Fisterra

    Disnea crónica

    ¿De qué hablamos?


    La disnea es un síntoma frecuente, de origen multifactorial y de difícil definición.

    La declaración de consenso de la American Thoracic Society define la disnea como una experiencia subjetiva de dificultad respiratoria, que consiste en sensaciones cualitativamente diferentes de intensidad variable. Su origen es multifactorial, pudiendo intervenir factores fisiológicos, psíquicos, sociales y medioambientales del paciente. La disnea es un síntoma que solo puede percibir la persona que lo experimenta. En cambio, los signos de trabajo de la respiración aumentada, como taquipnea, uso de músculos accesorios y retracciones intercostales, pueden objetivarse en la consulta (Parshall MB, 2012).

    La disnea crónica es aquella que presenta más de 1 mes de evolución (Wahls SA, 2012).

    Aproximadamente el 30% de los mayores de 65 años presenta disnea al realizar actividades de la vida diaria como caminar en terreno llano o al subir una cuesta poco inclinada. Un tercio de los casos de disnea en este grupo de edad es de origen multifactorial, pudiendo deberse a una enfermedad cardiaca o pulmonar no conocidas, una forma física baja por falta de entrenamiento o a la presencia de sobrepeso u obesidad (Mahler DA, 2017).

    La trepopnea es la disnea que se produce en decúbito lateral y es característica del derrame pleural y de algunas cardiopatías. La platipnea es la disnea que aparece en posición erecta y es característica de las enfermedades hepáticas avanzadas y de la insuficiencia de la musculatura de la pared abdominal. La ortopnea es la que se produce en decúbito supino y, aunque es característica de la insuficiencia cardiaca congestiva (ICC), se puede dar en otras enfermedades respiratorias y precozmente en la parálisis diafragmática. Más característica de la ICC, aunque tampoco exclusiva de ella, es la disnea paroxística nocturna (DPN), que es aquella que despierta al paciente por la noche obligándole a permanecer sentado y que se asocia a tos y en ocasiones a sibilancias.

    La bendopnea es la falta de aire que se produce tras la flexión anterior del tronco durante los primeros 30 segundos, por ejemplo, al calzarse o atarse los cordones. Está mediada por un aumento de las presiones cardiacas de llenado durante dicha maniobra en pacientes que ya presentan presiones de llenado basales elevadas. Se asocia a la presencia de disnea, ortopnea, DPN y aumento de la presión yugular. Se presenta con más frecuencia en los pacientes con la clase funcional IV de la New York Heart Association (NYHA) y se asocia a una mayor mortalidad (Pranata R, 2019).

    ¿Cómo se cuantifica la disnea?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuáles son sus causas?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo realizar el diagnóstico diferencial?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Manejo diagnóstico de la disnea crónica

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Disnea crónica

    Fecha de revisión: 19/03/2021
    • Guía
    Índice de contenidos

    ¿De qué hablamos?


    La disnea es un síntoma frecuente, de origen multifactorial y de difícil definición.

    La declaración de consenso de la American Thoracic Society define la disnea como una experiencia subjetiva de dificultad respiratoria, que consiste en sensaciones cualitativamente diferentes de intensidad variable. Su origen es multifactorial, pudiendo intervenir factores fisiológicos, psíquicos, sociales y medioambientales del paciente. La disnea es un síntoma que solo puede percibir la persona que lo experimenta. En cambio, los signos de trabajo de la respiración aumentada, como taquipnea, uso de músculos accesorios y retracciones intercostales, pueden objetivarse en la consulta (Parshall MB, 2012).

    La disnea crónica es aquella que presenta más de 1 mes de evolución (Wahls SA, 2012).

    Aproximadamente el 30% de los mayores de 65 años presenta disnea al realizar actividades de la vida diaria como caminar en terreno llano o al subir una cuesta poco inclinada. Un tercio de los casos de disnea en este grupo de edad es de origen multifactorial, pudiendo deberse a una enfermedad cardiaca o pulmonar no conocidas, una forma física baja por falta de entrenamiento o a la presencia de sobrepeso u obesidad (Mahler DA, 2017).

    La trepopnea es la disnea que se produce en decúbito lateral y es característica del derrame pleural y de algunas cardiopatías. La platipnea es la disnea que aparece en posición erecta y es característica de las enfermedades hepáticas avanzadas y de la insuficiencia de la musculatura de la pared abdominal. La ortopnea es la que se produce en decúbito supino y, aunque es característica de la insuficiencia cardiaca congestiva (ICC), se puede dar en otras enfermedades respiratorias y precozmente en la parálisis diafragmática. Más característica de la ICC, aunque tampoco exclusiva de ella, es la disnea paroxística nocturna (DPN), que es aquella que despierta al paciente por la noche obligándole a permanecer sentado y que se asocia a tos y en ocasiones a sibilancias.

    La bendopnea es la falta de aire que se produce tras la flexión anterior del tronco durante los primeros 30 segundos, por ejemplo, al calzarse o atarse los cordones. Está mediada por un aumento de las presiones cardiacas de llenado durante dicha maniobra en pacientes que ya presentan presiones de llenado basales elevadas. Se asocia a la presencia de disnea, ortopnea, DPN y aumento de la presión yugular. Se presenta con más frecuencia en los pacientes con la clase funcional IV de la New York Heart Association (NYHA) y se asocia a una mayor mortalidad (Pranata R, 2019).

    ¿Cómo se cuantifica la disnea?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuáles son sus causas?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo realizar el diagnóstico diferencial?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Manejo diagnóstico de la disnea crónica

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Estas son sus opciones

    ¿Necesita ayuda o más información? Llame al 932 415 960

    ¿Ya está registrado?

    Inicie sesión con su cuenta personal