Fisterra

    Alteraciones del ciclo menstrual

    Características del ciclo menstrual


    Tiene una duración media de 28 días, si bien se considera normal entre 21-38 días (Mihm M, 2011: 26-35 días; Muñoz C, 2018: 21-25 días; Knudtson J, 2019: 25-36 días). La variación en cuanto a la duración es diferente en cada persona e incluso puede variar de un mes a otro en una misma persona. La menstruación dura entre 4,5-8 días y la pérdida de sangre es de 5-80 ml.

    El inicio del ciclo menstrual empieza el primer día de la menstruación (figura 1) y consta de dos fases: fase folicular y la fase lútea. Está regulado por el eje hipotálamo-hipófisis-ovario.

    Antes de explicar en qué consiste cada fase, debemos hacer algunas consideraciones:

    • La GnRH se secreta de forma pulsátil en el hipotálamo, lo que origina que la FSH y la LH también se secreten de forma pulsátil. Si la GnRH se secreta de forma continua o no se secreta, pierde su acción sobre la FSH y la LH.
    • La GnRH está controlada por mecanismos de retroalimentación: los estrógenos la estimulan, y la progesterona y la inhibina (hormona no sexual que se origina en el ovario) la inhiben. Hay otras situaciones en las que también está inhibida, como por ejemplo en el embarazo por la producción de prolactina, o cuando hay lesiones que afecten al hipotálamo.

    Fase folicular

    • La GnRH estimula la producción de FSH.
    • La FSH estimula unos 20 folículos primarios que se llegan a convertir en secundarios. Durante este proceso el número de células foliculares aumenta y se diferencian para convertirse en “células de la granulosa”.
    • Hacia el día 5 del ciclo uno de los folículos se convierte en el folículo dominante, también llamado folículo de De Graaf, que crece rápidamente entre los días 6 y 14 como respuesta a la secreción de FSH.
    • El folículo secreta estrógenos, que estimulan la producción de GnRH pero se queda acumulada en el hipotálamo, para liberarse de forma “súbita” en el pico ovulatorio. Los estrógenos también son responsables de los caracteres sexuales femeninos.
    • Hacia el día 12-14 del ciclo se produce un pico de LH que completa la fase de meiosis del folículo de De Graaf originando dos células: una alargada y un cuerpo polar. La célula alargada continúa la meiosis hasta la metafase, situación que no se completa hasta la fecundación.
    • En este momento el “óvulo” es recogido por la trompa de Falopio y se inicia la fase lútea.

    Durante la fase folicular, el endometrio crece (endometrio proliferativo).

    Fase lútea

    • Tras la ovulación, el resto de las células que formaban el folículo se transforman en el denominado “cuerpo lúteo”, y bajo el estímulo de la LH secretan progesterona de forma creciente durante aproximadamente 7 días.
    • La progesterona es la responsable de transformar el endometrio proliferativo en un endometrio secretor. A partir de ese momento el cuerpo lúteo, salvo que se haya producido la fecundación, empieza a degradarse y la secreción de progesterona a disminuir.
    • Cuando los niveles de progesterona son muy bajos, el endometrio se “descama” y se origina la menstruación.
    • Los estrógenos, durante la fase lútea, al coincidir con una concentración elevada de progesterona tienen una acción inhibitoria sobre la GnRH, lo que explica que no se origina un segundo pico ovulatorio al final del ciclo.

    Las características clínicas de los ciclos ovulatorios son: regulares, con síntomas premenstruales y tensión mamaria, acompañados de dismenorrea, con cambios en el moco cervical y datos de acción progestágena en la segunda mitad. Por el contrario, los ciclos anovulatorios suelen ser impredecibles, con spottings frecuentes, y los sangrados no suelen ser abundantes.

    Figura 1. Ciclo menstrual normal.

