Profesionales    |   Pacientes  


Endoscopia digestiva

Inicio - Procedimientos
Volver Recargar Texto más grande Texto más pequeño Imprimir


Sobre FisterraSalud  |  FAQs
  
Actualizada el 24/03/2010.

 Más...

 Opciones para la página
Disminuir tamaño de letra    Aumentar tamaño de letra  Tamaño de letra
 Imprimir HTML
 Enviar a un amigo

--------------------------------

 Más en FisterraSalud

Información y consejos 

Dietas

Procedimientos 

Vacunas

--------------------------------

 Para saber más

Más información en...

--------------------------------

 Buscar en Internet

Buscar en MEDLINEplus
Buscar en otros sitios
 
Acerca de esta página
Elaborada por médicos con revisión posterior por colegas.
La información contenida en este folleto está basada en las Guías Clínicas de Fisterra y otras fuentes fiables.

Conflicto de intereses: Ninguno declarado.

Metodología de elaboración

 

Información para pacientes sobre la endoscopia digestiva

 
¿Qué es la endoscopia?

La endoscopia es un procedimiento médico que utiliza un sistema óptico para poder ver en el interior del tubo digestivo. Se denomina gastroscopia cuando se estudia el tubo digestivo superior (esófago, estómago e intestino delgado), y colonoscopia cuando se estudia el colon.

El endoscopio consiste en un tubo de fibra óptica largo y flexible, con una cámara, conectada a un vídeo, que permite ir viendo el interior del tubo digestivo.

El endoscopio contiene canalizaciones en su interior que permiten:

  • Inyectar aire o líquido para distender el tubo digestivo e inspeccionarlo, así como lavar la zona inspeccionada,
  • Aspirar y tomar muestras de la superficie del tubo digestivo a estudiar,
  • Introducir unas micropinzas para la realización de biopsias y tomar muestras de tejido para su estudio microscópico,  extraer pequeños cuerpos extraños que se hayan ingerido accidentalmente, pólipos de la mucosa digestiva, cauterizar varices o lesiones hemorrágicas, etc.
  • Introducir microtijeras, y otras herramientas para realizar intervenciones en el esófago, estómago o intestino (extracción de pólipos, tumores, etc.).

Como técnica quirúrgica permite resolver determinados problemas sin necesidad de abrir el abdomen y el tubo digestivo, reduciendo los riesgos y complicaciones, y permitiendo una recuperación mucho más rápida del paciente.

 
¿Para qué se indica?

La endoscopia está indicada como prueba complementaria en el proceso diagnóstico de problemas del tubo digestivo: tumores, malformaciones, pólipos, hemorragias, reflujo esofágico, sospecha de úlcera gástrica o duodenal, problemas de malabsorción o mala digestión de los alimentos, enfermedad celiaca, etc.

Además, la realización de una endoscopia permite realizar intervenciones quirúrgicas en el interior del tubo digestivo, hacer biopsia de los tejidos, realizar suturas, etc., evitando la necesidad de ingreso hospitalario y reduciendo las complicaciones.

 

¿Cómo se realiza?

Para realizar esta técnica, el endoscopista utiliza cámaras de vídeo especialmente diseñadas y lentes de pequeño tamaño (de 1,9 mm a 4 mm), así como  instrumental de pequeño calibre que pueden introducirse en el tubo digestivo (pinzas, tijeras, etc..). En el caso de la gastroscopia, el endoscopio se introduce por la boca tras aplicar un anestésico local en la garganta, y en la colonoscopia se introduce por el ano, tras aplicar vaselina o crema lubrificante y anestésica.

Para la realización de una endoscopia, el paciente debe de estar en ayunas desde la noche anterior. En el caso de que esté tomando tratamiento, debe de preguntar al médico si debe tomarlo o interrumpirlo (en algunos casos debe de interrumpir el tratamiento con anticoagulantes, con aspirina o con antiinflamatorios esteroideos). Siempre se debe de informar al médico de si se padecen alergias o intolerancias a medicamentos.

Para la realización de la endoscopia, el paciente está sedado, y se aplica un anestésico local. En algunos casos, puede ser necesaria la anestesia general,  dependiendo del estado de salud del enfermo y el tipo de intervención a realizar, si bien lo más frecuente, es que sólo requiera anestesia local y sedación.

