los brotes que se conocen se han producido en países africanos con diferentes grados de extensión a países vecinos. Sin embargo, debido al constante aumento de los viajes internacionales, existe el riesgo de transmisión de la enfermedad a países alejados del brote. En el de 2013-2016 hubo múltiples casos diagnosticados en países fuera de la epidemia (Estados Unidos, Italia, Reino Unido, España, Nigeria, Senegal, Mali), de los cuales dos casos fueron adquiridos en España y Estados Unidos (CDC, 2019; Parra JM, 2014; Liddell AM, 2015). En España el riesgo de aparición de enfermedad por virus del Ébola (EVE) está fundamentalmente asociado a la importación de la enfermedad por viajeros internacionales.

    ¿Cómo se transmite?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se manifiesta?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se previene?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.
    © Descargado el 01/12/2022 11:05:39 Para uso personal exclusivamente. No se permiten otros usos sin autorización. Copyright © . Elsevier Inc. Todos los derechos reservados.

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Estas son sus opciones

    ¿Necesita ayuda o más información? Llame al 932 415 960

    ¿Ya está registrado?

    Inicie sesión con su cuenta personal