Fisterra

    Artrosis

    ¿De qué hablamos?


    La artrosis puede definirse como un trastorno que involucra a las articulaciones móviles, caracterizado por el estrés celular y la degradación de la matriz extracelular, iniciada por micro y macro lesiones que activan respuestas de mala adaptación de reparación que incluyen las vías proinflamatorias de la inmunidad innata. La enfermedad se manifiesta por primera vez como una alteración molecular (alteración del metabolismo del tejido articular), seguido por alteraciones anatómicas y/o fisiológicas (caracterizadas por la degradación del cartílago, la remodelación ósea, la formación de osteofitos, inflamación de las articulaciones y pérdida de la función normal de las articulaciones), que puede culminar en la enfermedad (OARSI, 2020).

    Aunque puede afectar a cualquier articulación, la artrosis se localiza con más frecuencia en manos (interfalángicas distales y proximales, articulación trapeciometacarpiana de primer dedo), rodillas, caderas, columna cervical y lumbar y pies (metatarsofalángica del primer dedo) (Gelber AC, 2014).

    Un estudio sobre la prevalencia de artrosis sintomática decolumna cervical, columna lumbar, cadera, rodilla y mano, en población adulta en España encontró una prevalencia en una o más de las localizaciones del 29,35% (artrosis cervical 10,10%, artrosis-lumbar, 15,52%, artrosis de cadera del 5,13%, artrosis de rodilla del 13,83% y artrosis de mano 7,73%) (Blanco FJ, 2020).

    Los costes asociados a la artrosis de rodilla y cadera son enormes. Algunos autores lo estiman en un 0,5% del producto interior bruto del país (Pagès-Castellà A, 2013).

    Las causas de artrosis no son bien conocidas. La artrosis puede estar asociada a (Prieto-Alhambra D, 2014; Martín-Ramiro JJ, 2014; Gelber AC, 2014; Zhang W, 2010):

    • Factores genéticos son responsables del 60-70% de riesgo de sufrir artrosis.
    • Edad y sexo femenino (especialmente tras la menopausia): las tasas de artrosis de rodilla y cadera aumentan de forma continua con la edad y el riesgo relativo mujer/varón es más alto a los 70-75 años. La artrosis de las manos tiene su punto máximo de prevalencia a los 60-64 años y el riesgo relativo mujer/hombre es más alto entre los 50-55 años.
    • Factores de carga: obesidad, deporte profesional, algunas actividades laborales. La obesidad también aumenta el riesgo de artrosis de manos, lo que sugiere mecanismos adicionales al factor carga.
    • Traumatismos, artritis previas (sépticas, sobre todo) y otras enfermedades óseas y articulares: necrosis avascular, artritis reumatoide, enfermedad de Paget, osteocondritis.
    • Problemas en el desarrollo o enfermedades congénitas: alteraciones de la alineación, varo o valgo exagerado, displasias óseas, escoliosis.
    • Enfermedades por depósito: calcio (condrocalcinosis), úrico (artritis gotosa).
    • Enfermedades metabólicas: hemocromatosis, ocronosis, enfermedad de Gaucher, hemoglobinopatía, enfermedad de Ehlers-Danlos.
    • Enfermedades endocrinas: diabetes mellitus, acromegalia, hipotiroidismo, hiperparatiroidismo.

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Artrosis

    Fecha de revisión: 05/07/2021
    • Guía
    Índice de contenidos

    ¿De qué hablamos?


    La artrosis puede definirse como un trastorno que involucra a las articulaciones móviles, caracterizado por el estrés celular y la degradación de la matriz extracelular, iniciada por micro y macro lesiones que activan respuestas de mala adaptación de reparación que incluyen las vías proinflamatorias de la inmunidad innata. La enfermedad se manifiesta por primera vez como una alteración molecular (alteración del metabolismo del tejido articular), seguido por alteraciones anatómicas y/o fisiológicas (caracterizadas por la degradación del cartílago, la remodelación ósea, la formación de osteofitos, inflamación de las articulaciones y pérdida de la función normal de las articulaciones), que puede culminar en la enfermedad (OARSI, 2020).

    Aunque puede afectar a cualquier articulación, la artrosis se localiza con más frecuencia en manos (interfalángicas distales y proximales, articulación trapeciometacarpiana de primer dedo), rodillas, caderas, columna cervical y lumbar y pies (metatarsofalángica del primer dedo) (Gelber AC, 2014).

    Un estudio sobre la prevalencia de artrosis sintomática decolumna cervical, columna lumbar, cadera, rodilla y mano, en población adulta en España encontró una prevalencia en una o más de las localizaciones del 29,35% (artrosis cervical 10,10%, artrosis-lumbar, 15,52%, artrosis de cadera del 5,13%, artrosis de rodilla del 13,83% y artrosis de mano 7,73%) (Blanco FJ, 2020).

    Los costes asociados a la artrosis de rodilla y cadera son enormes. Algunos autores lo estiman en un 0,5% del producto interior bruto del país (Pagès-Castellà A, 2013).

    Las causas de artrosis no son bien conocidas. La artrosis puede estar asociada a (Prieto-Alhambra D, 2014; Martín-Ramiro JJ, 2014; Gelber AC, 2014; Zhang W, 2010):

    • Factores genéticos son responsables del 60-70% de riesgo de sufrir artrosis.
    • Edad y sexo femenino (especialmente tras la menopausia): las tasas de artrosis de rodilla y cadera aumentan de forma continua con la edad y el riesgo relativo mujer/varón es más alto a los 70-75 años. La artrosis de las manos tiene su punto máximo de prevalencia a los 60-64 años y el riesgo relativo mujer/hombre es más alto entre los 50-55 años.
    • Factores de carga: obesidad, deporte profesional, algunas actividades laborales. La obesidad también aumenta el riesgo de artrosis de manos, lo que sugiere mecanismos adicionales al factor carga.
    • Traumatismos, artritis previas (sépticas, sobre todo) y otras enfermedades óseas y articulares: necrosis avascular, artritis reumatoide, enfermedad de Paget, osteocondritis.
    • Problemas en el desarrollo o enfermedades congénitas: alteraciones de la alineación, varo o valgo exagerado, displasias óseas, escoliosis.
    • Enfermedades por depósito: calcio (condrocalcinosis), úrico (artritis gotosa).
    • Enfermedades metabólicas: hemocromatosis, ocronosis, enfermedad de Gaucher, hemoglobinopatía, enfermedad de Ehlers-Danlos.
    • Enfermedades endocrinas: diabetes mellitus, acromegalia, hipotiroidismo, hiperparatiroidismo.

    ¿Cómo se diagnostica?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se trata?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Estas son sus opciones

    ¿Necesita ayuda o más información? Llame al 932 415 960

    ¿Ya está registrado?

    Inicie sesión con su cuenta personal