El paciente está desnudo, tapado con una bata y colocado en una camilla. Para la realización de una gastroscopia, se coloca de lado en la camilla, y se le pide que trague en el momento de introducir el gastroscopio. Para la realización de la colonoscopia, el paciente debe de estar en postura de  genuflexión sobre la camilla.

El endoscopio se introduce por la boca o por el ano. Lleva de 15 a 60 minutos de tiempo realizarla, dependiendo de que durante su realización, se lleven a cabo una toma de muestras, una cauterización de alguna zona sangrante, o la extracción de alguna masa o pólipo.

 

¿Qué riesgos conlleva?
Las complicaciones son raras, y de presentarse, no suelen ser importantes. Sin embargo, ningún procedimiento médico está exento de complicaciones, por la idiosincrasia de los pacientes o por acontecimientos  no esperados. Algunas de estas complicaciones son:
  • Hemorragia digestiva,

  • Desgarro de la pared intestinal,

  • Complicaciones secundarias a la anestesia general, si ésta ha sido necesaria.

¿Qué cuidados o medidas deben de adoptarse antes y después de su realización?

Antes de la realización de la endoscopia, el paciente debe de estar en ayunas desde la noche anterior, sin beber alcohol ni fumar. Si se va a realizar una colonoscopia, se aplicará un laxante o enema para limpiar bien el colon el día anterior, y se recomienda para  los días anteriores una dieta con muy bajo contenido en fibra con el fin de reducir al máximo la cantidad de heces en el tubo digestivo.

La toma de cualquier medicamento debe de ser consultada con el médico.

Tras la realización, y después de unas horas de vigilancia, el paciente generalmente puede desplazarse a su domicilio.

Durante los 2-3 días siguientes a la realización de la endoscopia, puede presentar  molestias abdominales por la distensión intestinal que provoca la introducción de gases en la colonoscopia, escozor en la garganta en el caso de una gastroscopia, o en el ano si se ha realizado una colonoscopia. Si se presentan síntomas más importantes, como intenso dolor, dolor cólico o que persiste más de 2-3 días, vómitos, un sangrado importante, dificultad para tragar, o para defecar en la colonoscopia, fiebre, etc., se debe de acudir al médico para identificar rápidamente una posible complicación.

 
Para obtener más información:
viñeta

En FisterraSalud:

viñeta Dietas
viñeta Información y consejos
viñeta Procedimientos diagnósticos y terapéuticos
viñeta Artroscopia
viñeta Broncoscopia
viñeta Cistoscopia
viñeta Colonoscopia:
viñeta Preparación y dieta para la realización de colonoscopia con Solución Evacuante Bohm
viñeta Preparación y dieta para la realización de colonoscopia con Casenglicol
viñeta Preparación y dieta para la realización de colonoscopia con Fosfoevac
viñeta Laparoscopia
viñeta

En otros sitios:

viñeta

MEDLINEplus: Endoscopia

viñeta

MEDLINEplus Tutorial Interactivo: La endoscopia gastro-intestinal

viñeta

MEDLINEplus Tutorial Interactivo: Colonoscopia

 
Autores: 
Equipo editorial de Fisterra
Médicos especialistas en Medicina de Familia y en Medicina Preventiva y Salud Pública.

Publicidad

Anuncios Google

 
Este artículo proporciona una visión general de este problema y puede no ser aplicable a todo el mundo.  Para averiguar si estos consejos pueden aplicarse a usted y para conseguir más información de este tema hable con su médico. 

Esta página está protegida por los derechos de autor y no está permitido copiar y/o colocar la información en otra Web. Puede ser enlazada mediante links.

Tiene permiso para utilizar este material a nivel personal o con un objetivo educativo y sin ánimo de lucro. Solicite permiso por escrito si lo requiere para otros usos, incluidos usos electrónicos.

Arriba  

© Elsevier 2014

Acerca de: Sobre Fisterra  | Suscríbase: Acceso personal · Acceso instituciones · Prueba gratis  | Ayuda: FAQs  | Contáctenos: Atención al cliente Cláusula privacidad · Aviso legal
-