Profesionales    |   Pacientes  


Complicaciones de la cirrosis hepática

Inicio - Información y consejos
Volver Recargar Texto más grande Texto más pequeño Imprimir


Sobre FisterraSalud  |  FAQs
  
Actualizada el 24/03/2010.

 Más...

 Opciones para la página
Disminuir tamaño de letra    Aumentar tamaño de letra  Tamaño de letra
 Imprimir HTML
 Imprimir PDF
 ¿Problemas con los PDF?
 Enviar a un amigo

--------------------------------

 Más en FisterraSalud

Información y consejos 

Dietas

Procedimientos 

Vacunas

--------------------------------

 Para saber más

Más información en...

--------------------------------

 Buscar en Internet

Buscar en MEDLINEplus
Buscar en otros sitios
 
Acerca de esta página
Elaborada por médicos con revisión posterior por colegas.
La información contenida en este folleto está basada en las Guías Clínicas de Fisterra y otras fuentes fiables.

Conflicto de intereses: Ninguno declarado.

Metodología de elaboración

 

Complicaciones de la cirrosis hepática

 
Síndrome hepatorenal
¿Qué es?
El llamado síndrome hepatorrenal es el desarrollo de insuficiencia renal en pacientes con insuficiencia hepática avanzada e hipertensión portal. En los pacientes con ascitis, el riesgo de desarrollarlo es del 18% al año, y hasta del 39% a los 5 años.
 
¿Cuál es su tratamiento?
El tratamiento consiste en la utilización de fármacos vasoconstrictores. En algunos casos, mejoran mediante diálisis renal.

Los tratamientos quirúrgicos dirigidos a reducir la presión en la porta tienen una eficacia limitada.
Los pacientes con síndrome hepatorrenal son candidatos a trasplante renal, tratamiento de elección dado que cura la enfermedad hepática que es la causa que origina el fallo renal, si bien el éxito del mismo depende del grado de deterioro renal que se hubiera producido.

 
Encefalopatía hepática
¿Qué es?
La llamada encefalopatía hepática es un síndrome neuropsiquiátrico secundario a la insuficiencia hepática, por exposición del cerebro a concentraciones elevadas de sustancias tóxicas, sobre todo amoníaco.

La presentación clínica habitual es en forma de un deterioro cognitivo-conductual, que en sus estadíos precoces, se manifiesta como somnolencia, lentitud mental, respuesta lenta y con dificultad para la respuesta oral, alteración del sueño y del estado de vigilia. En casos más avanzados, se detecta una alteración grave de la conciencia que puede llegar al coma. Las formas más leves no tienen expresión clínica y pueden ser detectadas solo en pruebas médicas psiquiátricas.

 
¿Cómo se diagnostica?
El diagnóstico se basa en la presencia de manifestaciones neurológicas, de signos de insuficiencia hepática y en haber descartado otras causas de alteración mental. No existen datos clínicos, de laboratorio o de neuroimagen que permitan confirmar el diagnostico, pero pueden proporcionar información sobre la existencia de enfermedad hepática y factores desencadenantes como son la aparición de una hemorragia gastrointestinal, estreñimiento, infección o lesión hepática sobreañadida.
Para orientar el diagnóstico y descartar otras causas se realizan análisis, pruebas psiquiátricas y pruebas de imagen, como el TAC.
 
¿Cómo evoluciona?
Es reversible si se corrige el factor desencadenante y mejora la función hepática. Es una complicación frecuente que aparece hasta en un 50% de los cirróticos.
 
¿Cuál es su tratamiento?
El tratamiento exige la adopción de medidas de soporte (hidratación, corregir las alteraciones en sangre, corregir estreñimiento, evitar la sedación…) y el tratamiento de las causas que desencadenaron la desestabilización de la insuficiencia hepática.

En especial son importantes la dieta con reducción de la ingesta de proteínas, y la utilización de laxantes para reducir la producción y absorción intestinal de los compuestos amónicos que producen la  intoxicación.

 
Hemorragia por varices esofágicas
¿Qué son las varices esofágicas?
Las varices esofágicas son dilataciones de las venas del esófago producidas por aumento de la presión en la vena porta, como consecuencia de  la cirrosis hepática. Al aumentar la presión dentro de las varices, se rompen produciendo hemorragias.

La hemorragia por varices esofágicas es la complicación severa más frecuente de la hipertensión portal, y la principal causa de muerte y transplante hepático en los pacientes cirróticos.

Hígado sano

Hígado con cirrosis, hipertensión portal y
varices esofágicas

   
¿Cómo se diagnostican?
El diagnóstico de la presencia de varices se realiza mediante endoscopia. La confirmación de la existencia de hemorragias, se realiza mediante la detección de sangre en el contenido gástrico o en las heces, o por la presencia de sangre en el vómito (en forma de posos de café cuando son hemorragias antiguas, y sangre roja si son recientes).
 
¿Cómo evolucionan?
La mortalidad de cada episodio es de 30-50%, y el riesgo de recidiva de las hemorragias en un año es del 60%.
 
¿Cuál es su tratamiento?
La prevención de la aparición de hemorragias se basa en el uso de medicamentos de forma indefinida (fármacos beta-bloqueantes y otros) que producen vasoconstricción y disminución del flujo sanguíneo de la región de la vena porta.

Cuando están contraindicados o no se toleran, puede ser necesario realizar la ligadura con bandas de las varices o su tratamiento (obturándolas) mediante endoscopia.

