[x]Cerrar ventana


La realización de consejo a todas las embarazadas sobre medidas higiénicas y hábitos culinarios podría ser la mejor opción para prevenir la toxoplasmosis congénita hasta disponer de estudios que avalen otras opciones

Fecha de elaboración: 10/12/2009


Advertencia: Antes de utilizar esta respuesta en la práctica clínica debe tenerse en cuenta su fecha de elaboración. Puede que existan nuevas evidencias que modifiquen esta respuesta. Pregunta: Mujer gestante, ¿la evidencia científica demuestra la necesidad de hacer serología de toxoplasma a todas las mujeres en el primer trimestre de la gestación, con idea de incluirlas en un grupo de riesgo o de controlar la seroconversión y en su caso tratarla? Pregunta formato PICO:
Paciente Intervención/Comparación Resultados
Mujer embarazada. Hacer cribado de toxoplasmosis
VS no hacerlo.
-Toxoplasmosis congénita.
- Abortos espontáneos o terapéuticos.
- ES medicación.
Tipo de estudio más apropiado: ECA, estudio de pruebas diagnósticas.
Fuentes de información utilizadas
Fuente de información Consultadas en esta pregunta Referencias clave que
fundamentan la respuesta
Guías de práctica clínica SI SI
Clinical Evidence SI NO
Trip Database SI SI
MBE Guipúzcoa NO NO
UpTodate SI NO
Cochrane Library SI SI
Evidence Based Review NO NO
Medline, Embase e IM SI SI
Resumen de la evidencia:
Existe variabilidad entre los países en la actitud sobre realizar o no detección prenatal de toxoplasmosis 9. Las pruebas de cribado deben cumplir una serie de condiciones para poder aceptar que su realización mejora la salud de la población. Estos principios fueron publicados por Wilson y Junger en 1968 1. Resumiendo: la patología debe ser importante, el método diagnóstico fiable y seguro y el tratamiento eficaz y seguro. En primer lugar, desconocemos la relevancia de esta patología en España. Hay varios estudios que muestran cifras diferentes 2-4. Es conocido que existe gran variabilidad entre diferentes zonas geográficas dentro, incluso, de un mismo país. Por tanto, sería necesario, antes de tomar la decisión de instaurar el cribado, conocer los valores de prevalencia e incidencia propios de la zona 5. En segundo lugar las pruebas diagnósticas deben ser fiables y seguras. Sin embargo, la infección por toxoplasmosis, en la mayoría de los casos, es clínicamente indetectable y las pruebas serológicas no permiten garantizar que los hallazgos sean debidos a un proceso agudo 5. Ninguna de las pruebas realizadas a la madre permite conocer si existe enfermedad fetal. Por lo tanto, será necesario recurrir a métodos diagnósticos directamente sobre el feto, en ocasiones, no exentos de riesgo 2. Para finalizar, la utilidad del tratamiento está en entredicho. En 1999 se publicó una revisión sistemática (RS) de Cochrane sobre este tema en la que, concluyeron que no existían pruebas de que el tratamiento de la embarazada disminuyera la toxoplasmosis congénita 7. Recientemente, 2007, se publicó un metaanálisis de estudios de cohortes en el que sólo encontraron una disminución de la infección fetal en aquellos casos que fueron tratados precozmente, menos de 3 semanas tras la infección, independientemente del tratamiento que recibieran. No hubo diferencias estadísticamente significativas en las manifestaciones clínicas de los niños en relación a si sus madres fueron o no tratadas 8. Por lo expuesto anteriormente, la realización del cribado puede llevar a la toma de decisiones concatenadas que generan importante sufrimiento psicológico, incertidumbre y que pueden terminar con medidas irreversibles de gran transcendencia. En un estudio realizado en EEUU, afirmaban que con el cribado universal se incurría en 18.5 perdidas fetales adicionales por cada toxoplasmosis congénita evitada 2. Aunque no hay ECA, si hay estudios observacionales que indican de forma consistente que el consejo a las embarazadas disminuye la toxoplasmosis congénita, por lo tanto parece razonable la recomendación de NICE y SEGO de aconsejar a todas las embarazadas, sin realización previa de serología, que durante el embarazo realicen: lavado de manos antes de preparar alimentos, lavado a fondo de verduras y ensaladas, cocción completa de las carnes, utilización de guantes y lavado de manos tras realizar trabajos de jardinería o entrar en contacto con tierra y evitar el contacto con heces de gato 9,11. El consenso de ginecólogos 11. Además consideraba conveniente plantear la posibilidad de realizar cribado neonatal de la toxoplasmosis.
Respuesta
Con los datos existentes no es posible establecer la relación beneficio-riesgo del cribado rutinario de la toxoplasmosis en el embarazo.
Por este motivo, abogamos por la realización de consejo a todas las embarazadas sobre medidas higiénicas y hábitos culinarios
SIN realización previa de serología.
Nivel de evidencia: 3, G
Clasificación de la evidencia utilizada para elaborar la respuesta
Tipo de estudio Grado Nº de estudios utilizados
Revisión sistemática 1 2 (7,9)
Ensayo clínico 2 0
Cohortes, casos-control 3 3 (3,4,8)
Consenso, opinión experto 4 3 (2,5,6,11)
Guías G 1 (10)
Autores: Idoia Alcorta: idoia.alcortamichelena@oskidetza.net Mª Luisa González: marialuisa.gonzalezdelgado@oskidetza.net
Ina Idarreta: ina.idarretamendiola@oskidetza.net
Fecha de elaboración: 09 diciembre 2009.

