Profesionales    |   Pacientes  


Incontinencia urinaria de la mujer

Inicio - Información y consejos
Volver Recargar Texto más grande Texto más pequeño Imprimir


Sobre FisterraSalud  |  FAQs
  
Actualizada el 24/03/2010.

 Más...

 Opciones para la página
Disminuir tamaño de letra    Aumentar tamaño de letra  Tamaño de letra
 Imprimir HTML
 Enviar a un amigo

--------------------------------

 Más en FisterraSalud

Información y consejos 

Dietas

Procedimientos 

Vacunas

--------------------------------

 Para saber más

Más información en...

--------------------------------

 Buscar en Internet

Buscar en MEDLINEplus
Buscar en otros sitios
 
Acerca de esta página
Elaborada por médicos con revisión posterior por colegas.
La información contenida en este folleto está basada en las Guías Clínicas de Fisterra y otras fuentes fiables.

Conflicto de intereses: Ninguno declarado.

Metodología de elaboración

 

Ejercicios para la incontinencia urinaria de la mujer
Ejercicios de fortalecimiento del suelo pélvico

 
Muchas mujeres tienen pérdidas de orina y no consultan por este motivo. Perder orina de manera involuntaria es un problema médico y se puede hacer algo para mejorarlo.

El suelo pélvico está formado por músculos que forman como una hamaca que va desde el pubis, por delante, hasta el sacro por detrás, hacen de soporte a los órganos genitales, la vejiga de la orina y el recto, estos órganos funcionan mejor en la medida en la que los músculos sobre los que se apoyan se mantienen sanos y fuertes. Los músculos se relajan cuando se orina o cuando se realiza una evacuación intestinal; se vuelven firmes cuando se restablece el control del intestino y la vejiga, cuando estos músculos se debilitan se pueden escapar la orina o las heces.

Hay ejercicios que realizados de manera regular y apropiada hacen que se fortalezcan los músculos del suelo pélvico. Los ejercicios son muy fáciles de aprender, una vez aprendidos merece la pena ejercitarlos diariamente, está demostrado que si se hace bien mejoran los síntomas y disminuyen los escapes de orina.

¿Cómo realizar los ejercicios?

Imagine que está intentando evitar la expulsión de aire o heces blandas, para hacer esto es necesario contraer los músculos alrededor del ano. Inténtelo ahora, nota los músculos en tensión que van hacia dentro. No mueva las nalgas y  respire. Intente que los músculos del abdomen o vientre­ no se pongan en tensión.

Cuando realice estos ejercicios intente contraer solamente los músculos de la zona que se le indica, intentando no contraer ningún otro músculo (como los glúteos de las nalgas, o los abdominales del vientre). Mientras se hacen los ejercicios se debe respirar normalmente, sin aguantar la respiración mientras se realiza la contracción muscular.

La próxima vez que use el servicio para orinar, pare el chorro de orina, después relaje los músculos y continúe hasta vaciar completamente la vejiga. Una vez que haya identificado estos músculos, no lo haga mientras orina pues puede interferir con el normal vaciamiento de la vejiga.

Ahora cierre, apriete y suba con fuerza todos a la vez, estará contrayendo los músculos que se deben trabajar con los ejercicios de fortalecimiento del suelo pélvico.

 
Postura

Los ejercicios se pueden realizar en cualquier postura. De pie, separando ligeramente las piernas, apoyada o no en una pared, ligeramente reclinada hacia delante con las manos apoyadas en una mesa, tumbada boca arriba con las rodillas dobladas y las piernas ligeramente separadas, sentada o de rodillas como si se gateara.

Para facilitar el aprendizaje comience a hacerlo sentada en una silla, bien atrás, los pies descansando en el suelo ligeramente separados, inclínese hacia delante apoyando los codos y los antebrazos sobre los muslos, con ésta postura se evita que se tensen o contraigan los músculos de las nalgas o del vientre que nos interesa mantener relajados. Cuando esté segura de que está contrayendo los músculos apropiados puede realizar los ejercicios en cualquier otra posición.

 
Pauta de ejercicios

Contraiga lentamente subiendo los músculos hacia dentro tan fuerte como pueda, aguante la tensión durante 5 segundos y relaje a los 10 segundos. Repita esta secuencia 10 veces mañana, tarde y noche. Se puede hace lo mismo de manera rápida contrayendo y relajando sin esperar.

Aumente de manera progresiva a 15 contracciones (unas lentas y otras rápidas) tres veces al día, después a 20 contracciones tres veces al día, para continuar con 20 contracciones cuatro veces por día mas 20 extra cuando sea posible.

Adquiera el hábito de realizar los ejercicios asociados a alguna actividad cotidiana, contestar el teléfono, usar el ascensor, cuando se espera en un semáforo etc. Si es constante y regular se puede empezar a notar la mejoría en 6 semanas.

Consulte con su médico o enfermera si tiene alguna duda en la realización de los ejercicios. Infórmeles de sus progresos.

 
Para obtener más información:
viñeta

En FisterraSalud:

viñeta Información y consejos
viñeta Incontinencia urinaria en la mujer: ejercicios
viñeta Incontinencia urinaria: guía para cuidadores
viñeta Absorbentes de incontinencia urinaria o mixta
viñeta Empapadores desechables (salvacamas)
viñeta

En otros sitios:

viñeta

MEDLINEplus: Incontinencia urinaria

viñeta

MEDLINEplus enciclopedia: Ejercicios de Kegel

viñeta

Ejercicios para los músculos de la pelvis (NKUDIC)

viñeta

Atlas interactivo Urología

viñeta

Family Doctor: Incontinencia urinaria, entrenamiento de la vejiga

viñeta

Family Doctor: Incontinencia urinaria, Ejercicios Kegel para sus músculos pélvicos

 
Bibliografía
O´Neil B, Gilmour D. Approach to urinary incontinence in women. Diagnosis and management by family physicians. Can Fam Physician 2003: 48; 611-618.
Espuña Pons M, Pons Umbría P, Riera Riezu C y Salinas Casado J. Guía para mejorar la calidad de vida de la mujer. Barcelona: Ed.Mayo; 2000.
 
Autores: 
Cristina Viana Zulaica
Médico de Familia.
C. S. Elviña, A Coruña (España).

Publicidad

Anuncios Google

 
 
Este artículo proporciona una visión general de este problema y puede no ser aplicable a todo el mundo.  Para averiguar si estos consejos pueden aplicarse a usted y para conseguir más información de este tema hable con su médico.

Esta página está protegida por los derechos de autor y no está permitido copiar y/o colocar la información en otra Web. Puede ser enlazada mediante links.

Tiene permiso para utilizar este material a nivel personal o con un objetivo educativo y sin ánimo de lucro. Solicite permiso por escrito si lo requiere para otros usos, incluidos usos electrónicos.

Arriba  

© Elsevier 2014

Acerca de: Sobre Fisterra  | Suscríbase: Acceso personal · Acceso instituciones · Prueba gratis  | Ayuda: FAQs  | Contáctenos: Atención al cliente Cláusula privacidad · Aviso legal
-