Profesionales    |   Pacientes  


Actualizada el 24/03/2010.

 Más...

 Opciones para la página
Disminuir tamaño de letra    Aumentar tamaño de letra  Tamaño de letra
 Imprimir HTML
 Enviar a un amigo

--------------------------------

 Más en FisterraSalud

Información y consejos 

Dietas

Procedimientos 

Vacunas

--------------------------------

 Para saber más

Más información en...

--------------------------------

 Buscar en Internet

Buscar en MEDLINEplus
Buscar en otros sitios
 
Acerca de esta página
Elaborada por médicos con revisión posterior por colegas.
La información contenida en este folleto está basada en las Guías Clínicas de Fisterra y otras fuentes fiables.

Conflicto de intereses: Ninguno declarado.

Metodología de elaboración

 

Información para pacientes sobre la Gonorrea

 
¿Qué es la gonorrea?
La gonorrea es una enfermedad de transmisión sexual (también conocida como blenorragia) ocasionada por una bacteria: el gonococo.

 

¿Cómo se transmite?

La gonorrea es una enfermedad muy común que se transmite durante la relación sexual, tanto por vía vaginal, como anal u oral. Es una enfermedad muy contagiosa, no es necesario que exista eyaculación para que se transmita, ya que el contacto de la mucosa de la zona genital del enfermo, con la del sano, es suficiente para que se contagie. Se da en todas las zonas geográficas y clases sociales, si bien tiene una mayor incidencia en grandes zonas urbanas, clases sociales de nivel socioeconómico bajo, personas con antecedentes de otras enfermedades de transmisión sexual, y si se practica el sexo sin protección con parejas desconocidas o con cambios frecuentes de pareja.

El riesgo de adquirir gonorrea es más alto para la mujer que tiene relaciones sexuales con un varón infectado, que a la inversa.

 
¿Cuáles son sus síntomas?

El periodo medio de incubación de la gonorrea, se sitúa entre los 2 y los 5 días posteriores al contacto sexual con la persona infectada, aunque los síntomas pueden tardar en aparecer hasta 2 semanas.

Los síntomas más frecuentes son: sensación de urgencia o aumento de la frecuencia de las micciones; dolor al orinar, incontinencia urinaria, presencia de secreción blanquecina o purulenta por la uretra en los varones, y vaginal en las mujeres, enrojecimiento y escozor en la uretra o de la mucosa vaginal, inflamación de los testículos en los varones, secreción, picazón, dolor, sangrado y dolor al defecar si está afectado el ano, o dolor de garganta si se trata de gonococia faríngea.

La gonorrea anorrectal es más común en hombres homosexuales o en mujeres que practican sexo anal. El síntoma más típico es la inflamación de la zona terminal del recto.

En el caso de prácticas de sexo oral, se puede producir infección de garganta (faringitis gonocócica).

La conjuntivitis gonocócica (infección de los ojos), se da en recién nacidos de madre con gonorrea, al infectarse durante  el parto.

Es frecuente que la misma persona padezca, coincidiendo en el tiempo, otras infecciones transmitidas sexualmente.

 
¿Cómo evoluciona?
Si no se trata, la infección por el gonococo avanza infectando los tejidos próximos, causando inflamación del conjunto del aparato genital (enfermedad inflamatoria pélvica en mujeres, epididimitis en los varones). Son frecuentes los abscesos internos, aumentando el riesgo de infertilidad o de embarazos ectópicos en la mujer.

Si se produce diseminación de la infección a través de la sangre, pueden aparecer artritis en las articulaciones. En el caso de que la persona infectada esté embarazada, existe grave riesgo de transmisión al feto durante el parto, con producción de conjuntivitis gonocócica que puede provocar ceguera, artritis, e infección generalizada muy grave en el bebé.

 
¿Cómo se diagnostica?
El diagnóstico se basa en la descripción clínica del paciente y la exploración médica. Para la confirmación, el cultivo en laboratorio del gonococo a partir de la muestra de las secreciones uretrales, vaginales o de la mucosa infectada (uretral, vaginal, oral, anal o conjuntival).
 
¿Cuál es su tratamiento?

La gonorrea tiene fácil y eficaz tratamiento, mediante penicilinas, tetraciclinas u otros antibióticos en dosis adecuada (la mayoría de los tratamientos consisten en una única toma en dosis adecuada del antibiótico). Es importante recordar que debe de tratarse el enfermo y todos sus contactos sexuales.

Tras la aplicación del tratamiento, es necesario realizar el seguimiento para confirmar la curación de la infección.

 

¿Cómo se puede prevenir?

El riesgo de adquirir una enfermedad de transmisión sexual está directamente relacionado con el número y frecuencia de cambios de parejas sexuales. Por ello, la primera medida es conocer a las parejas sexuales y limitar su número. Debe interesarse por la historia sexual de su pareja, ya que su historial sexual es tan importante como el suyo propio. El riesgo disminuye cuando se mantienen relaciones sexuales estables con una única pareja.

El uso de condones de látex reduce las probabilidades de contraer una infección, si bien debe de tenerse en cuenta que sólo será efectivo si se utiliza adecuadamente, colocándolo antes del inicio de las relaciones sexuales, y manteniéndolo hasta el final de la relación sexual. Siempre debe de utilizarse si se practica la actividad sexual con una pareja en la que se sospeche la existencia de una enfermedad de transmisión sexual.

Como en el resto de las infecciones de transmisión sexual, es fundamental el tratamiento de la pareja, para evitar la reinfección de la pareja o el contagio de terceros.

 

 

Condón o preservativo masculino

 

Condón o preservativo femenino

La manera correcta de utilizar un condón:
El condón masculino
(Asociación Estadounidense de Salud Social)

 

La manera correcta de utilizar un condón:
El condón femenino
(Asociación Estadounidense de Salud Social)

 
 
Para obtener más información:
viñeta

En FisterraSalud:

viñeta Información y consejos
viñeta Herpes genital
viñeta Sífilis
viñeta Úlceras genitales
viñeta Virus del papiloma humano
viñeta Vulvovaginitis
viñeta

En otros sitios:

viñeta

MEDLINEplus: Gonorrea

viñeta

Gonorrea (Centro Nacional para la Prevención del VIH, de ETS y Tuberculosis, División para la Prevención de ETS)

 
Autores: 
Equipo editorial de Fisterra.
Médicos especialistas en Medicina de Familia y en Medicina Preventiva y Salud Pública.

Publicidad

Anuncios Google

 
 
Este artículo proporciona una visión general de este problema y puede no ser aplicable a todo el mundo.  Para averiguar si estos consejos pueden aplicarse a usted y para conseguir más información de este tema hable con su médico.

Esta página está protegida por los derechos de autor y no está permitido copiar y/o colocar la información en otra Web. Puede ser enlazada mediante links.

Tiene permiso para utilizar este material a nivel personal o con un objetivo educativo y sin ánimo de lucro. Solicite permiso por escrito si lo requiere para otros usos, incluidos usos electrónicos.

Arriba  

© Elsevier 2014

Acerca de: Sobre Fisterra  | Suscríbase: Acceso personal · Acceso instituciones · Prueba gratis  | Ayuda: FAQs  | Contáctenos: Atención al cliente Cláusula privacidad · Aviso legal
-