Fisterra

    Aplicaciones terapéuticas del láser en oftalmología

    ¿De qué hablamos?


    El uso de la luz en medicina data de la antigüedad cuando los egipcios usaban la luz solar para tratar diversas patologías como la psoriasis u otras afecciones cutáneas. Con los avances tecnológicos acaecidos en el siglo XX dicho uso se ha llevado a un nuevo nivel, pudiendo adaptar las características de la luz a las necesidades del ser humano en diversos campos como la ingeniería o la medicina.

    El LASER, acrónimo de Light Amplification by Stimulated Emission of Radiation, es luz que ha sido estimulada y amplificada de forma artificial por el ser humano. Como toda luz compuesta por fotones, se halla incluida en el espectro electromagnético que se encarga de clasificar los distintos tipos de luz basándose en su longitud de onda. Hoy en día los aparatos utilizados emplean longitudes de onda que comienzan desde el ultravioleta invisible al ojo humano, pasando por la luz visible (la mayoría de dispositivos) hasta llegar al infrarrojo (Blumenkranz M, 2014).

    Lo que define al láser y le otorga su potencial terapéutico en medicina son tres características intrínsecas:
    • Luz monocromática: color único, con una única longitud de onda.
    • Luz coherente: dos puntos de una onda son coherentes cuando, conociendo el valor instantáneo del campo eléctrico en uno de los puntos, es posible predecir el otro.
    • Luz colimada: los rayos son paralelos entre sí, resultando en bajísima divergencia y permitiendo concentrar una alta energía lumínica en el área exacta que se precise (Blumenkranz M, 2014).
    En la actualidad los equipos láser utilizados en medicina se componen de tres elementos:
    • Medio activo: puede ser sólido, gas, líquido o semiconductor.
    • Dispositivo de excitación (o de bombeo): lámpara flash para bombeo óptico de un medio sólido o una descarga eléctrica cuando el medio activo es un gas.
    • Cavidad resonante: compuesta por dos espejos en cada extremo del medio activo, uno de ellos semitransparente para permitir la salida del haz de láser.
    Según el medio activo empleado en cada dispositivo, se produce una luz láser con distinta longitud de onda, lo que le dará unas características únicas que determinan el cromóforo al que van dirigida (melanina, agua o hemoglobina) y el efecto que tiene en el tejido diana (fotoablación, fotocoagulación, fotodisrupción o fototérmico), estableciendo su uso específico en la oftalmología (Blumenkranz M, 2014; Townes C, 1999).

    Tabla 1. Tipos de láser y sus efectos en los tejidos.
    Tipo de láser Longitud de onda Efecto en tejido
    Excimer 193 nm Fotoablación
    Diodo 810 nm Fotocoagulación
    Neodimio YAG (Nd:YAG) 1.064 nm Fotodisrupción
    Femtosegundo 1.053 nm Fotodisrupción
    CO2 10.600 nm Fototérmico

    Láser neodimio: YAG (Nd:YAG)

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Láser diodo

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Láser excimer

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Láser femtosegundo

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Láser CO2

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Aplicaciones terapéuticas del láser en oftalmología

    Fecha de revisión: 15/05/2024
    • Guía
    Índice de contenidos

    ¿De qué hablamos?


    El uso de la luz en medicina data de la antigüedad cuando los egipcios usaban la luz solar para tratar diversas patologías como la psoriasis u otras afecciones cutáneas. Con los avances tecnológicos acaecidos en el siglo XX dicho uso se ha llevado a un nuevo nivel, pudiendo adaptar las características de la luz a las necesidades del ser humano en diversos campos como la ingeniería o la medicina.

    El LASER, acrónimo de Light Amplification by Stimulated Emission of Radiation, es luz que ha sido estimulada y amplificada de forma artificial por el ser humano. Como toda luz compuesta por fotones, se halla incluida en el espectro electromagnético que se encarga de clasificar los distintos tipos de luz basándose en su longitud de onda. Hoy en día los aparatos utilizados emplean longitudes de onda que comienzan desde el ultravioleta invisible al ojo humano, pasando por la luz visible (la mayoría de dispositivos) hasta llegar al infrarrojo (Blumenkranz M, 2014).

