Fisterra

    Vacunación en el embarazo

    Introducción


    La administración de vacunas durante el embarazo debe ser considerada cuidadosamente, teniendo en cuenta que el riesgo que puede tener una vacuna administrada durante el embarazo es, fundamentalmente, teórico, y por tanto el beneficio de la vacunación generalmente sobrepasa los riesgos potenciales que pudiesen derivarse de ella cuando la probabilidad de exposición a la enfermedad es elevada, la enfermedad supone un riesgo añadido para la madre o el feto y es improbable que la vacuna cause daño.

    Todas las mujeres en edad fértil deberían tener el calendario vacunal correctamente cumplimentado, especialmente en lo que respecta a las enfermedades inmunoprevenibles que puedan dañar a la embarazada o a su futuro hijo, especialmente hepatitis B, sarampión, rubéola, parotiditis, varicela, difteria, tétanos y tos ferina.

    Así mismo, y dentro de una consulta preconcepcional, debería evaluarse la situación inmunológica con determinación de anticuerpos frente a:

    • Rubéola: el cribado serológico prenatal frente a rubéola está indicado en las embarazadas que carecen de una evidencia contrastada de inmunidad. En caso de aportar documentación fiable de haber recibido al menos una dosis de vacuna, y debido a la alta efectividad de la vacunación y la baja sensibilidad de las pruebas serológicas convencionales de IgG de rubéola, no se aconseja el análisis serológico gestacional. En caso de que el test sea negativo se vacunará tras el parto con al menos 1 dosis de TV.
    • Varicela: en caso de que no tengan antecedentes de padecimiento de varicela o herpes zóster y no aportan documentación de vacunación. En caso de que el test sea negativo se vacunará tras el parto con 2 dosis de vacuna con un intervalo mínimos de 4 semanas entre ellas.
    • Hepatitis B: de forma sistemática en todas las embarazadas, se realizarán los siguientes marcadores: AgHBs, anti-HBs, anti-HBc b: en caso de que exista riesgo elevado de exposición (exposición sexual, personas que se inyectan drogas, contacto de portador de AgHBs, infección con VIH o VHC, hepatopatías crónicas, TOS/TPH, recepción de hemoderivados o trabajador sanitario con riesgo ocupacional), se administrarán 3 dosis de HB (0, 1 y 6 meses).
    • Las mujeres HBsAg positivas deben ser controladas cuidadosamente para asegurar que el lactante recibe HBIG y comienza la serie de vacunación contra la hepatitis B a más tardar 12 horas después del nacimiento, y que el niño complete la serie de vacunas contra la hepatitis B. No existe riesgo conocido para el feto de la inmunización pasiva de las mujeres embarazadas con preparaciones de inmunoglobulinas.

    Vacunas recomendadas rutinariamente en el embarazo

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Vacunas no recomendadas rutinariamente pero sí en situaciones especiales

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Vacunas no recomendadas en el embarazo

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Vacunas contraindicadas en el embarazo

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Mujeres que planifican un embarazo

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Mujeres embarazadas en contacto con personas que han recibido recientemente vacunas de virus vivos

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Vacunación en mujeres lactantes

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autoras

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    No disponible.

    Vacunación en el embarazo

    Fecha de revisión: 27/06/2019
    • Guía
    Índice de contenidos

    Introducción


    La administración de vacunas durante el embarazo debe ser considerada cuidadosamente, teniendo en cuenta que el riesgo que puede tener una vacuna administrada durante el embarazo es, fundamentalmente, teórico, y por tanto el beneficio de la vacunación generalmente sobrepasa los riesgos potenciales que pudiesen derivarse de ella cuando la probabilidad de exposición a la enfermedad es elevada, la enfermedad supone un riesgo añadido para la madre o el feto y es improbable que la vacuna cause daño.

    Todas las mujeres en edad fértil deberían tener el calendario vacunal correctamente cumplimentado, especialmente en lo que respecta a las enfermedades inmunoprevenibles que puedan dañar a la embarazada o a su futuro hijo, especialmente hepatitis B, sarampión, rubéola, parotiditis, varicela, difteria, tétanos y tos ferina.

    Así mismo, y dentro de una consulta preconcepcional, debería evaluarse la situación inmunológica con determinación de anticuerpos frente a:

