Fisterra

    Enfermedad de Dupuytren

    ¿De qué hablamos?


    La contractura palmar de Dupuytren es una fibromatosis caracterizada por el engrosamiento y acortamiento de la aponeurosis palmar y sus prolongaciones digitales, que ocasiona contractura y dificultad para extender los dedos de la mano. Es de causa desconocida, progresiva (rapidez variable) e irreversible en la mayoría de los casos, aunque en algunos pacientes puede llegar a resolverse sin necesidad de tratamiento.

    Con frecuencia existen antecedentes familiares y es bilateral, aunque suele ser más grave en la mano dominante. La enfermedad puede afectar a todos los dedos pero en general es más frecuente en el anular seguido del meñique (Trojian TH, 2007; Descatha A, 2011; Auld T, 2017).

    Tiene una prevalencia relativamente alta, muy variable entre estudios (0,6 a 31,6% mayores de 18 años) según población y grado de lesión que se considere (nódulos, cuerdas o contracturas). Es más frecuente en varones y su prevalencia aumenta exponencialmente con la edad (Lanting R, 2014; Lanting R, 2013; Gudmundsson KG, 2000). Es más frecuente en diabéticos (especialmente si son alcohólicos), bajo peso corporal, tabaquismo intenso, alcohol y ocupación profesional manual que implique esfuerzos repetidos con las manos o exposición frecuente a vibraciones transmitidas a las extremidades superiores. De forma característica suele progresar de forma más rápida cuando se inicia en población más joven (Salari N, 2020; Chen LH, 2015; Zerajic D, 2004; Townley WA, 2006; Trojian TH, 2007; Descatha A, 2011).

    La asociación en pacientes epilépticos o con fármacos anticomiciales es más controvertida. Tampoco está clara la relación en pacientes con hepatopatía crónica excepto en la de causa etílica (Townley WA, 2006; Trojian TH, 2007; Geoghegan JM, 2004; Hart MG, 2005).

    Su presentación clínica inicial más frecuente es la presencia de pequeños nódulos palpables en la zona palmar de las manos que posteriormente pueden progresar hasta la contractura de los dedos formando un ángulo en flexión en las articulaciones metacarpofalángicas e interfalángicas proximales (Trojian TH, 2007).

    Esta enfermedad puede asociarse a otras fibrosis localizadas como la fibromatosis plantar nodular (enfermedad de Ledderhose), la fascitis nodular de la fascia poplítea y la enfermedad de Peyronie (fibromatosis peneana). Cuando coexiste, el pronóstico es peor (Auld T, 2017).

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autoras

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Enfermedad de Dupuytren

    Fecha de revisión: 03/05/2022
    • Guía
    Índice de contenidos

    ¿De qué hablamos?


    La contractura palmar de Dupuytren es una fibromatosis caracterizada por el engrosamiento y acortamiento de la aponeurosis palmar y sus prolongaciones digitales, que ocasiona contractura y dificultad para extender los dedos de la mano. Es de causa desconocida, progresiva (rapidez variable) e irreversible en la mayoría de los casos, aunque en algunos pacientes puede llegar a resolverse sin necesidad de tratamiento.

    Con frecuencia existen antecedentes familiares y es bilateral, aunque suele ser más grave en la mano dominante. La enfermedad puede afectar a todos los dedos pero en general es más frecuente en el anular seguido del meñique (Trojian TH, 2007; Descatha A, 2011; Auld T, 2017).

    Tiene una prevalencia relativamente alta, muy variable entre estudios (0,6 a 31,6% mayores de 18 años) según población y grado de lesión que se considere (nódulos, cuerdas o contracturas). Es más frecuente en varones y su prevalencia aumenta exponencialmente con la edad (Lanting R, 2014; Lanting R, 2013; Gudmundsson KG, 2000). Es más frecuente en diabéticos (especialmente si son alcohólicos), bajo peso corporal, tabaquismo intenso, alcohol y ocupación profesional manual que implique esfuerzos repetidos con las manos o exposición frecuente a vibraciones transmitidas a las extremidades superiores. De forma característica suele progresar de forma más rápida cuando se inicia en población más joven (Salari N, 2020; Chen LH, 2015; Zerajic D, 2004; Townley WA, 2006; Trojian TH, 2007; Descatha A, 2011).

