Profesionales    |   Pacientes  


Enfermedad de Parkinson

Inicio - Información y consejos - Enfermedad de Parkinson
Volver Recargar Texto más grande Texto más pequeño Imprimir


Sobre FisterraSalud  |  FAQs
  
Actualizada el 22/09/2010.

 Más...

 Opciones para la página
Disminuir tamaño de letra    Aumentar tamaño de letra  Tamaño de letra
 Imprimir HTML
 Enviar a un amigo

--------------------------------

 Más en FisterraSalud

Información y consejos 

Dietas

Procedimientos 

Vacunas

--------------------------------

 Para saber más

Ayuda telefónica

Asociaciones de pacientes

Más información en...

--------------------------------

 Buscar en Internet

Buscar en MEDLINEplus
Buscar en otros sitios
 
Acerca de esta página
Elaborada por médicos con revisión posterior por colegas.
La información contenida en este folleto está basada en las Guías Clínicas de Fisterra y otras fuentes fiables.

Conflicto de intereses: Ninguno declarado.

Metodología de elaboración

 

Información para pacientes sobre la enfermedad de Parkinson

 
¿Qué es la enfermedad de Parkinson?
Es un proceso crónico y progresivo, provocado por la degeneración de unas células que se encuentran en la zona del cerebro llamada “sustancia negra” y que producen la dopamina. La falta de esta sustancia, que actúa en la transmisión nerviosa, la dopamina, es la responsable de los síntomas de la enfermedad.
 
¿Cuál es su causa y a quién afecta?

La causa de la enfermedad de Parkinson es desconocida, pero pueden estar implicados factores genéticos, ambientales y de envejecimiento cerebral.

La edad media de comienzo está en torno a los 55 años, aunque existen formas en las que aparecen los síntomas en edades más tempranas. Afecta por igual a hombres y mujeres y no existen diferencias en su presentación según la raza.

 

 

¿Cómo empieza y cuáles son los síntomas?

Su comienzo suele ser lento e insidioso, y aunque los síntomas empiezan afectando a un solo lado del cuerpo, pueden terminar afectando a los dos.
Los tres síntomas más importantes son:

  1. Temblor en las manos, pies o mandíbula, principalmente en reposo. Desaparece con el sueño, empeora en situaciones de stress, y mejora o desaparece al hacer movimientos voluntarios.
  2. Enlentecimiento y dificultad para realizar los movimientos automáticos. Es lo que provoca la dificultad o bloqueo para comenzar a andar  o girarse en cama, la marcha lenta y arrastrando los pies, el cambio en la escritura, la dificultad para abrocharse los botones, la monotonía en el tono de voz, etc. Es el síntoma más incapacitante para la actividad cotidiana.
  3. Rigidez de la extremidad afectada, que se observa al mover, por ejemplo, el brazo del paciente con enfermedad. Los movimientos se notan cortos y abruptos (se denomina rigidez en rueda dentada).

También pueden alterarse los reflejos para mantener la postura, afectando a la estabilidad y el equilibrio.

 
¿Puede haber otros problemas asociados?
Con el paso de los años y dependiendo de cómo evolucione la enfermedad, pueden aparecer otros síntomas: depresión, ansiedad, ataques de pánico, deterioro cognitivo, trastornos del sueño, del habla y la deglución, estreñimiento, trastornos urinarios y sexuales, mareos con los cambios de postura, cansancio, alteraciones de la temperatura corporal, del olfato  o de la sudoración, dolor, seborrea e inflamación de los párpados.
 
¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Parkinson?

El diagnóstico es exclusivamente clínico, a partir de los síntomas del paciente, por lo que al comienzo, puede ser difícil de detectar si los síntomas no son muy evidentes. En ocasiones, el médico observa en repetidas ocasiones al paciente durante un periodo de tiempo, antes de diagnosticarlo definitivamente e indicar un tratamiento.

No existe en la actualidad ningún análisis ni prueba específicos de la enfermedad. Los análisis genéticos se realizan sólo en las formas familiares.