La hemorragia aguda es una complicación que requiere una respuesta urgente y crítica que busca mantener la vía aérea, contener la hemorragia y reponer las pérdidas mediante transfusión e hidratación.

Las alternativas al tratamiento médico son el tratamiento obturador mediante endoscopia:

  • ESCLEROTERAPIA: inyección intravaricosa o paravaricosa de sustancias esclerosantes, que controla el 90% de los sangrados pero son frecuentes las complicaciones leves (dolor torácico, disfagia, úlceras o estenosis) o graves ( como la perforación esofágica).
  • LIGADURA CON BANDAS: su efectividad es similar a la anterior,  aunque técnicamente es complicada su realización durante el sangrado agudo por la dificultad de visión.
  • INYECCIÓN DE PEGAMENTO: mediante la aplicación de sustancias obturadoras de los puntos de hemorragia cuando fallan las técnicas anteriores.

En caso de fallos de las técnicas descritas, puede ser necesario recurrir al taponamiento mediante balón inflado, pinzado de los vasos sangrantes o cirugía esofágica. Son técnicas útiles cuando los fármacos y la endoscopia no controlan el sangrado, pero con  mayor frecuencia de complicaciones.

 
Ascitis
¿Qué es la ascitis?
Se denomina ascitis a la presencia de líquido en la cavidad peritoneal. Es la complicación más común y temprana de la cirrosis. Los pacientes sienten malestar abdominal y se observa un aumento progresivo del perímetro abdominal.
 
¿Cómo se diagnostica?
Se diagnostica  por la exploración física y por ecografía abdominal. Puede estar indicada la paracentesis (punción abdominal para la extracción de una muestra del líquido de la ascitis) para su análisis.
 
¿Cómo evoluciona?
La supervivencia a los 2 años de los pacientes con ascitis es del 50%. Son factores asociados a un mal pronóstico, la insuficiencia renal y un grado avanzado de insuficiencia hepática.
 
¿Cuál es su tratamiento?
El tratamiento  se basa en la reducción de la ingesta de sodio, aumento de la eliminación de líquidos mediante la utilización de diuréticos, y la realización de paracentesis (extracción mediante drenaje quirúrgico), en dependencia del grado de evolución de la ascitis:
  • Ascitis leve: restricción de la ingesta de sal (dieta hiposódica).
  • Ascitis moderada: dieta hiposódica y administración de diuréticos.
  • Ascitis a tensión: realización de paracentesis. Después de la realización de la paracentesis el tratamiento de mantenimiento consiste en la dieta hiposódica y diuréticos.
  • Ascitis refractaria: En pacientes que precisan paracentesis frecuentes o existen dificultades para la realización de las paracentesis está indicada la implantación de una DPPI (derivación percutánea portosistémica intrahepática).

En dependencia del grado de insuficiencia hepática y las dificultades de control de la ascitis, puede ser necesario el transplante hepático.

 
Peritonitis bacteriana espontánea
¿Qué es?
Se denomina peritonitis bacteriana espontánea a la infección de líquido ascítico que se produce en ausencia de una aparente fuente de infección. Se produce en el 10-30% de los pacientes ingresados con ascitis.
 
¿Cómo se diagnostica?
El diagnóstico de la peritonitis bacteriana se basa en la aparición de síntomas clínicos de peritonitis en un paciente con ascitis, en los análisis de sangre, del líquido ascítico y del cultivo de éste.
 
¿Cómo evoluciona?
La peritonitis bacteriana es una grave complicación en la evolución de una cirrosis hepática, tiene una elevada mortalidad, y en el 70% de los casos vuelve a aparecr en durante el próximo  año.
 
¿Cuál es su tratamiento?
El tratamiento de la peritonitis bacteriana tiene una doble función: controlar la infección y prevenir el deterioro de la función renal. Una vez diagnosticada la peritonitis debe iniciarse el tratamiento antibiótico rápidamente, y una vez superada, puede ser necesario evitar la recidivas con profilaxis antibiótica.
 
Para obtener más información:
viñeta

En FisterraSalud:

viñeta Información y consejos
viñeta Cirrosis hepática
viñeta

En otros sitios:

viñeta

MEDLINEplus: Cirrosis

viñeta

MEDLINEplus Enciclopedia: Cirrosis del hígado - Ilustración

viñeta

Family Doctor: Cirrosis e hipertensión portal (Asociación Americana de Medicina de Familia)

viñeta

Organización Nacional de Trasplantes

viñeta

Web española de trasplantes

viñeta

Lavidapordelante: Cirrosis hepática

 
Autores: 
Equipo editorial de Fisterra.
Médicos especialistas en Medicina de Familia y en Medicina Preventiva y Salud Pública.

Publicidad

Anuncios Google

 
 
Este artículo proporciona una visión general de este problema y puede no ser aplicable a todo el mundo.  Para averiguar si estos consejos pueden aplicarse a usted y para conseguir más información de este tema hable con su médico.

Esta página está protegida por los derechos de autor y no está permitido copiar y/o colocar la información en otra Web. Puede ser enlazada mediante links.

Tiene permiso para utilizar este material a nivel personal o con un objetivo educativo y sin ánimo de lucro. Solicite permiso por escrito si lo requiere para otros usos, incluidos usos electrónicos.

Arriba  

© Elsevier 2014

Acerca de: Sobre Fisterra  | Suscríbase: Acceso personal · Acceso instituciones · Prueba gratis  | Ayuda: FAQs  | Contáctenos: Atención al cliente Cláusula privacidad · Aviso legal
-