De La Biblioteca Cochrane Plus, número 3, 2008. Oxford, Update Software Ltd. Todos los derechos están reservados.

Anticonceptivos orales bifásicos versus trifásicos para el control de la natalidad (Revisión Cochrane traducida)

Van Vliet HAAM, Grimes DA, Helmerhorst FM, Schulz KF

Leer el texto completo
Ver y/o enviar comentarios
Novedades en este número
Buscar los resúmenes
Visualizar lista alfabética de títulos

Fecha de la modificación significativa más reciente: 15 de mayo de 2006. Las revisiones Cochrane se revisan regularmente y se actualizan si es necesario.

RESUMEN EN TÉRMINOS SENCILLOS

Píldoras anticonceptivas bifásicas versus monofásicas

Los efectos secundarios de las píldoras anticonceptivas pueden impedir que las mujeres las utilicen según lo previsto. Los intentos para disminuir los efectos adversos provocaron la introducción de la píldora trifásica en la década de 1980. Las píldoras con fases aportan diferentes dosis de hormonas durante tres semanas. Se desconoce si las píldoras trifásicas se asocian con menos embarazos que las bifásicas. Tampoco se sabe si las píldoras proporcionan un mejor control del ciclo o menos efectos secundarios. Esta revisión evaluó si las píldoras bifásicas actuaban de la misma manera que las píldoras trifásicas. También se estudió si las mujeres presentaban menos efectos secundarios con estas píldoras.

Se realizó una búsqueda electrónica de los estudios que comparaban píldoras bifásicas con píldoras trifásicas. También se escribió a los investigadores y fabricantes para encontrar otros ensayos. Se incluyeron ensayos aleatorios en cualquier idioma.

Se encontraron sólo dos ensayos que compararon píldoras anticonceptivas bifásicas versus trifásicas. Los estudios no tenían buenos métodos y los autores no informaron sobre todos sus métodos. Muchas mujeres dejaron los estudios, lo que afecta cualquier comentario sobre los resultados. Un estudio comparó dos tipos de píldoras bifásicas con una píldora trifásica. No hubo grandes diferencias entre las píldoras, incluido el número de mujeres que dejaron de usar las píldoras por problemas de salud. El otro ensayo comparó una píldora bifásica con dos píldoras trifásicas diferentes. Hubo patrones de sangrado más graves con la píldora bifásica versus la píldora trifásica con una hormona diferente (levonorgestrel). Por contraste, el sangrado con las píldora bifásica fue similar al de la píldora trifásica con la misma hormona (noretindrona). El tipo de hormona puede ser más importante que las fases para el control de los ciclos.

Esta revisión no halló suficientes pruebas para establecer si las píldoras trifásicas tuvieron mejores efectos que las bifásicas para el control de la natalidad, los patrones de sangrado, o la continuidad del tratamiento. Se necesita más investigación para indicar si las píldoras trifásicas son mejores que las bifásicas. Sin embargo, las pastillas bifásicas no se usan en grado suficiente para justificar estudios adicionales.



RESUMEN

Antecedentes:

Los efectos secundarios causados por los anticonceptivos orales desaniman el cumplimiento y la continuación del tratamiento con los mismos. Se sugirió un incremento de la hemorragia periovulatoria como desventaja de las píldoras anticonceptivas orales bifásicas en comparación con las trifásicas. Esta revisión sistemática se llevó a cabo para examinar esta potencial desventaja.

Objectivos:

Comparar anticonceptivos orales bifásicos con trifásicos en términos de eficacia, control del ciclo e interrupción debido a los efectos secundarios.

Estrategia de búsqueda:

Se realizaron búsquedas en MEDLINE, EMBASE, POPLINE, LILACS y CENTRAL. Además, se realizaron búsquedas en las listas de referencias de los artículos y capítulos de libros pertinentes. También se contactó con autores de estudios relevantes y compañías farmacéuticas en Europa y en EE.UU.

Criterios de selección:

Se incluyeron ensayos controlados con asignación al azar que comparan cualquier anticonceptivo oral bifásico con cualquier anticonceptivo oral trifásico cuando se usan para evitar un embarazo.

Recopilación y análisis de datos:

Se examinaron los estudios encontrados durante las diversas búsquedas en la literatura para su posible inclusión y se evaluó la calidad metodológica con las guías Cochrane. Se estableció contacto con los autores de todos los estudios incluidos y de los estudios posiblemente aleatorios para obtener información adicional acerca de los métodos y los resultados de los mismos. Se introdujeron los datos en RevMan. Se calcularon los odds-ratio de Peto para la incidencia de la interrupción debido a razones médicas, sangrado intermenstrual y ausencia de sangrado de privación.

Resultados principales:

Solamente dos ensayos clínicos de calidad limitada cumplieron los criterios de inclusión. Larranaga 1978 comparó dos píldoras bifásicas y una trifásica, cada una conteniendo levonorgestrel y etinilestradiol. No aparecieron diferencias importantes, y la frecuencia de interrupción debida a problemas médicos fue similar con las tres píldoras. En Percival-Smith 1990, se comparó una píldora bifásica que contenía noretindrona (Ortho 10/11) con una píldora trifásica que contenía levonorgestrel (Triphasil) y otra píldora trifásica que contenía noretindrona (Ortho 7/7/7). La píldora bifásica tuvo un control de ciclo inferior comparado con la píldora trifásica de levonorgestrel. El odds-ratio de ciclos con sangrado intermenstrual fue 1,7 (IC del 95%: 1,3 a 2,2) para la píldora bifásica comparada con la píldora trifásica de levonorgestrel. El odds-ratio de ciclos sin sangrado de privación fue 6,5 (IC del 95%: 3,1 a 13). En contraste, el control del ciclo con la píldora bifásica fue equiparable al de las píldoras trifásicas que contenían la misma progestina (noretindrona).

Conclusiones de los revisores:

Las pruebas disponibles son limitadas y la validez interna de estos ensayos es dudosa. Dadas las altas pérdidas en el seguimiento, es más conveniente considerar estos informes como de naturaleza observacional. Dada esa advertencia, la píldora bifásica que contiene noretindrona se asoció con el control cíclico inferior en comparación con la píldora trifásica que contiene levonorgestrel. La elección de progestina puede ser más importante que el régimen fásico para determinar los patrones de sangrado.

Esta revisión debería citarse como: Van Vliet HAAM, Grimes DA, Helmerhorst FM, Schulz KF. Anticonceptivos orales bifásicos versus trifásicos para el control de la natalidad (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, número 3, 2008. Oxford, Update Software Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com. (Traducida de The Cochrane Library, Issue . Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.).



Éste es el resumen de una revisión Cochrane traducida. La Colaboración Cochrane prepara y actualiza estas revisiones sistemáticas. El texto completo de la revisión traducida se publica en La Biblioteca Cochrane Plus (ISSN 1745-9990).

El Centro Cochrane Iberoamericano traducen, Infoglobal Suport edita, y Update Software Ltd publica La Biblioteca Cochrane Plus.