Fisterra

    Enfermedad inflamatoria pélvica

    ¿De qué hablamos?


    La enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) es una afección del tracto genital superior de las mujeres, consecuencia de un proceso infeccioso ascendente desde la vagina y el cérvix, que provoca una inflamación en la superficie epitelial de trompas, ovarios, endometrio y/o peritoneo (Ross J, 2014; Brunham RC, 2015; Sweet RL, 2011).

    Más del 85% de los casos se debe a infecciones por gérmenes de transmisión sexual (ETS) o asociadas a vaginosis bacterianas y cerca del 15% por otros gérmenes de origen respiratorio o intestinal que han colonizado los genitales (Brunham RC, 2015).

    Los gérmenes más frecuentes implicados en la EIP son (CDC, 2015; Haggerty CL, 2011; Workowski KA, 2011):

    • Neisseria gonorrhoeae y Chlamydia trachomatis, microorganismos responsables de aproximadamente un tercio de los casos diagnosticados.
    • Mycoplasma genitalium, relacionado con procesos de cervicitis o uretritis y que puede desencadenar una EIP.
    • Patógenos aerobios y anaerobios que comprometen la flora bacteriana vaginal (vaginosis bacteriana) y pueden alterar la barrera endocervical favoreciendo su paso y el de otros gérmenes como Neisseria gonorrhoeae y Chlamydia trachomatis.

    Con frecuencia cursa con signos y síntomas de poca intensidad y de forma subclínica y en muchos casos no se llega a conocer la etiología (Haggerty CL, 2011).

    Los factores de riesgo están relacionados con la alteración de la barrera endocervical y los más frecuentes son (CDC, 2015; Nwokolo NC, 2016; Brunham RC, 2015):

    • Edad comprendida entre los 25 y los 64 años.
    • Relaciones sexuales con diferentes parejas sin medidas de protección.
    • Historia previa de infecciones de transmisión sexual en la paciente o en su pareja sexual, sin cumplimiento de tratamiento.
    • Inserción de DIU en las últimas 3 semanas.
    • Histerosalpingografía.
    • Fecundación in vitro.

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Enfermedad inflamatoria pélvica

    Fecha de revisión: 12/06/2017
    • Guía
    Índice de contenidos

    ¿De qué hablamos?


    La enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) es una afección del tracto genital superior de las mujeres, consecuencia de un proceso infeccioso ascendente desde la vagina y el cérvix, que provoca una inflamación en la superficie epitelial de trompas, ovarios, endometrio y/o peritoneo (Ross J, 2014; Brunham RC, 2015; Sweet RL, 2011).

    Más del 85% de los casos se debe a infecciones por gérmenes de transmisión sexual (ETS) o asociadas a vaginosis bacterianas y cerca del 15% por otros gérmenes de origen respiratorio o intestinal que han colonizado los genitales (Brunham RC, 2015).

    Los gérmenes más frecuentes implicados en la EIP son (CDC, 2015; Haggerty CL, 2011; Workowski KA, 2011):

    • Neisseria gonorrhoeae y Chlamydia trachomatis, microorganismos responsables de aproximadamente un tercio de los casos diagnosticados.
    • Mycoplasma genitalium, relacionado con procesos de cervicitis o uretritis y que puede desencadenar una EIP.
    • Patógenos aerobios y anaerobios que comprometen la flora bacteriana vaginal (vaginosis bacteriana) y pueden alterar la barrera endocervical favoreciendo su paso y el de otros gérmenes como Neisseria gonorrhoeae y Chlamydia trachomatis.

    Con frecuencia cursa con signos y síntomas de poca intensidad y de forma subclínica y en muchos casos no se llega a conocer la etiología (Haggerty CL, 2011).

    Los factores de riesgo están relacionados con la alteración de la barrera endocervical y los más frecuentes son (CDC, 2015; Nwokolo NC, 2016; Brunham RC, 2015):

    • Edad comprendida entre los 25 y los 64 años.
    • Relaciones sexuales con diferentes parejas sin medidas de protección.
    • Historia previa de infecciones de transmisión sexual en la paciente o en su pareja sexual, sin cumplimiento de tratamiento.
    • Inserción de DIU en las últimas 3 semanas.
    • Histerosalpingografía.
    • Fecundación in vitro.

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Estas son sus opciones

    ¿Necesita ayuda o más información? Llame al 932 415 960

    ¿Ya está registrado?

    Inicie sesión con su cuenta personal