    Alteraciones del patrón de sangrado

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Síntomas relacionados con el ciclo menstrual

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autora

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Alteraciones del ciclo menstrual

    Fecha de revisión: 23/11/2020
    • Guía
    Índice de contenidos

    Características del ciclo menstrual


    Tiene una duración media de 28 días, si bien se considera normal entre 21-38 días (Mihm M, 2011: 26-35 días; Muñoz C, 2018: 21-25 días; Knudtson J, 2019: 25-36 días). La variación en cuanto a la duración es diferente en cada persona e incluso puede variar de un mes a otro en una misma persona. La menstruación dura entre 4,5-8 días y la pérdida de sangre es de 5-80 ml.

    El inicio del ciclo menstrual empieza el primer día de la menstruación (figura 1) y consta de dos fases: fase folicular y la fase lútea. Está regulado por el eje hipotálamo-hipófisis-ovario.

    Antes de explicar en qué consiste cada fase, debemos hacer algunas consideraciones:

    • La GnRH se secreta de forma pulsátil en el hipotálamo, lo que origina que la FSH y la LH también se secreten de forma pulsátil. Si la GnRH se secreta de forma continua o no se secreta, pierde su acción sobre la FSH y la LH.
    • La GnRH está controlada por mecanismos de retroalimentación: los estrógenos la estimulan, y la progesterona y la inhibina (hormona no sexual que se origina en el ovario) la inhiben. Hay otras situaciones en las que también está inhibida, como por ejemplo en el embarazo por la producción de prolactina, o cuando hay lesiones que afecten al hipotálamo.

    Fase folicular

    • La GnRH estimula la producción de FSH.
    • La FSH estimula unos 20 folículos primarios que se llegan a convertir en secundarios. Durante este proceso el número de células foliculares aumenta y se diferencian para convertirse en “células de la granulosa”.
    • Hacia el día 5 del ciclo uno de los folículos se convierte en el folículo dominante, también llamado folículo de De Graaf, que crece rápidamente entre los días 6 y 14 como respuesta a la secreción de FSH.
    • El folículo secreta estrógenos, que estimulan la producción de GnRH pero se queda acumulada en el hipotálamo, para liberarse de forma “súbita” en el pico ovulatorio. Los estrógenos también son responsables de los caracteres sexuales femeninos.
    • Hacia el día 12-14 del ciclo se produce un pico de LH que completa la fase de meiosis del folículo de De Graaf originando dos células: una alargada y un cuerpo polar. La célula alargada continúa la meiosis hasta la metafase, situación que no se completa hasta la fecundación.
    • En este momento el “óvulo” es recogido por la trompa de Falopio y se inicia la fase lútea.

    Durante la fase folicular, el endometrio crece (endometrio proliferativo).

    Fase lútea

    • Tras la ovulación, el resto de las células que formaban el folículo se transforman en el denominado “cuerpo lúteo”, y bajo el estímulo de la LH secretan progesterona de forma creciente durante aproximadamente 7 días.
    • La progesterona es la responsable de transformar el endometrio proliferativo en un endometrio secretor. A partir de ese momento el cuerpo lúteo, salvo que se haya producido la fecundación, empieza a degradarse y la secreción de progesterona a disminuir.
    • Cuando los niveles de progesterona son muy bajos, el endometrio se “descama” y se origina la menstruación.
    • Los estrógenos, durante la fase lútea, al coincidir con una concentración elevada de progesterona tienen una acción inhibitoria sobre la GnRH, lo que explica que no se origina un segundo pico ovulatorio al final del ciclo.

    Las características clínicas de los ciclos ovulatorios son: regulares, con síntomas premenstruales y tensión mamaria, acompañados de dismenorrea, con cambios en el moco cervical y datos de acción progestágena en la segunda mitad. Por el contrario, los ciclos anovulatorios suelen ser impredecibles, con spottings frecuentes, y los sangrados no suelen ser abundantes.

    Figura 1. Ciclo menstrual normal.

    Alteraciones del patrón de sangrado

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Síntomas relacionados con el ciclo menstrual

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autora

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Alteraciones del ciclo menstrual

    Fecha de revisión: 23/11/2020

    Características del ciclo menstrual


    Tiene una duración media de 28 días, si bien se considera normal entre 21-38 días (Mihm M, 2011: 26-35 días; Muñoz C, 2018: 21-25 días; Knudtson J, 2019: 25-36 días). La variación en cuanto a la duración es diferente en cada persona e incluso puede variar de un mes a otro en una misma persona. La menstruación dura entre 4,5-8 días y la pérdida de sangre es de 5-80 ml.

