Profesionales    |   Pacientes  


Actualizada el 24/03/2010.

 Más...

 Opciones para la página
Disminuir tamaño de letra    Aumentar tamaño de letra  Tamaño de letra
 Imprimir HTML
 Enviar a un amigo

--------------------------------

 Más en FisterraSalud

Información y consejos 

Dietas

Procedimientos 

Vacunas

--------------------------------

 Para saber más

Más información en...

--------------------------------

 Buscar en Internet

Buscar en MEDLINEplus
Buscar en otros sitios
 
Acerca de esta página
Elaborada por médicos con revisión posterior por colegas.
La información contenida en este folleto está basada en las Guías Clínicas de Fisterra y otras fuentes fiables.

Conflicto de intereses: Ninguno declarado.

Metodología de elaboración

 

Información para pacientes sobre la Sífilis

 
¿Qué es la sífilis?

La sífilis, o lúes, es una enfermedad de transmisión sexual, que afecta a todos los órganos del cuerpo, producida por la espiroqueta Treponema pallidum, una bacteria. También se transmite de madres a hijos durante el embarazo (sífilis congénita).

Durante la relación sexual con una persona infectada el germen, penetra por la piel y mucosas y se difunde por el organismo a través de la sangre y del sistema linfático.

Actualmente, es frecuente la infección conjunta de sífilis y por VIH, y parece ser que ambas infecciones pueden mutuamente potenciarse.

 
¿Qué síntomas produce?

Tras la infección existe un periodo de incubación de unos de 28 días, aunque varía de 10 a 90 días, tras el cual aparecen los síntomas de la denominada Sífilis primaria, que se caracteriza por la aparición en la zona genital, preferentemente en el pene o los labios mayores, de un lesión ulcerosa con inflamación y adenopatías inguinales que dura de 1 a 6 semanas, y que se cura espontáneamente.

En la mitad de las personas infectadas, la enfermedad queda latente, sin síntomas, aunque puede detectarse la infección en los análisis de sangre. En la otra mitad de los infectados, y transcurridas de 6 semanas a 6 meses sin síntomas, aparece la Sífilis secundaria. Suele haber fiebre, dolores musculares, malestar general y adenopatías generalizadas. Hasta en el 80% de los pacientes aparece un exantema con manchas y pápulas (granos) que se inician en el tronco y se diseminan posteriormente, pudiendo afectar a cara, palmas y plantas; el exantema dura desde varias semanas hasta un año. También puede afectar a las mucosas, o al cuero cabelludo (alopecia en placas). La infección generalizada del organismo hace que en esta fase puedan aparecer síntomas de hepatitis, glomerulonefritis, afectación ósea, etc.

Si los pacientes no se tratan en estas fases primaria y secundaria, la enfermedad evoluciona hacia la denominada Sífilis terciaria con lesiones destructivas, que pueden aparecer tras unos meses o hasta 40 años. Se dan tres tipos principales de afectación: la afectación del sistema nerviosos, con parálisis general progresiva, trastornos psiquiátricos, afectación de nervios, ojos, etc.; la Sífilis cardiovascular, puede presentarse como insuficiencia cardiaca, afectación de la aorta, etc.;  la afectación de la piel y hueso, con la parición de los llamados “Gomas”: nódulos o placas inflamatorias que destruyen los tejidos.

Hasta dos tercios de los niños nacidos de madres con sífilis no tratada, en cualquier fase de la enfermedad, pueden estar infectados, pudiendo estar afectados de sífilis congénita, causa de graves malformaciones.

 
¿Cómo se diagnostica?

En la fase inicial de presencia de úlceras, se puede identificar el germen al estudiar cultivos de microbiólogicos, mediante el análisis de la muestra tomada del exudado de las úlceras.

Mediante los análisis de sangre, bien para confirmar la infección, bien para realizar el seguimiento y comprobar la efectividad del tratamiento.

Se recomienda el estudio sexológico en todas las embarazadas, en los análisis de control del primer trimestre, que debe repetirse en el tercer trimestre y antes del parto en pacientes de alto riesgo.

 
¿Cómo se trata?

El tratamiento de elección de la sífilis es la penicilina G Benzatina, en una única dosis, o en varias, según la fase de la infección. También son efectivos otros antibióticos. Es frecuente que tras el inicio del tratamiento, en las primeras 24 horas, se produzca la llamada “Reacción de Jarisch-Herxheimer”, reacción aguda febril, con dolor de cabeza, dolores musculares y taquicardia, debido a la destrucción del agente infeccioso en la sangre. En las embarazadas puede ocasionar sufrimiento fetal e inicio precoz del trabajo de parto. Desaparece en 24 horas y se puede tratar con antipiréticos o corticoides, durante 3 días.