Otras pruebas, como la Tomografía axial computerizada (TAC), la resonancia magnética (RNM), la tomografía de emisión de positrones (PET) o la tomografía computerizada de emisión de fotones (SPECT), no están indicadas en el estudio rutinario de los pacientes, pero el médico puede indicarlas para tener información sobre otras posibles enfermedades que pueden provocar síntomas parecidos.

Lo que sí es importante es la evaluación clínica del estado mental del paciente, de su conducta y estado de ánimo, de la limitación para las actividades de la vida diaria, de la función motora y las complicaciones del tratamiento, que se realiza a través de preguntas ya preparadas. De esta forma, el médico puede conocer mejor la afectación del paciente y, valorando las mejoras que aportan los distintos tratamientos, seleccionar el más adecuado para cada uno.

 
¿Cómo se trata la Enfermedad de Parkinson?
Es una enfermedad progresiva, pero con el tratamiento y otras medidas de apoyo, se tratará de aliviar los síntomas del paciente. El tratamiento debe de adaptarse a cada paciente, a su edad, sus síntomas, y a la aparición de efectos secundarios a la medicación.
 
1. Tratamiento farmacológico:

Debido a los efectos secundarios que presentan los medicamentos para el tratamiento del Parkinson, no siempre están indicados al inicio de la enfermedad.

El objetivo del tratamiento será:

  1. Mantener la autonomía e independencia del paciente el mayor tiempo posible.

  2. Controlar las complicaciones derivadas del uso de los fármacos.

La Levodopa es el fármaco más efectivo porque reemplaza a la dopamina que falta en el cerebro. De ésta forma, se pueden controlar los principales síntomas, pero no se detiene la enfermedad. La respuesta a este medicamento es rápida y persistente. Su principal inconveniente es la aparición de movimientos anormales en los momentos del día en que la medicación deja de hacer efecto, y que suelen aparecer en todos los pacientes que llevan usándola varios años.

Para controlar estas complicaciones existen otros fármacos, algunos de los cuales pueden usarse al principio de la enfermedad, para retrasar el uso de la levodopa. Son precisamente estos efectos secundarios de la levodopa lo que obliga a retrasar su indicación todo lo posible. De todas formas, en algún momento todos los pacientes precisan de  su uso.

Los Agonistas dopaminérgicos son otros medicamentos que se pueden utilizar al inicio de la enfermedad. Aunque no son tan efectivos como la levodopa, sirven para retrasar su uso y la aparición de sus efectos adversos.

Los Anticolinérgicos y la Amantadina son medicamentos para manejar como segunda posibilidad, salvo  casos excepcionales, ya que pueden producir cambios en la capacidad cognitiva del paciente.

Los Inhibidores de la COMT y los IMAO-B, se usan para disminuir la cantidad de levodopa que está tomando el paciente e intentan controlar los efectos secundarios de ésta. Así pues no se usan en los estadios iniciales de la enfermedad, sino cuando ésta está más avanzada.

Nunca deben automedicarse ni modificarse las pautas de tratamiento sin consultar previamente al médico, siendo muy importante informarle de la aparición de nuevos síntomas o alteraciones.

 
2. Tratamiento quirurgico:
El tratamiento quirúrgico puede ser necesario cuando se han agotado las alternativas de tratamiento farmacológico.
 
¿Cuándo está indicada la cirugía?
No hay indicaciones generales. Es siempre necesario evaluar la situación de cada paciente en particular. De todas formas, se puede decir que si el paciente es joven (menos de 50 años), ha respondido bien al tratamiento en las fases de inicio de la enfermedad y presenta movimientos anormales debido a los efectos adversos de la levodopa, que no se pueden controlar con otros tratamientos y que limitan mucho su calidad de vida, sería adecuado valorar la intervención quirúrgica.
 
¿Qué técnicas de cirugía existen?