    La asociación en pacientes epilépticos o con fármacos anticomiciales es más controvertida. Tampoco está clara la relación en pacientes con hepatopatía crónica excepto en la de causa etílica (Townley WA, 2006; Trojian TH, 2007; Geoghegan JM, 2004; Hart MG, 2005).

    Su presentación clínica inicial más frecuente es la presencia de pequeños nódulos palpables en la zona palmar de las manos que posteriormente pueden progresar hasta la contractura de los dedos formando un ángulo en flexión en las articulaciones metacarpofalángicas e interfalángicas proximales (Trojian TH, 2007).

    Esta enfermedad puede asociarse a otras fibrosis localizadas como la fibromatosis plantar nodular (enfermedad de Ledderhose), la fascitis nodular de la fascia poplítea y la enfermedad de Peyronie (fibromatosis peneana). Cuando coexiste, el pronóstico es peor (Auld T, 2017).

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autoras

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Enfermedad de Dupuytren

    Fecha de revisión: 03/05/2022

    ¿De qué hablamos?


    La contractura palmar de Dupuytren es una fibromatosis caracterizada por el engrosamiento y acortamiento de la aponeurosis palmar y sus prolongaciones digitales, que ocasiona contractura y dificultad para extender los dedos de la mano. Es de causa desconocida, progresiva (rapidez variable) e irreversible en la mayoría de los casos, aunque en algunos pacientes puede llegar a resolverse sin necesidad de tratamiento.

    Con frecuencia existen antecedentes familiares y es bilateral, aunque suele ser más grave en la mano dominante. La enfermedad puede afectar a todos los dedos pero en general es más frecuente en el anular seguido del meñique (Trojian TH, 2007; Descatha A, 2011; Auld T, 2017).

    Tiene una prevalencia relativamente alta, muy variable entre estudios (0,6 a 31,6% mayores de 18 años) según población y grado de lesión que se considere (nódulos, cuerdas o contracturas). Es más frecuente en varones y su prevalencia aumenta exponencialmente con la edad (Lanting R, 2014; Lanting R, 2013; Gudmundsson KG, 2000). Es más frecuente en diabéticos (especialmente si son alcohólicos), bajo peso corporal, tabaquismo intenso, alcohol y ocupación profesional manual que implique esfuerzos repetidos con las manos o exposición frecuente a vibraciones transmitidas a las extremidades superiores. De forma característica suele progresar de forma más rápida cuando se inicia en población más joven (Salari N, 2020; Chen LH, 2015; Zerajic D, 2004; Townley WA, 2006; Trojian TH, 2007; Descatha A, 2011).

    La asociación en pacientes epilépticos o con fármacos anticomiciales es más controvertida. Tampoco está clara la relación en pacientes con hepatopatía crónica excepto en la de causa etílica (Townley WA, 2006; Trojian TH, 2007; Geoghegan JM, 2004; Hart MG, 2005).

    Su presentación clínica inicial más frecuente es la presencia de pequeños nódulos palpables en la zona palmar de las manos que posteriormente pueden progresar hasta la contractura de los dedos formando un ángulo en flexión en las articulaciones metacarpofalángicas e interfalángicas proximales (Trojian TH, 2007).

    Esta enfermedad puede asociarse a otras fibrosis localizadas como la fibromatosis plantar nodular (enfermedad de Ledderhose), la fascitis nodular de la fascia poplítea y la enfermedad de Peyronie (fibromatosis peneana). Cuando coexiste, el pronóstico es peor (Auld T, 2017).

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autoras

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.
    © Descargado el 02/10/2022 6:25:01 Para uso personal exclusivamente. No se permiten otros usos sin autorización. Copyright © . Elsevier Inc. Todos los derechos reservados.

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Estas son sus opciones

    ¿Necesita ayuda o más información? Llame al 932 415 960

    ¿Ya está registrado?

    Inicie sesión con su cuenta personal