    El inicio del ciclo menstrual empieza el primer día de la menstruación (figura 1) y consta de dos fases: fase folicular y la fase lútea. Está regulado por el eje hipotálamo-hipófisis-ovario.

    Antes de explicar en qué consiste cada fase, debemos hacer algunas consideraciones:

    • La GnRH se secreta de forma pulsátil en el hipotálamo, lo que origina que la FSH y la LH también se secreten de forma pulsátil. Si la GnRH se secreta de forma continua o no se secreta, pierde su acción sobre la FSH y la LH.
    • La GnRH está controlada por mecanismos de retroalimentación: los estrógenos la estimulan, y la progesterona y la inhibina (hormona no sexual que se origina en el ovario) la inhiben. Hay otras situaciones en las que también está inhibida, como por ejemplo en el embarazo por la producción de prolactina, o cuando hay lesiones que afecten al hipotálamo.

    Fase folicular

    • La GnRH estimula la producción de FSH.
    • La FSH estimula unos 20 folículos primarios que se llegan a convertir en secundarios. Durante este proceso el número de células foliculares aumenta y se diferencian para convertirse en “células de la granulosa”.
    • Hacia el día 5 del ciclo uno de los folículos se convierte en el folículo dominante, también llamado folículo de De Graaf, que crece rápidamente entre los días 6 y 14 como respuesta a la secreción de FSH.
    • El folículo secreta estrógenos, que estimulan la producción de GnRH pero se queda acumulada en el hipotálamo, para liberarse de forma “súbita” en el pico ovulatorio. Los estrógenos también son responsables de los caracteres sexuales femeninos.
    • Hacia el día 12-14 del ciclo se produce un pico de LH que completa la fase de meiosis del folículo de De Graaf originando dos células: una alargada y un cuerpo polar. La célula alargada continúa la meiosis hasta la metafase, situación que no se completa hasta la fecundación.
    • En este momento el “óvulo” es recogido por la trompa de Falopio y se inicia la fase lútea.

    Durante la fase folicular, el endometrio crece (endometrio proliferativo).

    Fase lútea

    • Tras la ovulación, el resto de las células que formaban el folículo se transforman en el denominado “cuerpo lúteo”, y bajo el estímulo de la LH secretan progesterona de forma creciente durante aproximadamente 7 días.
    • La progesterona es la responsable de transformar el endometrio proliferativo en un endometrio secretor. A partir de ese momento el cuerpo lúteo, salvo que se haya producido la fecundación, empieza a degradarse y la secreción de progesterona a disminuir.
    • Cuando los niveles de progesterona son muy bajos, el endometrio se “descama” y se origina la menstruación.
    • Los estrógenos, durante la fase lútea, al coincidir con una concentración elevada de progesterona tienen una acción inhibitoria sobre la GnRH, lo que explica que no se origina un segundo pico ovulatorio al final del ciclo.

    Las características clínicas de los ciclos ovulatorios son: regulares, con síntomas premenstruales y tensión mamaria, acompañados de dismenorrea, con cambios en el moco cervical y datos de acción progestágena en la segunda mitad. Por el contrario, los ciclos anovulatorios suelen ser impredecibles, con spottings frecuentes, y los sangrados no suelen ser abundantes.

    Figura 1. Ciclo menstrual normal.

    Alteraciones del patrón de sangrado

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Síntomas relacionados con el ciclo menstrual

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autora

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.
    © Descargado el 29/09/2022 8:18:23 Para uso personal exclusivamente. No se permiten otros usos sin autorización. Copyright © . Elsevier Inc. Todos los derechos reservados.

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Estas son sus opciones

    ¿Necesita ayuda o más información? Llame al 932 415 960

    ¿Ya está registrado?

    Inicie sesión con su cuenta personal