Existen dos técnicas quirúrgicas fundamentales:

  1. Aquéllas que producen un daño definitivo e intencionado en una zona del cerebro (Palidotomía y Talamotomía). Se usan principalmente para controlar los movimientos anormales. Esta técnica está indicada cuando se realiza sobre un lado del cerebro. Cuando se requiere realizarla en los dos lados, es mejor utilizar la estimulación cerebral profunda, pues tiene efectos secundarios importantes.
  2. Estimulación cerebral profunda: Consiste en colocar un electrodo conectado a una batería que manda estímulos a una zona determinada del cerebro. Suele ser la técnica más usada en la actualidad ya que posee menos efectos secundarios que la anterior, en general relacionados con la batería y el aparato  estimulador. Requiere reintervenciones para el recambio de la batería.

Hoy en día, el transplante de células adrenales autólogas y de células fetales, todavía son técnicas poco realizadas y de escasos resultados.

Otras alternativas se encuentran en fase de experimentación, como la infusión cerebral directa de “células gliales productoras de factor neurotrófico” o  la infusión duodenal de levodopa.

 
3. Medidas terapeúticas de apoyo:

Desde el punto de vista médico, la terapia ocupacional, la fisioterapia, la psicoterapia, el tratamiento de la dificultad del habla (logopedia), o el tratamiento de la dificultad para tragar, no han probado una eficacia específica, sin embargo pueden mejorar la calidad de vida de algunos pacientes.

Por ello, y dado que las complicaciones son muy distintas y surgen a lo largo de la enfermedad, es importante el abordaje del paciente por varios profesionales (médico, enfermería, fisioterapeuta, logopeda, trabajador social, etc.).

El ejercicio físico, aunque no ayuda a detener la enfermedad, contribuye a conservar la capacidad funcional de las articulaciones.

Es importante mantener un buen estado nutricional y tomar una dieta equilibrada, rica en fibra, y una adecuada hidratación, sin necesidad de restringir las proteínas salvo en casos excepcionales en que el médico lo aconseje.

Los suplementos de vitamina E u otros agentes antioxidantes, no mejoran ni limitan la progresión de la enfermedad.

Los grupos de apoyo son importantes, tanto para las familias, como para los pacientes. El paciente en fase inicial de la enfermedad debe relacionarse más específicamente con otras personas en su misma situación clínica o en el mismo grado de evolución, con el objeto de evitar una afectación de su estado anímico.

La presencia de deterioro en el estado mental, cuadros de depresión, estreñimiento, problemas sexuales y urinarios, alteración en la sudoración, aparición de dolor, dificultad para tragar, etc., requerirán un abordaje adecuado por parte de los profesionales sanitarios para su mejoría.

 
¿Es una enfermedad mortal?
No. Lo que sí es cierto es que los síntomas y la aparición de las complicaciones antes citadas, hace que el paciente deba tener más cuidados y precauciones en su vida cotidiana con el objeto de evitar caídas, atragantamientos, cambios importantes en la sudoración, episodios de deshidratación, trastornos al orinar, etc, lo que si podría agravar su situación.
 
¿Se puede prevenir?
Por el momento, no existe ninguna dieta, suplemento vitamínico, ejercicio físico o elemento del estilo de vida que pueda prevenir el desarrollo de esta enfermedad o frenar su evolución si ya se padeciera.
 
¿Se pueden conducir vehículos?

En España, en el momento actual, el Reglamento General de Conductores (RD 772/1997) establece que aquellas personas con enfermedades del sistema nervioso central y muscular, que provoquen pérdida o disminución grave de las funciones motoras, sensoriales o de coordinación, se les denegará la posibilidad de tener el carné de conducir o su renovación, para cualquier clase de vehículos. Entre estas enfermedades se encuentra la de Parkinson, en la que no sólo son los síntomas los que pueden alterar la capacidad de conducir, sino que también algunos de los medicamentos usados para su control, provocan entre otros efectos, aumento del sueño durante el día.

