Profesionales    |   Pacientes  


Tiñas o dermatofitosis

Inicio - Información y consejos - Tiñas o dermatofitosis
Volver Recargar Texto más grande Texto más pequeño Imprimir


Sobre FisterraSalud  |  FAQs
  
Actualizada el 24/03/2010.

 Más...

 Opciones para la página
Disminuir tamaño de letra    Aumentar tamaño de letra  Tamaño de letra
 Imprimir HTML
 Imprimir PDF
 ¿Problemas con los PDF?
 Enviar a un amigo

--------------------------------

 Más en FisterraSalud

Información y consejos 

Dietas

Procedimientos 

Vacunas

--------------------------------

 Para saber más

Más información en...

--------------------------------

 Buscar en Internet

Buscar en MEDLINEplus
Buscar en otros sitios
 
Acerca de esta página
Elaborada por médicos con revisión posterior por colegas.
La información contenida en este folleto está basada en las Guías Clínicas de Fisterra y otras fuentes fiables.

Conflicto de intereses: Ninguno declarado.

Metodología de elaboración

 

Información para pacientes sobre la Tiñas o Dermatofitosis

 
¿Qué es la tiña?
La tiña o dermatofitosis es una infección superficial por hongos, de la piel, los cabellos y las uñas. Hay tres géneros de dermatofitos (hongos microscópicos de la piel): Microsporum, Epidermophyton y Trichophyton, cada uno de ellos con varias especies.

Existe una resistencia natural de la piel, pelo y uñas a la infección por dermatofitos. Las manifestaciones clínicas, así como su  contagiosidad, van a depender, tanto del propio l hongo (los hongos de los animales suelen producir una reacción inflamatoria intensa en el huésped y son más contagiosos, mientras que los hongos que habitualmente están en los suelos son menos virulentos), como  de factores dependientes del paciente.

Así, se conocen algunos factores que facilitan la aparición de las infecciones por hongos:

  • La infancia.
  • Las enfermedades inmunológicas.
  • La Diabetes.
  • Las enfermedades de la piel, como la Ictiosis o la Queratodermia palmoplantar.
  • La atopia.
  • Los tratamientos con corticoides.
  • La baja temperatura corporal.
  • El clima tropical o semitropical.
  • Los traumatismos.
  • La oclusión, la maceración, o la sudoración de la zona.
  • La exposición laboral a hongos (veterinarios, cuidadores de animales…).
¿Por qué se produce?
La infección por hongos de la piel, pelos y uñas, se transmite por el contacto directo, al tocar a una persona que la tiene. Algunos tipos de hongos viven en las superficies húmedas (suelos de los baños, piscinas o gimnasios) en los que es muy fácil contraer un hongo. También se puede infectar por contagio desde un animal, en especial de las mascotas que conviven con un mayor contacto con las personas. Los perros y gatos, al igual que los animales de granjas, pueden infectarse con hongos.
 
¿Cuáles son los síntomas?
1.- Tiñas del cuero cabelludo:
  • Sin inflamación de la piel: Pueden aparecer en varias placas, de pequeño tamaño en las que coexisten pelos sanos y parasitados por el hongo (rotos a nivel de la piel o muy poco por encima de ella y con el folículo infectado  similar a un punto negro) o con pocas placas o una sola, de mayor tamaño, en la que todos los pelos están afectados y se rompen a pocos milímetros  de emerger en la piel. Suelen ir acompañadas de intenso picor. Son más frecuentes en la edad escolar y a veces curan de forma espontánea al llegar a la pubertad. Producen alopecia (calvas) reversible.
  • Con inflamación de la piel: se inician como una inflamación de los folículos pilosos. En pocos días se forma una placa, generalmente única y dolorosa, elevada, de color rojo vivo y dura que se cubre de pústulas en los folículos con abundante supuración por los orificios foliculares. La propia reacción inflamatoria elimina el pelo que se desprende fácilmente con la tracción. Puede curar dejando calvas más o menos evidentes. Este tipo de tiña puede observarse en la cabeza, en la barba y en otras zonas pilosas.
  • Favus: excepcional hoy día en España, se caracteriza por inflamación y secreción en los foliculos pilosos que se desecan y solidifican para formar costras de color amarillo. Cura dejando calvas en las zonas infectadas.

Figura 1: Placa de alopecia en región occipital
por una tiña de cuero cabelludo.
Figura 2: Placa de alopecia en cuero cabelludo
por una tiña de carácter inflamatorio.
 