Todas las parejas sexuales de los últimos 90 días de un paciente diagnosticado de sífilis primaria, secundaria o latente, deben considerarse posiblemente infectados, incluso si son seronegativos, por lo que deben ser tratados. El seguimiento debe ser ampliado a todos los contactos sexuales de los dos últimos años, de los pacientes a los que se les diagnostica una sífilis tardía.

 
¿Cómo debe de realizarse el seguimiento?

Se recomienda hacer el seguimiento de los pacientes con lesiones ulcerosas en zona anogenital, repitiendo los test serológicos a los 3 meses si fueron inicialmente negativos. Además, todo paciente diagnosticado de sífilis debe ser investigado sobre el VIH, y repetirse a los 3 meses en caso de negatividad inicial.

A los pacientes tratados, se les debe repetir la exploración y los análisis a los 3, 6 y 12 meses y más frecuentemente en caso de coinfección por VIH, ya que puede haber reinfecciones o que el tratamiento no haya sido efectivo y sea necesario repetirlo, dándose el alta tras un año de seguimiento, después del tratamiento correcto. Los pacientes también infectados por el VIH deben ser seguidos anualmente de por vida.

 
¿Cómo puede evitarse la sífilis?

El riesgo de adquirir una enfermedad de transmisión sexual está directamente relacionado con el número y frecuencia de cambios de parejas sexuales. Por ello la primera medida es conocer a las parejas sexuales y limitar su número. Debe interesarse por la historia sexual de su pareja, ya que su historial sexual es tan importante como el suyo.

El uso de condones de látex educe las probabilidades de contraer una infección, si bien debe de tenerse en cuenta que sólo será efectivo si cubre las zonas lesionadas, si éstas están en la zona genital no cubierta por el condón, el contacto con la piel no se evita.

El riesgo de transmisión de la sífilis, como en el resto de enfermedades de transmisión sexual, es mayor si durante las relaciones sexuales se producen lesiones. El sexo anal presenta un riesgo mayor porque la mucosa del recto se desgarra más fácilmente.

 

 

Condón o preservativo masculino

 

Condón o preservativo femenino

La manera correcta de utilizar un condón:
El condón masculino
(Asociación Estadounidense de Salud Social)

 

La manera correcta de utilizar un condón:
El condón femenino
(Asociación Estadounidense de Salud Social)

 
 
Para obtener más información:
viñeta

En FisterraSalud:

viñeta Información y consejos
viñeta Enfermedades de transmisión sexual:
viñeta Gonorrea
viñeta Hepatitis C
viñeta Herpes genital
viñeta Úlceras genitales
viñeta Virus del papiloma humano
viñeta Vulvovaginitis
viñeta

En otros sitios:

viñeta

MEDLINEplus: Sífilis

viñeta

MEDLINEplus: Enfermedades de transmisión sexual

viñeta

MEDLINEplus Enciclopedia: Sífilis

viñeta

Enfermedades de transmisión sexual (Asociación Americana de Urología)

viñeta

Sífilis (Centro para la prevención de enfermedades de EEUU)

viñeta

Family Doctor: Sífilis, cómo es y cómo se trata (Asociación Americana de Médicos de Familia)

 
Autores: 
Equipo editorial de Fisterra.
Médicos especialistas en Medicina de Familia y en Medicina Preventiva y Salud Pública.

Publicidad

Anuncios Google

 
 
Este artículo proporciona una visión general de este problema y puede no ser aplicable a todo el mundo.  Para averiguar si estos consejos pueden aplicarse a usted y para conseguir más información de este tema hable con su médico.

Esta página está protegida por los derechos de autor y no está permitido copiar y/o colocar la información en otra Web. Puede ser enlazada mediante links.

Tiene permiso para utilizar este material a nivel personal o con un objetivo educativo y sin ánimo de lucro. Solicite permiso por escrito si lo requiere para otros usos, incluidos usos electrónicos.

Arriba  

© Elsevier 2014

Acerca de: Sobre Fisterra  | Suscríbase: Acceso personal · Acceso instituciones · Prueba gratis  | Ayuda: FAQs  | Contáctenos: Atención al cliente Cláusula privacidad · Aviso legal
-