Fisterra

    Deterioro cognitivo vascular

    ¿De qué hablamos?


    La demencia vascular (DV), comprende un síndrome heterogéneo que engloba cualquier forma de enfermedad que afecta a la vascularización cerebral que cursa con demencia y en general causada por factores de riesgo vascular (FRV). El término deterioro cognitivo vascular (DCV) hace referencia al deterioro cognitivo causado por factores vasculares, que, a su vez, puede cursar con o sin demencia (Rundek T, 2021; Bir SC, 2021; Graff-Radford J, 2019; Skrobot OA, 2018).

    Es la segunda causa más frecuente de demencia después de la demencia tipo Alzheimer (DTA) y hasta la fecha carece de criterios diagnósticos uniformes y validados con aceptación universal (Bir SC, 2021). De forma global es más frecuente en la población más anciana y en varones (Cao Q, 2020); tanto la incidencia como la prevalencia es muy variable en función de los criterios y pruebas diagnósticas empleadas, la edad o las diferentes poblaciones estudiadas (Bir SC, 2021; Smith EE, 2017; Rizzi L, 2014). La mayoría de los pacientes con DTA presentan también enfermedad cerebrovascular y la demencia mixta que se define como la combinación de DCV y otras demencias neurodegenerativas, posiblemente supone la principal causa de deterioro cognitivo (Graff-Radford J, 2019; Lecordier S, 2021).

    Se han descrito varios subtipos de DCV en función de las manifestaciones clínicas, causas subyacentes, fisiopatología o daño vascular localizado en pequeños o grandes vasos, entre los que se encuentran los siguientes (Bir SC, 2021; Rundek T, 2021; Lecordier S, 2021; Graff-Radford J, 2019; Skrobot OA, 2018):

    • Leucoaraiosis: ésta se manifiesta con anomalías inespecíficas detectadas en la sustancia blanca cerebral en las imágenes de la resonancia nuclear magnética (RNM), puntiformes o confluyentes y difusas. Están causadas por enfermedad de pequeños vasos que provocan hipoperfusión o isquemia. Pueden estar presentes en el 90% de los pacientes ancianos y su hallazgo no se considera específico de DCV. Sin embargo, ha podido observarse una evolución con peor pronóstico en la leucoaraiosis confluyente.
    • Demencia posterior al accidente cerebrovascular (ACV): la causa del deterioro cognitivo es debida al daño de vasos largos y la demencia suele ocurrir a los 6 meses tras el ictus, el riesgo de padecerla es mayor con la edad.
    • Demencia subcortical: el daño crónico en los pequeños vasos de la zona periventricular de la sustancia blanca cerebral puede ocasionar una forma de enfermedad en la que predomina la afectación ejecutiva (capacidad de planificar y organizar el pensamiento para llevar a cabo una actividad con un comportamiento adecuado) y enlentecimiento psicomotor. Puede cursar sin pérdida de memoria.
    • Demencia multiinfarto: pueden ocasionarla cierto número de infartos que afecten el suficiente tejido cerebral para provocar demencia, también pequeños infartos en zonas específicas como los ganglios basales o el tálamo. Los menores de 1,5 centímetros de diámetro se denominan lacunares y la mayoría están causados por la arteriosclerosis de pequeños vasos en pacientes ancianos con enfermedades subyacentes como la hipertensión arterial (HTA) o la diabetes mellitus (DM).

    ¿Cuáles son sus causas?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuáles son sus manifestaciones clínicas?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuál es su evolución y pronóstico?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se previene?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuál es su tratamiento?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autoras

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Deterioro cognitivo vascular

    Fecha de revisión: 20/04/2022
    • Guía
    Índice de contenidos

    ¿De qué hablamos?


    La demencia vascular (DV), comprende un síndrome heterogéneo que engloba cualquier forma de enfermedad que afecta a la vascularización cerebral que cursa con demencia y en general causada por factores de riesgo vascular (FRV). El término deterioro cognitivo vascular (DCV) hace referencia al deterioro cognitivo causado por factores vasculares, que, a su vez, puede cursar con o sin demencia (Rundek T, 2021; Bir SC, 2021; Graff-Radford J, 2019; Skrobot OA, 2018).

    Es la segunda causa más frecuente de demencia después de la demencia tipo Alzheimer (DTA) y hasta la fecha carece de criterios diagnósticos uniformes y validados con aceptación universal (Bir SC, 2021). De forma global es más frecuente en la población más anciana y en varones (Cao Q, 2020); tanto la incidencia como la prevalencia es muy variable en función de los criterios y pruebas diagnósticas empleadas, la edad o las diferentes poblaciones estudiadas (Bir SC, 2021; Smith EE, 2017; Rizzi L, 2014). La mayoría de los pacientes con DTA presentan también enfermedad cerebrovascular y la demencia mixta que se define como la combinación de DCV y otras demencias neurodegenerativas, posiblemente supone la principal causa de deterioro cognitivo (Graff-Radford J, 2019; Lecordier S, 2021).

