Profesionales    |   Pacientes  


Ola de calor

Inicio - Información y consejos - Ola de calor
Volver Recargar Texto más grande Texto más pequeño Imprimir


Sobre FisterraSalud  |  FAQs
  
Actualizada el 24/03/2010.

 Más...

 Opciones para la página
Disminuir tamaño de letra    Aumentar tamaño de letra  Tamaño de letra
 Imprimir HTML
 Imprimir PDF
 ¿Problemas con los PDF?
 Enviar a un amigo

--------------------------------

 Más en FisterraSalud

Información y consejos 

Dietas

Procedimientos 

Vacunas

--------------------------------

 Para saber más

Ayuda telefónica

Más información en...

--------------------------------

 Buscar en Internet

Buscar en MEDLINEplus
Buscar en otros sitios
 
Acerca de esta página
Elaborada por médicos con revisión posterior por colegas.
La información contenida en este folleto está basada en las Guías Clínicas de Fisterra y otras fuentes fiables.

Conflicto de intereses: Ninguno declarado.

Metodología de elaboración

 

Información para pacientes sobre las olas de calor

 
¿Qué es una ola de calor?
En condiciones normales, el cuerpo humano es capaz de controlar su temperatura y cuando ésta aumenta, produce sudor que se evapora sobre la piel y refresca el cuerpo. Sin embargo, si hace excesivo calor, sobre todo si hay una alta humedad, la evaporación disminuye y el organismo puede tener problemas para mantener la temperatura en los límites de lo normal.

La mayoría de los trastornos causados por el calor, se producen por haber estado expuesto a altas temperaturas durante mucho tiempo, o haciendo ejercicio físico intenso en un ambiente caluroso. Las personas mayores de edad, con sobrepeso o enfermedades crónicas avanzadas y los niños pequeños son las personas más vulnerables a los efectos del calor.

Ante una ola de calor, se debe de tener un cuidado muy especial con los lactantes, con las personas mayores de 80 años, y personas mayores o enfermos que vivan solos y con escaso apoyo social y familiar.

Hablamos de Ola de calor cuando se da un período prolongado de calor excesivo, a menudo combinado con humedad ambiental alta y que las autoridades sanitarias monitorizan, e informan a través de los medios de comunicación, sobre sus diferentes grados y los dispositivos preparados en cada caso.

 
¿Qué efectos puede tener el calor excesivo en el organismo humano?
La exposición excesiva al calor, sobre todo con humedad ambiental alta, puede provocar situaciones de agotamiento por calor, golpe de calor o insolación.
 
  • El agotamiento por calor se produce por la  pérdida de líquidos y sales minerales por el profuso sudor, y si no se corrige, puede evolucionar hacia el  golpe de calor. Es especialmente grave en los bebés, ancianos y personas enfermas.
    Se caracteriza por sensación de cansancio, flacidez y desmayo; con dolor de cabeza, nauseas y vómitos, pulso débil y rápido, respiración acelerada y piel fría, pálida y húmeda.
  • Golpe de calor o insolación se produce por una exposición de larga duración al calor, o por realizar ejercicio físico intenso o trabajar en ambiente caluroso y húmedo, de manera que el organismo pierde abundantes líquidos por el sudor. El paciente tiene aumento de la temperatura, hasta 40ºC, piel  seca, enrojecida y caliente, con dolor de cabeza, nauseas, somnolencia y sed intensa. Puede llevar a un estado de confusión, convulsiones y pérdida de conciencia.
Requiere tratamiento inmediato ya que puede llevar a la muerte o producir graves secuelas. Debe intentar refrescar el cuerpo mediante toallas o sábanas mojadas y  aireándolo.
 

 
¿Cómo actuar en caso de agotamiento o golpe de calor?
Llamar al 061 o 112 (servicio de urgencias), y mientras tanto, poner a la sombra en lugar fresco a la persona, tumbarle y aflojarle la ropa, mojarle con agua fresca, abanicar o ventilar. Si no vomita, darle líquidos (agua, agua con sales minerales, zumos de fruta natural) en pequeñas cantidades, cada poco tiempo (15 minutos).
 
