Fisterra

    Prevención de las úlceras por presión

    Introducción

    Las úlceras por presión (UPP) representan un importante problema asistencial dado su impacto sobre la salud y la calidad de vida de quienes las padecen, así como las de sus cuidadores, sumándose las repercusiones económicas al sistema sanitario que se encarga de su atención y cuidado.

    La mayoría de las UPP pueden prevenirse, por lo que es importante disponer de estrategias de educación y prevención integrada en la práctica clínica interdisciplinar1.

    La UPP se produce por un proceso isquémico cuando se combinan las acciones de factores extrínsecos tales como fuerzas de presión, cizallamiento y fricción, siendo determinante la relación presión-tiempo.

    Los mecanismos que participan en la alteración de la integridad tisular y la aparición de las UPP son (ver fig. 1):

    - Presión: fuerza que actúa perpendicular a la piel como consecuencia de la gravedad; provoca un aplastamiento tisular entre dos planos, uno perteneciente al paciente y otro externo a él (cama, sillón, sondas, etc.).

    - Fricción: fuerza tangencial que actúa paralelamente a la piel produciendo roces por movimiento o arrastre.

    - Cizallamiento: fuerzas paralelas a un plano perpendicular a las prominencias óseas, que hacen que la piel permanezca inmóvil mientras el tejido subcutáneo y los vasos están estirados y alargados.

    - Maceración: provocada por el exceso de humedad por incontinencia fecal o urinaria, sudoración profusa o mal secado de la piel tras el lavado.

    Valoración del riesgo

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se previenen? Cuidados específicos

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Manejo de la presión

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Estado nutricional

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Educación y continuidad de los cuidados

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Artículo original publicado en FMC

    Form Med Contin Aten Prim. 2010; 74-6 - vol. 17 núm 2
    Ver artículo original
    Conflicto de intereses
    No disponible.

    Prevención de las úlceras por presión

    Fecha de revisión: 19/04/2012
    • Técnica
    Índice de contenidos

    Introducción

    Las úlceras por presión (UPP) representan un importante problema asistencial dado su impacto sobre la salud y la calidad de vida de quienes las padecen, así como las de sus cuidadores, sumándose las repercusiones económicas al sistema sanitario que se encarga de su atención y cuidado.

    La mayoría de las UPP pueden prevenirse, por lo que es importante disponer de estrategias de educación y prevención integrada en la práctica clínica interdisciplinar1.

    La UPP se produce por un proceso isquémico cuando se combinan las acciones de factores extrínsecos tales como fuerzas de presión, cizallamiento y fricción, siendo determinante la relación presión-tiempo.

    Los mecanismos que participan en la alteración de la integridad tisular y la aparición de las UPP son (ver fig. 1):

    - Presión: fuerza que actúa perpendicular a la piel como consecuencia de la gravedad; provoca un aplastamiento tisular entre dos planos, uno perteneciente al paciente y otro externo a él (cama, sillón, sondas, etc.).

    - Fricción: fuerza tangencial que actúa paralelamente a la piel produciendo roces por movimiento o arrastre.

    - Cizallamiento: fuerzas paralelas a un plano perpendicular a las prominencias óseas, que hacen que la piel permanezca inmóvil mientras el tejido subcutáneo y los vasos están estirados y alargados.

    - Maceración: provocada por el exceso de humedad por incontinencia fecal o urinaria, sudoración profusa o mal secado de la piel tras el lavado.

    Valoración del riesgo

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se previenen? Cuidados específicos

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Manejo de la presión

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Estado nutricional

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Educación y continuidad de los cuidados

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Artículo original publicado en FMC

    Form Med Contin Aten Prim. 2010; 74-6 - vol. 17 núm 2
    Ver artículo original
    Conflicto de intereses
    No disponible.

    Prevención de las úlceras por presión

    Fecha de revisión: 19/04/2012

    Introducción

    Las úlceras por presión (UPP) representan un importante problema asistencial dado su impacto sobre la salud y la calidad de vida de quienes las padecen, así como las de sus cuidadores, sumándose las repercusiones económicas al sistema sanitario que se encarga de su atención y cuidado.

    La mayoría de las UPP pueden prevenirse, por lo que es importante disponer de estrategias de educación y prevención integrada en la práctica clínica interdisciplinar1.

    La UPP se produce por un proceso isquémico cuando se combinan las acciones de factores extrínsecos tales como fuerzas de presión, cizallamiento y fricción, siendo determinante la relación presión-tiempo.

    Los mecanismos que participan en la alteración de la integridad tisular y la aparición de las UPP son (ver fig. 1):

    - Presión: fuerza que actúa perpendicular a la piel como consecuencia de la gravedad; provoca un aplastamiento tisular entre dos planos, uno perteneciente al paciente y otro externo a él (cama, sillón, sondas, etc.).

    - Fricción: fuerza tangencial que actúa paralelamente a la piel produciendo roces por movimiento o arrastre.

    - Cizallamiento: fuerzas paralelas a un plano perpendicular a las prominencias óseas, que hacen que la piel permanezca inmóvil mientras el tejido subcutáneo y los vasos están estirados y alargados.

    - Maceración: provocada por el exceso de humedad por incontinencia fecal o urinaria, sudoración profusa o mal secado de la piel tras el lavado.

    Valoración del riesgo

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se previenen? Cuidados específicos

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Manejo de la presión

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Estado nutricional

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Educación y continuidad de los cuidados

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Artículo original publicado en FMC

    Form Med Contin Aten Prim. 2010; 74-6 - vol. 17 núm 2
    Ver artículo original
    Conflicto de intereses
    No disponible.
    © Descargado el 30/09/2022 7:23:35 Para uso personal exclusivamente. No se permiten otros usos sin autorización. Copyright © . Elsevier Inc. Todos los derechos reservados.

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Estas son sus opciones

    ¿Necesita ayuda o más información? Llame al 932 415 960

    ¿Ya está registrado?

    Inicie sesión con su cuenta personal