    Se han descrito varios subtipos de DCV en función de las manifestaciones clínicas, causas subyacentes, fisiopatología o daño vascular localizado en pequeños o grandes vasos, entre los que se encuentran los siguientes (Bir SC, 2021; Rundek T, 2021; Lecordier S, 2021; Graff-Radford J, 2019; Skrobot OA, 2018):

    • Leucoaraiosis: ésta se manifiesta con anomalías inespecíficas detectadas en la sustancia blanca cerebral en las imágenes de la resonancia nuclear magnética (RNM), puntiformes o confluyentes y difusas. Están causadas por enfermedad de pequeños vasos que provocan hipoperfusión o isquemia. Pueden estar presentes en el 90% de los pacientes ancianos y su hallazgo no se considera específico de DCV. Sin embargo, ha podido observarse una evolución con peor pronóstico en la leucoaraiosis confluyente.
    • Demencia posterior al accidente cerebrovascular (ACV): la causa del deterioro cognitivo es debida al daño de vasos largos y la demencia suele ocurrir a los 6 meses tras el ictus, el riesgo de padecerla es mayor con la edad.
    • Demencia subcortical: el daño crónico en los pequeños vasos de la zona periventricular de la sustancia blanca cerebral puede ocasionar una forma de enfermedad en la que predomina la afectación ejecutiva (capacidad de planificar y organizar el pensamiento para llevar a cabo una actividad con un comportamiento adecuado) y enlentecimiento psicomotor. Puede cursar sin pérdida de memoria.
    • Demencia multiinfarto: pueden ocasionarla cierto número de infartos que afecten el suficiente tejido cerebral para provocar demencia, también pequeños infartos en zonas específicas como los ganglios basales o el tálamo. Los menores de 1,5 centímetros de diámetro se denominan lacunares y la mayoría están causados por la arteriosclerosis de pequeños vasos en pacientes ancianos con enfermedades subyacentes como la hipertensión arterial (HTA) o la diabetes mellitus (DM).

    ¿Cuáles son sus causas?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuáles son sus manifestaciones clínicas?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuál es su evolución y pronóstico?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se previene?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuál es su tratamiento?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autoras

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Deterioro cognitivo vascular

    Fecha de revisión: 20/04/2022

    ¿De qué hablamos?


    La demencia vascular (DV), comprende un síndrome heterogéneo que engloba cualquier forma de enfermedad que afecta a la vascularización cerebral que cursa con demencia y en general causada por factores de riesgo vascular (FRV). El término deterioro cognitivo vascular (DCV) hace referencia al deterioro cognitivo causado por factores vasculares, que, a su vez, puede cursar con o sin demencia (Rundek T, 2021; Bir SC, 2021; Graff-Radford J, 2019; Skrobot OA, 2018).

    Es la segunda causa más frecuente de demencia después de la demencia tipo Alzheimer (DTA) y hasta la fecha carece de criterios diagnósticos uniformes y validados con aceptación universal (Bir SC, 2021). De forma global es más frecuente en la población más anciana y en varones (Cao Q, 2020); tanto la incidencia como la prevalencia es muy variable en función de los criterios y pruebas diagnósticas empleadas, la edad o las diferentes poblaciones estudiadas (Bir SC, 2021; Smith EE, 2017; Rizzi L, 2014). La mayoría de los pacientes con DTA presentan también enfermedad cerebrovascular y la demencia mixta que se define como la combinación de DCV y otras demencias neurodegenerativas, posiblemente supone la principal causa de deterioro cognitivo (Graff-Radford J, 2019; Lecordier S, 2021).

    Se han descrito varios subtipos de DCV en función de las manifestaciones clínicas, causas subyacentes, fisiopatología o daño vascular localizado en pequeños o grandes vasos, entre los que se encuentran los siguientes (Bir SC, 2021; Rundek T, 2021; Lecordier S, 2021; Graff-Radford J, 2019; Skrobot OA, 2018):

    • Leucoaraiosis: ésta se manifiesta con anomalías inespecíficas detectadas en la sustancia blanca cerebral en las imágenes de la resonancia nuclear magnética (RNM), puntiformes o confluyentes y difusas. Están causadas por enfermedad de pequeños vasos que provocan hipoperfusión o isquemia. Pueden estar presentes en el 90% de los pacientes ancianos y su hallazgo no se considera específico de DCV. Sin embargo, ha podido observarse una evolución con peor pronóstico en la leucoaraiosis confluyente.
    • Demencia posterior al accidente cerebrovascular (ACV): la causa del deterioro cognitivo es debida al daño de vasos largos y la demencia suele ocurrir a los 6 meses tras el ictus, el riesgo de padecerla es mayor con la edad.
    • Demencia subcortical: el daño crónico en los pequeños vasos de la zona periventricular de la sustancia blanca cerebral puede ocasionar una forma de enfermedad en la que predomina la afectación ejecutiva (capacidad de planificar y organizar el pensamiento para llevar a cabo una actividad con un comportamiento adecuado) y enlentecimiento psicomotor. Puede cursar sin pérdida de memoria.
    • Demencia multiinfarto: pueden ocasionarla cierto número de infartos que afecten el suficiente tejido cerebral para provocar demencia, también pequeños infartos en zonas específicas como los ganglios basales o el tálamo. Los menores de 1,5 centímetros de diámetro se denominan lacunares y la mayoría están causados por la arteriosclerosis de pequeños vasos en pacientes ancianos con enfermedades subyacentes como la hipertensión arterial (HTA) o la diabetes mellitus (DM).

    ¿Cuáles son sus causas?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuáles son sus manifestaciones clínicas?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuál es su evolución y pronóstico?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se previene?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuál es su tratamiento?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autoras

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.
    © Descargado el 19/08/2022 7:09:13 Para uso personal exclusivamente. No se permiten otros usos sin autorización. Copyright © . Elsevier Inc. Todos los derechos reservados.

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Estas son sus opciones

    ¿Necesita ayuda o más información? Llame al 932 415 960

    ¿Ya está registrado?

    Inicie sesión con su cuenta personal