 
Asociaciones y teléfonos

Federación Española del Parkinson

viñeta

Asociación Enfermos de Parkinson Andaluces
c/ Imágen, 6-3º D
41003 - Sevilla
Tfno.: 954- 21 33 22

viñeta

Asociación Parkinson Albacete
c/ Doctor Fleming, 12 - 2º
02004 - Albacete
TLF: 967 55 89 08
e-mail: parkinsonalbacete@hotmail.com

viñeta

Parkinson Aragón
C/Juslibol 32-40
50.015 - Zaragoza
Tlf./Fax: 976 134 508/509
asociacion@parkinsonaragon.com
www.parkinsonaragon.com

viñeta

Parkinson Baleares
c/ Vinyassa, 12-C Bajos
07005 - Palma de Mallorca
Tfno.: 971-46 50 65

viñeta

Parkinson Bizkaia
c/ General Concha, 25-6º
48010 - Bilbao
Tfno.: 94-417 10 22

viñeta

Parkinson Catalunya
Padilla, 235-1
08013 - Barcelona
Tfno.: 93-245 43 96 - 93-245 80 13
Fax: 93-246 16 33

viñeta

Parkinson Catalunya Cerdanyola
G.V. Prat de la Riba, 3-3º
08290 - Cerdanyola
Tfno.: 93-691 63 53

viñeta

Parkinson España
c/ De la Torre, 14 bajos
08006 - Barcelona
Tfno.: 93-416 03 20
Fax: 93-416 10 60

viñeta

Parkinson Galicia
Durán Loriga, 9-6º B
15300 - A Coruña
Tfno.: 981-22 44 40
Fax: 981-22 67 58

viñeta

Parkinson Granada - Agora
Pedro Ant. De Alarcón 31-5º E
18004 - Granada
Tfno.: 958-25 70 38

viñeta

Parkinson Guipuzkoa
Parque Alcolea, 7
20012 - San Sebastian
Tfno.: 943-27 33 00

viñeta

Parkison La Rioja
Avda. Portugal, 1 entlo 4
26001 - Logroño
Tfno.: 941-20 32 02

viñeta

Parkinson Madrid
c/ Estrecho de Gibraltar, 21-1º
28027 - Madrid
Tfno y fax: 91-367 60 15

viñeta

Parkinson Navarra
c/ Cultura, 5-7º entreplanta G
31010 - Barañain
Tfno.: 948-18 36 36

viñeta

Parkinson Valencia
c/ Chiva, 10 bajo izqda.
46018 - Valencia
Tfno.: 96-382 46 14

viñeta

VAN. Asoc. VallŽs Amics Neu
Antoni Maura, 1 1er. 3ª
08225 - Terrassa
Tfno.: 93-788 20 80

 

 
Para obtener más información:
viñeta

En FisterraSalud:

viñeta

Recomendaciones nutricionales para pacientes con Enf. de Parkinson (Fisterra)

viñeta

En otros sitios:

viñeta

Enfermedad de Parkinson: consejos para la vida diaria (Asociación de Parkinson de Vizcaya)

viñeta

MEDLINEplus: Parkinson

viñeta

MEDLINEplus Tutorial: Enfermedad de Parkinson

viñeta

Asociación Americana de Medicina: Enfermedad de Parkinson

viñeta

FamilyDoctor: Parkinson

viñeta

Revista: Vida activa en Parkinson. Ideas y soluciones para una vida plena

 
Autores: 
Carmen Costa Ribas
María del Carmen Castiñeira Pérez
Médicos de Familia. Centro de Salud de Fingoy, Lugo (España).

Publicidad

Anuncios Google

 
 
Este artículo proporciona una visión general de este problema y puede no ser aplicable a todo el mundo.  Para averiguar si estos consejos pueden aplicarse a usted y para conseguir más información de este tema hable con su médico.

Esta página está protegida por los derechos de autor y no está permitido copiar y/o colocar la información en otra Web. Puede ser enlazada mediante links.

Tiene permiso para utilizar este material a nivel personal o con un objetivo educativo y sin ánimo de lucro. Solicite permiso por escrito si lo requiere para otros usos, incluidos usos electrónicos.

Arriba  

© Elsevier 2014

Acerca de: Sobre Fisterra  | Suscríbase: Acceso personal · Acceso instituciones · Prueba gratis  | Ayuda: FAQs  | Contáctenos: Atención al cliente Cláusula privacidad · Aviso legal
-