Bibliografía
  1. Hughes JM, Junger G. Principles and practice of screening for diseasa. Public Helath Papers 34. Ginebra: WHO, 1968.
  2. Ortega-Benito JM. Prenatal screening of congenital toxoplasmosis Med Clín (Barc) 2001;116 (10): 385-389.
  3. Muñoz Batet C, Guardià Llobet C, Juncosa Morros T, Viñas Domenech L, Sierra Soler M, Sanfeliu Sala I, et al. Toxoplasmosis y embarazo. Estudio multicéntrico realizado en 16,362 embarazadas en Barcelona. Med Clin (Barc). 2004 Jun 5;123(1):12-16.
  4. Bartolomé Alvarez J, Martínez Serrano M, Moreno Parrado L, Lorente Ortuño S, Crespo Sánchez MD. Prevalencia e incidencia de infecciones por Toxoplasma gondii en mujeres en edad fertil en Albacete (2001-2007). Rev. Esp. Salud Publica. 2008 Jun;82(3):333-342.
  5. Del Castillo F. Toxoplasmosis congenita. Una enfermedad con demasiados interrogantes. Ann Pediatr (Barc). 2004;61(2):115-7.
  6. Remesar Navarro G, Danés Carreras I. Tratamiento de la toxoplasmosis durante el embarazo. Med Clin (Barc). 2009 Nov 21;133(19):763-765.
  7. Peyron F, Wallon M, Liou C, Garner P. Tratamientos para la toxoplasmosis durante el embarazo (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2008 Número 4. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: www.update-software.com (Traducida de The Cochrane Library, 2008 Issue 3. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.). Disponible en: www.update-software.com
  8. Thiébaut R, Leproust S, Chêne G, Gilbert R. Effectiveness of prenatal treatment for congenital toxoplasmosis: a meta-analysis of individual patients´ data. Lancet. 2007 Ene 13;369(9556):115-122.
  9. Simona Di Mario, Vittorio Basevi, Carlo Gagliotti, Daniela Spettoli, Gianfranco Gori, Roberto D´Amico, Nicola Magrini. Educación prenatal para la toxoplasmosis congénita (Revision Cochrane traducida). En: Biblioteca Cochrane Plus 2009 Número 2. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: www.update-software.com (Traducida de The Cochrane Library, 2009 Issue 1 Art no. CD006171. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.). Disponible en: www.update-software.com
  10. Antenatal Care. Routine care for the healthy pregnant woman. NICE Guideline. Disponible en: www.nice.org.uk
  11. Miguel Sesmero JRD, Farrán Codina I, Dulín E, Fabré González E, Bartha Rasero JL, Rodríguez Alarcón J, et al. Grupo de consenso sobre toxoplasmosis. Progresos de obstetricia y ginecología 2003; 46(7): 319-332.
     [x]Cerrar ventana      Imprimir