Fisterra

    Qué es el prurito crónico y cómo convivir con él

    Introducción

    El prurito es el término médico para definir el picor. No es una enfermedad, sino un síntoma de la piel (cutáneo), que no es grave pero sí muy molesto y uno de los motivos más frecuentes de consulta con el médico o médica de familia o con el especialista en dermatología.

    El prurito puede definirse como una sensación de hormigueo o irritación de la piel que provoca la necesidad de rascarse. El prurito puede ser en una zona concreta o en todo el cuerpo. El rascado parece aliviar temporalmente el prurito, pero te puedes lesionar la piel, lo que da lugar a más prurito (el ciclo prurito-rascado-prurito, o "pica-rasca") o incluso a una infección.

    Aunque todas las personas hemos experimentado un episodio de prurito en algún momento de la vida, hay que diferenciar entre el prurito agudo, que dura entre unos segundos y pocas semanas, y el prurito crónico, que dura más de seis semanas. El prurito crónico es más frecuente con la edad y más común en mujeres que en hombres. En los casos crónicos, la piel se hace más gruesa y escamosa, lo que se llama liquenificación.

    Se estima que una de cada cinco personas ha padecido un episodio de prurito crónico alguna vez en su vida. Y se cree que puede afectar a un 7% de personas cada año. A veces, el prurito se debe a otras enfermedades crónicas: puede afectar al 25% de las personas sometidas a diálisis o al 100% de las personas con urticaria o dermatitis atópica.

    A pesar de que conocemos poco sobre los mecanismos relacionados con el prurito y el alivio que produce rascarse, sabemos que el prurito se transmite desde la piel al cerebro por medio de las mismas fibras nerviosas que transmiten el dolor y la temperatura. En este proceso interviene una sustancia llamada histamina.

    ¿Cuáles son las causas?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuáles son los síntomas más frecuentes?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se diagnostica el prurito?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuál es el tratamiento para el prurito?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Qué debo hacer para cuidarme si tengo prurito?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Tengo que solicitar atención médica si…

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo puedo mejorar mi calidad de vida?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más información

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Con la colaboración de Fundació Salut i Envelliment

    Fundació Salut i Envelliment
    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Qué es el prurito crónico y cómo convivir con él

    Fecha de revisión: 30/04/2020
    • Ficha
    Índice de contenidos

    Introducción

    El prurito es el término médico para definir el picor. No es una enfermedad, sino un síntoma de la piel (cutáneo), que no es grave pero sí muy molesto y uno de los motivos más frecuentes de consulta con el médico o médica de familia o con el especialista en dermatología.

    El prurito puede definirse como una sensación de hormigueo o irritación de la piel que provoca la necesidad de rascarse. El prurito puede ser en una zona concreta o en todo el cuerpo. El rascado parece aliviar temporalmente el prurito, pero te puedes lesionar la piel, lo que da lugar a más prurito (el ciclo prurito-rascado-prurito, o "pica-rasca") o incluso a una infección.

    Aunque todas las personas hemos experimentado un episodio de prurito en algún momento de la vida, hay que diferenciar entre el prurito agudo, que dura entre unos segundos y pocas semanas, y el prurito crónico, que dura más de seis semanas. El prurito crónico es más frecuente con la edad y más común en mujeres que en hombres. En los casos crónicos, la piel se hace más gruesa y escamosa, lo que se llama liquenificación.

    Se estima que una de cada cinco personas ha padecido un episodio de prurito crónico alguna vez en su vida. Y se cree que puede afectar a un 7% de personas cada año. A veces, el prurito se debe a otras enfermedades crónicas: puede afectar al 25% de las personas sometidas a diálisis o al 100% de las personas con urticaria o dermatitis atópica.

    A pesar de que conocemos poco sobre los mecanismos relacionados con el prurito y el alivio que produce rascarse, sabemos que el prurito se transmite desde la piel al cerebro por medio de las mismas fibras nerviosas que transmiten el dolor y la temperatura. En este proceso interviene una sustancia llamada histamina.

    ¿Cuáles son las causas?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuáles son los síntomas más frecuentes?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se diagnostica el prurito?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuál es el tratamiento para el prurito?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Qué debo hacer para cuidarme si tengo prurito?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Tengo que solicitar atención médica si…

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo puedo mejorar mi calidad de vida?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más información

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Con la colaboración de Fundació Salut i Envelliment

    Fundació Salut i Envelliment
    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    Qué es el prurito crónico y cómo convivir con él

    Fecha de revisión: 30/04/2020

    Introducción

    El prurito es el término médico para definir el picor. No es una enfermedad, sino un síntoma de la piel (cutáneo), que no es grave pero sí muy molesto y uno de los motivos más frecuentes de consulta con el médico o médica de familia o con el especialista en dermatología.

    El prurito puede definirse como una sensación de hormigueo o irritación de la piel que provoca la necesidad de rascarse. El prurito puede ser en una zona concreta o en todo el cuerpo. El rascado parece aliviar temporalmente el prurito, pero te puedes lesionar la piel, lo que da lugar a más prurito (el ciclo prurito-rascado-prurito, o "pica-rasca") o incluso a una infección.

    Aunque todas las personas hemos experimentado un episodio de prurito en algún momento de la vida, hay que diferenciar entre el prurito agudo, que dura entre unos segundos y pocas semanas, y el prurito crónico, que dura más de seis semanas. El prurito crónico es más frecuente con la edad y más común en mujeres que en hombres. En los casos crónicos, la piel se hace más gruesa y escamosa, lo que se llama liquenificación.

    Se estima que una de cada cinco personas ha padecido un episodio de prurito crónico alguna vez en su vida. Y se cree que puede afectar a un 7% de personas cada año. A veces, el prurito se debe a otras enfermedades crónicas: puede afectar al 25% de las personas sometidas a diálisis o al 100% de las personas con urticaria o dermatitis atópica.

    A pesar de que conocemos poco sobre los mecanismos relacionados con el prurito y el alivio que produce rascarse, sabemos que el prurito se transmite desde la piel al cerebro por medio de las mismas fibras nerviosas que transmiten el dolor y la temperatura. En este proceso interviene una sustancia llamada histamina.

    ¿Cuáles son las causas?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuáles son los síntomas más frecuentes?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo se diagnostica el prurito?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cuál es el tratamiento para el prurito?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Qué debo hacer para cuidarme si tengo prurito?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Tengo que solicitar atención médica si…

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    ¿Cómo puedo mejorar mi calidad de vida?

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Más información

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Bibliografía

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Autores

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Con la colaboración de Fundació Salut i Envelliment

    Fundació Salut i Envelliment
    Conflicto de intereses
    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.
    © Descargado el 09/08/2022 21:02:54 Para uso personal exclusivamente. No se permiten otros usos sin autorización. Copyright © . Elsevier Inc. Todos los derechos reservados.

    Para ver el texto completo debe de estar suscrito a Fisterra

    Estas son sus opciones

    ¿Necesita ayuda o más información? Llame al 932 415 960

    ¿Ya está registrado?

    Inicie sesión con su cuenta personal