2.- Tiña del cuerpo (Tinea corporis) o tiña de la piel lampiña (sin cabello):
Se localiza en la piel del tronco, de brazos y piernas o en zonas lampiñas de la cara. Se transmiten directamente por contacto con la piel de otra persona infectada o a través de  ropas y utensilios, o extendiéndose desde otras lesiones en la piel de la misma persona.
  • La Tiña superficial (también llamada herpes circinado) se presenta en  forma de medallones circulares u ovales de borde con escamas o vesículas, e inflamado, y el centro enrojecido y con escamas. También en  forma “anular” con el borde rojo y el centro con  piel normal (con uno o varios anillos). Otras veces, como una zona con vesículas que tiende a curar por el centro.
  • Tiña profunda: Con inflamación de los folículos piloso. Suelen presentarse en piernas de mujeres después de la depilación. A veces aparece como una placa con los folículos inflamados.

Figura 3: Tiña del cuerpo o de la piel lampiña.

 
3.- Tiña inguinal o eczema marginado de Hebra:
Es la parasitación por hongos en las ingles, periné y región perianal, que llega a invadir la zona interna de los muslos. La infección se transmite por compartir toallas, prendas interiores, ropas de cama..., predisponiendo a ello los climas húmedos, la maceración de la zona, la diabetes o la obesidad.

Se presenta como placas de bordes enrojecidos y con vesículas, tipo eczema, y un centro más oscuro, con escamas y poco inflamado.

 

Figura 4: Tiña inguinal o eccema marginado de Hebra.

 
4.- Tiña de la barba:
Es exclusiva de los varones y puede ser más o meno superficial,  o con pústulas e inflamación de los folículos  formando placas con foliculitis y supuración, como en las tiñas del cuero cabelludo.
 

Figura 5: Tiña de la barba.

 
5.- Tiña de los pies:
Es la forma de dermatofitosis más frecuente. Se la conoce como “pie de atleta”. Se localiza en los pliegues interdigitales y en las plantas de los pies. Es más fácil de adquirir por los adultos jóvenes deportistas, principalmente en verano, que utilizan calzado oclusivo y, a menudo, andan descalzos por vestuarios públicos. Es infrecuente en la infancia y la vejez. Existen varias formas clínicas:
  • Forma crónica, con descamación de los pliegues interdigitales y,  a menudo, con fisuras en el fondo del pliegue. El cuarto espacio interdigital es el afectado con mayor intensidad y frecuencia. Con frecuencia, las lesiones se infectan por bacterias complicando la evolución.
  • Forma crónica hiperqueratósica, caracterizada por un discreto enrojecimiento e hiperqueratosis (engrosamiento y endurecimiento de la piel) que afecta a la planta, los bordes laterales y los talones y que, a veces, se extiende al dorso de los pies, adoptando una forma en mocasín.
  • Forma vesiculoampollosa, que en general se produce en un solo pie en el arco plantar y en los pulpejos de los dedos, y se caracterizada por ser un  brote de vesículas agrupadas sobre una base inflamatoria y que, a menudo, se infectan.

Figura 6: Tiña del pie o pie de atleta. Figura 7: Tiña en mocasín, con extensión
hacia el lateral y dorso del pie.
 
6. Tiña de las manos:
Es similar a la tiña de los pies pero localizado en los pliegues, palmas o dorso de las manos. En general, es unilateral y, a menudo, se debe al contagio por  rascarse las lesiones de una tiña del pie.
 
7. Tiña incógnito o tiña ignota:
Así se denomina a la enfermedad, cuando se ha tratado inadecuadamente con cremas de corticoides o preparados tópicos polivalentes, que lo único que consiguen, es aliviar el prurito y modificar el aspecto morfológico característico de la enfermedad, dificultando con ello el diagnóstico. Da lugar a lesiones cutáneas extensas y persistentes, con menos signos inflamatorios. Aparece con particular frecuencia en la cara.
 
8. Tiña de las uñas u onicomicosis:
Se observan fundamentalmente en el adulto y con frecuencia se asocia a tiñas crónicas de las manos o de los pies. Son infecciones crónicas y de difícil tratamiento. Existen diversas formas:
  • La subungueal distal, con inflamación de la zona que rodea la uña, comenzando en la zona del borde  de la uña en la que aparecen manchas amarillas o blanquecinas que van aumentando a la par que se engruesa la uña.
  • La subungueal próximal, que se inicia en la zona de nacimiento de la uña, es menos frecuente y suele presentarse en personas con problemas inmunitarios.
  • La onicomicosis blanca superficial, que afecta a la capa más superficial de la uña que se vuelve blanquecina.

Figura 8: Leuconiquia distal en la primera
y tercera uña del pie.