Recomendaciones para prevenir el agotamiento o el golpe de calor ante una ola de calor
1. En la vivienda:
  • Permanezca dentro de la casa el mayor tiempo  posible.
  • Si no tiene aire acondicionado, permanezca en los pisos bajos o en las habitaciones más frescas de la vivienda y fuera de la luz del sol.
  • Instale acondicionadores de aire si es posible.
  • El uso de ventiladores puede hacer bajar algo la temperatura.
  • Cubra las ventanas que reciben el sol por la mañana o por la tarde, con cortinas, celosías, toldos o persianas. Los toldos o las persianas exteriores pueden reducir el calor que entra a la casa más de un 80 por ciento.
  • Abra las ventanas durante la noche.
  • Vístase con ropa suelta, ligera (algodón, lino) y cómoda, de colores claros.
  • Refrésquese con una ducha o mojándose con agua fresca en los momentos de más calor.
  • Si su vivienda no tiene aire acondicionado, utilice los edificios públicos, tales como bibliotecas, cines, centros comerciales y otras instalaciones de la comunidad durante la parte más caliente del día.
  • Compruebe que el frigorífico esta en perfecto estado de funcionamiento para asegurarse bebidas frescas y la correcta conservación de los alimentos.
2. En la calle:
  • Vístase con ropa ligera y de colores claros, que refleja el calor y la luz del sol y ayuda a mantener la temperatura del cuerpo.
  • Protéjase con un sombrero de ala ancha y moje ligeramente la cara y la ropa de vez en cuando.
  • Evite los trayectos en coche durante las horas de más sol. No deje a los niños o los animales domésticos solos en vehículos cerrados.
  • Evite tomar demasiado el sol. Las quemaduras del sol disminuyen la capacidad de la piel de mantener la humedad y temperatura.
  • Busque la sombra al andar por la calle, y evite salir a la calle al mediodía.
3. Alimentación:
  • Prepare  comidas equilibradas, ligeras y regulares. Evite las comidas calientes, copiosas y de digestión lenta. Aumente el consumo de frutas de verano y verduras (gazpachos ligeros y ensaladas frías) que aportan al organismo líquidos y sales minerales.
  • Beba bastante agua, zumos, o líquidos con sales minerales, regularmente aunque no sienta sed (1 0 2 vasos de líquido cada hora).
  • Si padece alguna enfermedad que le exige dieta con restricción de líquidos (epilepsia, enfermedades cardíacas, renales o del hígado) debe consultar al médico antes de aumentar la ingestión de líquidos.
  • Evite la ingesta de bebidas alcohólicas. Aunque la cerveza y las bebidas alcohólicas parecen calmar la sed, en realidad facilitan la deshidratación. No consuma nada de alcohol, pues altera la capacidad de respuesta al calor y favorece la deshidratación.
  • Evite las bebidas con cafeína (café, té, colas...) porque aumentan la eliminación de líquidos, o muy azucaradas que le producen más sed. Evite beber líquidos excesivamente fríos.
4. Evite el trabajo y la actividad física intensos durante las horas de más calor del día. No trabaje o haga ejercicio sólo, realice descansos frecuentes.
 
5. Si tiene familiares que viven solos, mantenga contactos frecuentes para asegurarse que están bien.
 
6. Las personas mayores o enfermas que vivan solas deben estar acompañadas y recibir ayuda diariamente de la familia y vecinos o, en su defecto, solicitar ayuda a los Servicios Sociales de su Ayuntamiento.
 
Información de interés:
viñeta

Cruz Roja
Tfno.: 900-22 22 99

viñeta

Emergencias:
Tfnos: 112 ó 061.

viñeta

Instituto Nacional de Metereología
Tfno.: 807-170 365

viñeta

Protección Civil
Tfno.: 915 373 100
Recomendaciones de Protección Civil

 
Para obtener más información:
viñeta

En FisterraSalud:

viñeta

Recomendaciones sobre protección solar

viñeta

Protección solar en la infancia

viñeta

En otros sitios:

viñeta

Ola de Calor (Consejería de Sanidad y Consumo de Madrid)

viñeta

Ola de Calor (Agencia Federal para el Manejo de Emergencias - USA)

 
Autores: 
Equipo editorial de Fisterra
Médicos especialistas en Medicina de Familia y en Medicina Preventiva y Salud Pública.

Publicidad

Anuncios Google

 
Este artículo proporciona una visión general de este problema y puede no ser aplicable a todo el mundo.  Para averiguar si estos consejos pueden aplicarse a usted y para conseguir más información de este tema hable con su médico.

Esta página está protegida por los derechos de autor y no está permitido copiar y/o colocar la información en otra Web. Puede ser enlazada mediante links.

Tiene permiso para utilizar este material a nivel personal o con un objetivo educativo y sin ánimo de lucro. Solicite permiso por escrito si lo requiere para otros usos, incluidos usos electrónicos.

Arriba  

© Elsevier 2016

Acerca de: Sobre Fisterra  | Suscríbase: Acceso personal · Acceso instituciones · Prueba gratis  | Ayuda: FAQs  | Contáctenos: Atención al cliente Cláusula privacidad · Aviso legal
-