Profesionales    |   Pacientes  


Catarro o resfriado en los niños

Inicio - Información y consejos
Volver Recargar Texto más grande Texto más pequeño Imprimir


Sobre FisterraSalud  |  FAQs
  
Actualizada el 24/03/2010.

 Más...

 Opciones para la página
Disminuir tamaño de letra    Aumentar tamaño de letra  Tamaño de letra
 Imprimir HTML
 Imprimir PDF
 ¿Problemas con los PDF?
 Enviar a un amigo

--------------------------------

 Más en FisterraSalud

Información y consejos 

Dietas

Procedimientos 

Vacunas

--------------------------------

 Para saber más

Más información en...

--------------------------------

 Buscar en Internet

Buscar en MEDLINEplus
Buscar en otros sitios
 
Acerca de esta página
Elaborada por médicos con revisión posterior por colegas.
La información contenida en este folleto está basada en las Guías Clínicas de Fisterra y otras fuentes fiables.

Conflicto de intereses: Ninguno declarado.

Metodología de elaboración

 

Información para los padres sobre los catarros o resfriados de los niños

El catarro o resfriado común es una enfermedad benigna cuyos síntomas más comunes son las tos, congestión nasal, mocos y fiebre.

Todos los niños, incluidos los normales y sanos, tienen varias infecciones catarrales al año (entre 7 y 14).  Son más frecuentes durante el invierno y son producidas por virus.

Este tipo de infecciones son la forma más natural para que el niño adquiera sus defensas contra los distintos virus a los que estamos expuestos a lo largo de nuestra vida.  Suelen curar espontáneamente y la fiebre dura con frecuencia hasta 4 días.

La tos es una defensa para limpiar las vías respiratorias, e irá cediendo poco a poco según el niño vaya superando la infección. Una buena hidratación facilitará que el niño expectore, debe ofrecerle líquidos con frecuencia pero sin forzarle.

Son útiles los lavados nasales con suero fisiológico o preparados comerciales pensados para ello.

Como se trata de una infección vírica no precisan de tratamiento con antibióticos, salvo que presenten complicaciones en su evolución y sean indicados por su médico.

En algunos casos los catarros se complican y deberá acudir a la consulta del médico o pediatra si observa:
  • Dolor o supuración de oídos.
  • Aumento de la dificultad respiratoria.
  • Fiebre mayor a 39,3 grados centígrados, sobre todo si el niño es menos de 2 años.
  • Fiebre que dura más de 4 días, o que reaparece después de haber estado sin fiebre 24 horas.
  • No disminuye la tos pasados los días, o es intensa y dificulta las actividades del niño (sueño, comida, escuela...).
  • Mal estado general.
Seguramente, ir a la escuela o continuar con las actividades normales no empeorará el resfriado de su hijo. Pero sí aumentará la probabilidad de que contagie a sus compañeros de clase o a sus amigos. Es conveniente que su hijo abandone algunas de las actividades cotidianas hasta que se sienta mejor.
Para obtener más información:
viñeta

En FisterraSalud:

viñeta Información y consejos
viñeta

En otros sitios:

viñeta

MEDLINEplus: Resfriado

viñeta

MEDLINEplus: Infecciones virales

viñeta

MEDLINEplus: Gripe

Autores: 
Equipo editorial de Fisterra.
Médicos especialistas en Medicina de Familia y en Medicina Preventiva y Salud Pública.

Publicidad

Anuncios Google

 
 
Este artículo proporciona una visión general de este problema y puede no ser aplicable a todo el mundo.  Para averiguar si estos consejos pueden aplicarse a usted y para conseguir más información de este tema hable con su médico.

Esta página está protegida por los derechos de autor y no está permitido copiar y/o colocar la información en otra Web. Puede ser enlazada mediante links.

Tiene permiso para utilizar este material a nivel personal o con un objetivo educativo y sin ánimo de lucro. Solicite permiso por escrito si lo requiere para otros usos, incluidos usos electrónicos.

Arriba  

© Elsevier 2014

Acerca de: Sobre Fisterra  | Suscríbase: Acceso personal · Acceso instituciones · Prueba gratis  | Ayuda: FAQs  | Contáctenos: Atención al cliente Cláusula privacidad · Aviso legal
-