Fisterra

    Chancroide (chancro blando)

    ¿De qué hablamos?


    Se trata de una infección fundamentalmente de transmisión sexual, producida por la bacteria Haemophilus ducreyi (cocobacilo gramnegativo). Constituye, junto con herpes y sífilis, con las que puede haber co-infección (10% de pacientes en EE.UU.), un factor de riesgo en la transmisión del VIH.

    Es una enfermedad en retroceso, incluso en las áreas en que es endémica: zonas de África y sudeste asiático (O’Farrell N, 2014), aunque se está reportando un aumento de diagnóstico de úlceras cutáneas crónicas, sobre todo en niños, de transmisión no venérea, en diferentes partes del mundo (González-Beiras C, 2016). Ello es debido, probablemente, a diferencias genéticas entre diversas clases del germen (Gangaiah D, 2016).

    Manifestaciones clínicas

    Aunque hay diferentes tipos de manifestación clínica (Govindan B, 2016), la evolución típica es la siguiente: tras 3-7 días de incubación, sin pródromos, aparece una pápula que evoluciona rápidamente a pústula, y posteriormente a úlcera, única o múltiple, blanda y dolorosa, generalmente en región genital, aunque se han descrito en otras localizaciones. Frecuentemente confundida, en una apreciación inicial con herpes genital (Lautenschlager S, 2017).

    La combinación de úlcera dolorosa no indurada, de bordes imprecisos, en prepucio o surco bálano-prepucial en varones, o en vulva, cérvix o área perianal en mujeres, y adenopatía inguinal blanda y dolorosa, generalmente unilateral, que ocurre en un 40% de los pacientes, sugiere el diagnóstico. Cuando se acompaña de adenopatía inguinal supurada, es casi patognomónica. La úlcera no tratada puede durar meses, y puede sobreinfectarse y autoinocularse.

    Parece haber una menor incidencia o gravedad en varones circuncidados.

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Chancroide (chancro blando)

    Fecha de revisión: 05/12/2017
    • Guía
    Índice de contenidos

    ¿De qué hablamos?


    Se trata de una infección fundamentalmente de transmisión sexual, producida por la bacteria Haemophilus ducreyi (cocobacilo gramnegativo). Constituye, junto con herpes y sífilis, con las que puede haber co-infección (10% de pacientes en EE.UU.), un factor de riesgo en la transmisión del VIH.

    Es una enfermedad en retroceso, incluso en las áreas en que es endémica: zonas de África y sudeste asiático (O’Farrell N, 2014), aunque se está reportando un aumento de diagnóstico de úlceras cutáneas crónicas, sobre todo en niños, de transmisión no venérea, en diferentes partes del mundo (González-Beiras C, 2016). Ello es debido, probablemente, a diferencias genéticas entre diversas clases del germen (Gangaiah D, 2016).

    Manifestaciones clínicas

    Aunque hay diferentes tipos de manifestación clínica (Govindan B, 2016), la evolución típica es la siguiente: tras 3-7 días de incubación, sin pródromos, aparece una pápula que evoluciona rápidamente a pústula, y posteriormente a úlcera, única o múltiple, blanda y dolorosa, generalmente en región genital, aunque se han descrito en otras localizaciones. Frecuentemente confundida, en una apreciación inicial con herpes genital (Lautenschlager S, 2017).

    La combinación de úlcera dolorosa no indurada, de bordes imprecisos, en prepucio o surco bálano-prepucial en varones, o en vulva, cérvix o área perianal en mujeres, y adenopatía inguinal blanda y dolorosa, generalmente unilateral, que ocurre en un 40% de los pacientes, sugiere el diagnóstico. Cuando se acompaña de adenopatía inguinal supurada, es casi patognomónica. La úlcera no tratada puede durar meses, y puede sobreinfectarse y autoinocularse.

    Parece haber una menor incidencia o gravedad en varones circuncidados.

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Chancroide (chancro blando)

    Fecha de revisión: 05/12/2017

    ¿De qué hablamos?


    Se trata de una infección fundamentalmente de transmisión sexual, producida por la bacteria Haemophilus ducreyi (cocobacilo gramnegativo). Constituye, junto con herpes y sífilis, con las que puede haber co-infección (10% de pacientes en EE.UU.), un factor de riesgo en la transmisión del VIH.

    Es una enfermedad en retroceso, incluso en las áreas en que es endémica: zonas de África y sudeste asiático (O’Farrell N, 2014), aunque se está reportando un aumento de diagnóstico de úlceras cutáneas crónicas, sobre todo en niños, de transmisión no venérea, en diferentes partes del mundo (González-Beiras C, 2016). Ello es debido, probablemente, a diferencias genéticas entre diversas clases del germen (Gangaiah D, 2016).

    Manifestaciones clínicas

    Aunque hay diferentes tipos de manifestación clínica (Govindan B, 2016), la evolución típica es la siguiente: tras 3-7 días de incubación, sin pródromos, aparece una pápula que evoluciona rápidamente a pústula, y posteriormente a úlcera, única o múltiple, blanda y dolorosa, generalmente en región genital, aunque se han descrito en otras localizaciones. Frecuentemente confundida, en una apreciación inicial con herpes genital (Lautenschlager S, 2017).

    La combinación de úlcera dolorosa no indurada, de bordes imprecisos, en prepucio o surco bálano-prepucial en varones, o en vulva, cérvix o área perianal en mujeres, y adenopatía inguinal blanda y dolorosa, generalmente unilateral, que ocurre en un 40% de los pacientes, sugiere el diagnóstico. Cuando se acompaña de adenopatía inguinal supurada, es casi patognomónica. La úlcera no tratada puede durar meses, y puede sobreinfectarse y autoinocularse.

    Parece haber una menor incidencia o gravedad en varones circuncidados.

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.
    © Descargado el 01/12/2022 9:39:27 Para uso personal exclusivamente. No se permiten otros usos sin autorización. Copyright © . Elsevier Inc. Todos los derechos reservados.

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Estas son sus opciones

    ¿Necesita ayuda o más información? Llame al 932 415 960

    ¿Ya está registrado?

    Inicie sesión con su cuenta personal