 
¿Cómo se diagnostica?
En general, el diagnóstico lo realiza el médico a partir de la exploración de las lesiones. En algunos casos puede ser necesaria la confirmación diagnóstica, mediante cultivo. La toma de la muestra se realiza en la parte más activa de la lesión, generalmente, la periferia en las lesiones cutáneas, los cabellos afectados en las tiñas del cuero cabelludo y barba, y la queratina de debajo de la uña en las onicomicosis.
 
¿Cómo se trata?
Las infecciones localizadas leves responden bien al  tratamiento  tópica de las lesiones (con cremas de antifúngicos como la Alilamina tópica, o los Imidazólicos tópicos ). El tratamiento por via oral es necesario si el tópico falla, si están afectadas muchas áreas (o un área extensa), o si hay afección de las uñas  o de los folículos pilosos.

Es aconsejable hacer limpieza y depilación de la zona afectada, y limar y  cortar las uñas infectadas para facilitar la acción de los antifúngicos. En las tiñas del cuero cabelludo, la barba o zonas pilosas, puede ser aconsejable lavar con champús con sulfato de selenio, o aplicar lociones con sulfato de cinc o cobre, o permanganato potásico si está muy inflamada la zona. En el pie de atleta, puede ser necesario también tratar la inflamación o la infección bacteriana.

 
¿Cómo evolucionan las tiñas?
Los hongos rara vez se propagan superando la superficie del cuerpo para causar una enfermedad grave. Sin embargo, en las personas con sistemas inmunes débiles por otras enfermedades (SIDA, tratamientos que deprimen el sistema inmune como los corticoides o tratamientos contra el cáncer), las infecciones por hongos pueden extenderse o hacerse crónicas.

Las tiñas cutáneas usualmente no dejan cicatriz después de que el hongo desaparece, e incluso en algunos casos pasan desapercibidas y mejoran sin tratamiento. Las tiñas que afectan al cuero cabelludo pueden dejar calvas.

 
Medidas preventivas
La persona con tiña no debe compartir sus toallas, sombreros ni ropa. Si son niños pequeños deben minimizar el contacto estrecho con otros niños hasta que se hayan curado.

La mejor manera de prevenir la aparición de las dermatofitosis es:

  • Mantener una buena higiene de la piel y las uñas, con cuidado de que estén limpias y secas.
  • Cambie de zapatos al llegar a casa y exponga los pies al aire.
  • Cámbiese de medias y de ropa interior todos los días, especialmente cuando hace calor.
  • Séquese los pies con cuidado (especialmente entre los dedos) después de ducharse, y en especial, si acude a baños o piscinas públicas.
  • Evite caminar descalzo en áreas públicas (gimnasios, piscinas…). Use chancletas, sandalias o zapatos para nadar.
  • Evite sudar demasiado, y cámbiese de ropa si ha sudado.
  • No deben usarse los zapatos de otra persona.
  • Si convive con mascotas, debe de vigilar y comprobar periódicamente si tienen áreas donde han perdido el pelo y en su caso, llévelas al veterinario. En el caso de que los hongos se los haya transmitido su mascota, deberá también ponerla a tratamiento para evitar que vuelva a infectarle.
Para obtener más información:
viñeta

En FisterraSalud:

viñeta Información y consejos
viñeta

En otros sitios:

viñeta

Dermatology Online Atlas (DOIA)

viñeta

MEDLINEplus: Infecciones por tiña

viñeta

MEDLINEplus: Infecciones por hongos

viñeta

FamilyDoctor: Infecciones llamadas tiñas

viñeta

MEDLINEplus: Pie de atleta

viñeta

MEDLINEplus Enciclopedia: Tiña

viñeta

MEDLINEplus Enciclopedia: Tiña corporal

viñeta

MEDLINEplus Enciclopedia: Tiña versicolor o pitiriasis versicolor

 
Autores: 
Equipo editorial de Fisterra.
Médicos especialistas en Medicina de Familia y en Medicina Preventiva y Salud Pública.

Publicidad

Anuncios Google

 
 
Este artículo proporciona una visión general de este problema y puede no ser aplicable a todo el mundo.  Para averiguar si estos consejos pueden aplicarse a usted y para conseguir más información de este tema hable con su médico.

Esta página está protegida por los derechos de autor y no está permitido copiar y/o colocar la información en otra Web. Puede ser enlazada mediante links.

Tiene permiso para utilizar este material a nivel personal o con un objetivo educativo y sin ánimo de lucro. Solicite permiso por escrito si lo requiere para otros usos, incluidos usos electrónicos.

Arriba  

© Elsevier 2014

Acerca de: Sobre Fisterra  | Suscríbase: Acceso personal · Acceso instituciones · Prueba gratis  | Ayuda: FAQs  | Contáctenos: Atención al cliente Cláusula privacidad · Aviso legal
-