    • Rubéola: el cribado serológico prenatal frente a rubéola está indicado en las embarazadas que carecen de una evidencia contrastada de inmunidad. En caso de aportar documentación fiable de haber recibido al menos una dosis de vacuna, y debido a la alta efectividad de la vacunación y la baja sensibilidad de las pruebas serológicas convencionales de IgG de rubéola, no se aconseja el análisis serológico gestacional. En caso de que el test sea negativo se vacunará tras el parto con al menos 1 dosis de TV.
    • Varicela: en caso de que no tengan antecedentes de padecimiento de varicela o herpes zóster y no aportan documentación de vacunación. En caso de que el test sea negativo se vacunará tras el parto con 2 dosis de vacuna con un intervalo mínimos de 4 semanas entre ellas.
    • Hepatitis B: de forma sistemática en todas las embarazadas, se realizarán los siguientes marcadores: AgHBs, anti-HBs, anti-HBc b: en caso de que exista riesgo elevado de exposición (exposición sexual, personas que se inyectan drogas, contacto de portador de AgHBs, infección con VIH o VHC, hepatopatías crónicas, TOS/TPH, recepción de hemoderivados o trabajador sanitario con riesgo ocupacional), se administrarán 3 dosis de HB (0, 1 y 6 meses).
    • Las mujeres HBsAg positivas deben ser controladas cuidadosamente para asegurar que el lactante recibe HBIG y comienza la serie de vacunación contra la hepatitis B a más tardar 12 horas después del nacimiento, y que el niño complete la serie de vacunas contra la hepatitis B. No existe riesgo conocido para el feto de la inmunización pasiva de las mujeres embarazadas con preparaciones de inmunoglobulinas.

    Vacunas recomendadas rutinariamente en el embarazo

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Vacunas no recomendadas rutinariamente pero sí en situaciones especiales

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Vacunas no recomendadas en el embarazo

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Vacunas contraindicadas en el embarazo

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Mujeres que planifican un embarazo

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Mujeres embarazadas en contacto con personas que han recibido recientemente vacunas de virus vivos

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Vacunación en mujeres lactantes

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autoras

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    No disponible.

    Vacunación en el embarazo

    Fecha de revisión: 27/06/2019

    Introducción


    La administración de vacunas durante el embarazo debe ser considerada cuidadosamente, teniendo en cuenta que el riesgo que puede tener una vacuna administrada durante el embarazo es, fundamentalmente, teórico, y por tanto el beneficio de la vacunación generalmente sobrepasa los riesgos potenciales que pudiesen derivarse de ella cuando la probabilidad de exposición a la enfermedad es elevada, la enfermedad supone un riesgo añadido para la madre o el feto y es improbable que la vacuna cause daño.

    Todas las mujeres en edad fértil deberían tener el calendario vacunal correctamente cumplimentado, especialmente en lo que respecta a las enfermedades inmunoprevenibles que puedan dañar a la embarazada o a su futuro hijo, especialmente hepatitis B, sarampión, rubéola, parotiditis, varicela, difteria, tétanos y tos ferina.

    Así mismo, y dentro de una consulta preconcepcional, debería evaluarse la situación inmunológica con determinación de anticuerpos frente a:

    • Rubéola: el cribado serológico prenatal frente a rubéola está indicado en las embarazadas que carecen de una evidencia contrastada de inmunidad. En caso de aportar documentación fiable de haber recibido al menos una dosis de vacuna, y debido a la alta efectividad de la vacunación y la baja sensibilidad de las pruebas serológicas convencionales de IgG de rubéola, no se aconseja el análisis serológico gestacional. En caso de que el test sea negativo se vacunará tras el parto con al menos 1 dosis de TV.
    • Varicela: en caso de que no tengan antecedentes de padecimiento de varicela o herpes zóster y no aportan documentación de vacunación. En caso de que el test sea negativo se vacunará tras el parto con 2 dosis de vacuna con un intervalo mínimos de 4 semanas entre ellas.
    • Hepatitis B: de forma sistemática en todas las embarazadas, se realizarán los siguientes marcadores: AgHBs, anti-HBs, anti-HBc b: en caso de que exista riesgo elevado de exposición (exposición sexual, personas que se inyectan drogas, contacto de portador de AgHBs, infección con VIH o VHC, hepatopatías crónicas, TOS/TPH, recepción de hemoderivados o trabajador sanitario con riesgo ocupacional), se administrarán 3 dosis de HB (0, 1 y 6 meses).
    • Las mujeres HBsAg positivas deben ser controladas cuidadosamente para asegurar que el lactante recibe HBIG y comienza la serie de vacunación contra la hepatitis B a más tardar 12 horas después del nacimiento, y que el niño complete la serie de vacunas contra la hepatitis B. No existe riesgo conocido para el feto de la inmunización pasiva de las mujeres embarazadas con preparaciones de inmunoglobulinas.

    Vacunas recomendadas rutinariamente en el embarazo

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Vacunas no recomendadas rutinariamente pero sí en situaciones especiales

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Vacunas no recomendadas en el embarazo

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Vacunas contraindicadas en el embarazo

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Mujeres que planifican un embarazo

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Mujeres embarazadas en contacto con personas que han recibido recientemente vacunas de virus vivos

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Vacunación en mujeres lactantes

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más en la red

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autoras

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Conflicto de intereses
    No disponible.
    © Descargado el 19/08/2022 8:52:45 Para uso personal exclusivamente. No se permiten otros usos sin autorización. Copyright © . Elsevier Inc. Todos los derechos reservados.

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Estas son sus opciones

    ¿Necesita ayuda o más información? Llame al 932 415 960

    ¿Ya está registrado?

    Inicie sesión con su cuenta personal