[x]Cerrar ventana


La metoclopramida intravenosa (IV) no ha demostrado ser más eficaz que la hidratación intravenosa en el tratamiento urgente de las nauseas y vómitos de origen no quimioterápico ni gravídico

Fecha de elaboración: 25/03/2009


Advertencia: Antes de utilizar esta respuesta en la práctica clínica debe tenerse en cuenta su fecha de elaboración. Puede que existan nuevas evidencias que modifiquen esta respuesta. Pregunta: ¿Es útil la metoclopramida para el control de las nauseas y los vómitos en un adulto? ¿con qué frecuencia producen efectos secundarios? Pregunta formato PICO:
Paciente Intervención/Comparación Resultados
Paciente adulto/a con nauseas y/o vómitos de origen no quimioterápico ni por el embarazo Metoclopramida VS placebo Disminución de nauseas y vómitos

Efectos secundarios
Tipo de estudio más apropiado: ensayo clínico, revisión sistemática de ensayos clínicos. Fuentes de información utilizadas
Fuente de información Consultadas en esta pregunta Referencias clave que fundamentan la respuesta
Guías de práctica clínica SI NO
Clinical Evidence SI NO
Trip Database SI SI
MBE Guipúzcoa SI NO
UpTodate SI NO
Cochrane Library SI SI
Evidence Based Review NO NO
Medline,Embase e IM SI SI
Resumen de la evidencia Existe variabilidad entre los médicos en la utilización de medicamentos para el control de las nauseas y vómitos de origen no quimioterápico ni gravídico. Algunos procesos, entre otros, que asocian nauseas y/o vómitos son la gastroenteritis, la migraña, el vértigo o el cólico nefrítico. En nuestro medio el antiemético más utilizado en estas situaciones es la metoclopramida. La metoclopramida en una antagonista de la dopamina que tiene también actividad procinética1. La sedación, y los efectos extrapiramidales (síndrome de Parkinson (acatisia, disquinesia y distonía aguda) son los efectos secundarios más importantes2. Su frecuencia es diferente según la fuente consultada, así para la acatisia encontramos publicadas cifras de entre un 3.5% y un 13% 83,4. En un ECA de buena calidad realizado en un servicio de urgencias se comparó la utilización de metoclopramida, proclorperazina, droperidol y placebo IV para el control de las nauseas moderadas-severas (al menos 40mm en una escala analógica visual validada de 100mm), en 97 pacientes de entre 18 y 65 años. Unos de los criterios de exclusión era que sus médicos de primaria no consideraran adecuada su inclusión, en su mayoría, por percibir que precisaban tratamiento urgente. Todos los pacientes recibían fluidos IV. El resultado principal medido fue la mejoría de las nauseas a los 30 minutos de haber recibido la medicación utilizando la misma escala analógica visual en la que también se median la ansiedad y la sedación como efectos secundarios. Sólo para el droperidol se encontró mejoría estadísticamente significativa. Tampoco hubo diferencias estadísticamente significativas para los efectos secundarios. Hay que resaltar que en este estudio todos los pacientes, incluidos los del grupo placebo, habían mejorado de forma importante a los 30m de recibir el tratamiento5. La eficacia de los antieméticos (incluida la metoclopramida) en la gastroenteritis infantil ha sido estudiada en una RS Cochrane y en una respuesta del servicio de preguntas clínicas BestBETs6,7. Aunque parece existir mejoría con su utilización, en ningún caso alcanza la significación estadística. En los niños en los que se utilizó la metoclopramida o el ondansetron (antagonista selectivo de la serotonina) la incidencia de diarrea fue mayor7. Estos hallazgos obligan a cuestionarnos la práctica tan extendida de la utilización parenteral de antieméticos en estas situaciones.
Respuesta
La metoclopramida intravenosa (IV) no ha demostrado ser más eficaz que la hidratación intravenosa en el tratamiento urgente de las nauseas y vómitos de origen no quimioterápico ni gravídico. Los efectos extrapiramidales son su efectos 2º más significativos. Su frecuencia oscila entre el 3,5% y 13 % de los casos.
Grado de recomendación: 2
Clasificación de la evidencia utilizada para elaborar la respuesta
Tipo de estudio Grado Nº de estudios utilizados para elaborar la respuesta
Revisión sistemática 1 1
Ensayo clínico 2 1
Cohortes, casos-control 3 0
Consenso, opinión de experto 4 0
Guía de práctica clínica G 0
Autores: Idoia Alcorta Michelena. Email: idoia.alcortamichelena@osakidetza.net. Fecha de elaboración: 12 marzo 2009.

Bibliografía
  1. Longstreth G. Approach to the adult patient with nausea and vomiting. In: UpToDate, Basow, DS (Ed), UpToDate, Waltham, MA, 2009.
  2. Vademecum on line: http://tinyurl.com/cr67wu.
  3. Parlak I, Atilla R, Cicek M, Parlak M, Erdur B, Guryay M, et al. Rate of metoclopramide infusion affects the severity and incidence of akathisia. Emerg Med J 2005 Sep;22(9):621-4.
  4. Friedman BW, Bender B, Davitt M, Solorzano C, Paternoster J, Esses D, et al. A randomized trial of diphenhydramine as prophylaxis against metoclopramide-induced akathisia in nauseated emergency department patients. Ann Emerg Med 2009 Mar;53(3):379-85.
  5. Braude D, Soliz T, Crandall C, Hendey G, Andrews J, Weichenthal L. Antiemetics in the ED: a randomized controlled trial comparing 3 common agents. Am J Emerg Med 2006 Mar;24(2):177-82.
  6. Alhashimi D, Alhashimi H, Fedorowicz Z. Antieméticos para reducir los vómitos relacionados con la gastroenteritis aguda en niños y adolescentes (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2008 Número 2. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com. (Traducida de The Cochrane Library, 2008 Issue 2. Chichester, UK: JohnWiley & Sons, Ltd.).
  7. BestBETs: http://www.bestbets.org/bets/bet.php?id=902.
     [x]Cerrar ventana      Imprimir