    Lo que define al láser y le otorga su potencial terapéutico en medicina son tres características intrínsecas:
    • Luz monocromática: color único, con una única longitud de onda.
    • Luz coherente: dos puntos de una onda son coherentes cuando, conociendo el valor instantáneo del campo eléctrico en uno de los puntos, es posible predecir el otro.
    • Luz colimada: los rayos son paralelos entre sí, resultando en bajísima divergencia y permitiendo concentrar una alta energía lumínica en el área exacta que se precise (Blumenkranz M, 2014).
    En la actualidad los equipos láser utilizados en medicina se componen de tres elementos:
    • Medio activo: puede ser sólido, gas, líquido o semiconductor.
    • Dispositivo de excitación (o de bombeo): lámpara flash para bombeo óptico de un medio sólido o una descarga eléctrica cuando el medio activo es un gas.
    • Cavidad resonante: compuesta por dos espejos en cada extremo del medio activo, uno de ellos semitransparente para permitir la salida del haz de láser.
    Según el medio activo empleado en cada dispositivo, se produce una luz láser con distinta longitud de onda, lo que le dará unas características únicas que determinan el cromóforo al que van dirigida (melanina, agua o hemoglobina) y el efecto que tiene en el tejido diana (fotoablación, fotocoagulación, fotodisrupción o fototérmico), estableciendo su uso específico en la oftalmología (Blumenkranz M, 2014; Townes C, 1999).

    Tabla 1. Tipos de láser y sus efectos en los tejidos.
    Tipo de láser Longitud de onda Efecto en tejido
    Excimer 193 nm Fotoablación
    Diodo 810 nm Fotocoagulación
    Neodimio YAG (Nd:YAG) 1.064 nm Fotodisrupción
    Femtosegundo 1.053 nm Fotodisrupción
    CO2 10.600 nm Fototérmico

    Láser neodimio: YAG (Nd:YAG)

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Láser diodo

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Láser excimer

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Láser femtosegundo

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Láser CO2

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Aplicaciones terapéuticas del láser en oftalmología

    Fecha de revisión: 15/05/2024

    ¿De qué hablamos?


    El uso de la luz en medicina data de la antigüedad cuando los egipcios usaban la luz solar para tratar diversas patologías como la psoriasis u otras afecciones cutáneas. Con los avances tecnológicos acaecidos en el siglo XX dicho uso se ha llevado a un nuevo nivel, pudiendo adaptar las características de la luz a las necesidades del ser humano en diversos campos como la ingeniería o la medicina.

    El LASER, acrónimo de Light Amplification by Stimulated Emission of Radiation, es luz que ha sido estimulada y amplificada de forma artificial por el ser humano. Como toda luz compuesta por fotones, se halla incluida en el espectro electromagnético que se encarga de clasificar los distintos tipos de luz basándose en su longitud de onda. Hoy en día los aparatos utilizados emplean longitudes de onda que comienzan desde el ultravioleta invisible al ojo humano, pasando por la luz visible (la mayoría de dispositivos) hasta llegar al infrarrojo (Blumenkranz M, 2014).

    Lo que define al láser y le otorga su potencial terapéutico en medicina son tres características intrínsecas:
    • Luz monocromática: color único, con una única longitud de onda.
    • Luz coherente: dos puntos de una onda son coherentes cuando, conociendo el valor instantáneo del campo eléctrico en uno de los puntos, es posible predecir el otro.
    • Luz colimada: los rayos son paralelos entre sí, resultando en bajísima divergencia y permitiendo concentrar una alta energía lumínica en el área exacta que se precise (Blumenkranz M, 2014).
    En la actualidad los equipos láser utilizados en medicina se componen de tres elementos:
    • Medio activo: puede ser sólido, gas, líquido o semiconductor.
    • Dispositivo de excitación (o de bombeo): lámpara flash para bombeo óptico de un medio sólido o una descarga eléctrica cuando el medio activo es un gas.
    • Cavidad resonante: compuesta por dos espejos en cada extremo del medio activo, uno de ellos semitransparente para permitir la salida del haz de láser.
    Según el medio activo empleado en cada dispositivo, se produce una luz láser con distinta longitud de onda, lo que le dará unas características únicas que determinan el cromóforo al que van dirigida (melanina, agua o hemoglobina) y el efecto que tiene en el tejido diana (fotoablación, fotocoagulación, fotodisrupción o fototérmico), estableciendo su uso específico en la oftalmología (Blumenkranz M, 2014; Townes C, 1999).

    Tabla 1. Tipos de láser y sus efectos en los tejidos.
    Tipo de láser Longitud de onda Efecto en tejido
    Excimer 193 nm Fotoablación
    Diodo 810 nm Fotocoagulación
    Neodimio YAG (Nd:YAG) 1.064 nm Fotodisrupción
    Femtosegundo 1.053 nm Fotodisrupción
    CO2 10.600 nm Fototérmico

    Láser neodimio: YAG (Nd:YAG)

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Láser diodo

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Láser excimer

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Láser femtosegundo

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Láser CO2

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.
    © Descargado el 23/05/2024 12:34:43 Para uso personal exclusivamente. No se permiten otros usos sin autorización. Copyright © . Elsevier Inc. Todos los derechos reservados.

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Estas son sus opciones

    ¿Necesita ayuda o más información? Llame al 932 415 960

    ¿Ya está registrado?

    Inicie sesión con su cuenta personal